Skip to Content

Enfermedad Reactiva De Las Vías Respiratorias

LO QUE NECESITA SABER:

La enfermedad reactiva de las vías respiratorias es un término que usan los médicos para describir los problemas respiratorios en niños menores de 5 años de edad. Los signos y síntomas de la enfermedad reactiva de las vías respiratorias son similares al asma, como sibilancia y falta de aire.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Broncodilatadores de acción rápida: Su hijo podría necesitar broncodilatadores de acción rápida para ayudar a abrir sus vías respiratorias rápidamente. Ellos alivian síntomas súbitos y graves, y empiezan a trabajar de inmediato.
  • Broncodilatadores de acción prolongada: Su hijo podría necesitar broncodilatadores de acción prolongada para ayudar a prevenir problemas respiratorios. Estos controlan los problemas al respirar manteniendo las vías respiratorias dilatadas con el tiempo.
  • Corticosteroides: Estos medicamentos ayudan a disminuir la hinchazón y abrir las vías respiratorias de su hijo para que pueda respirar mejor. Su hijo podría respirar el medicamento o tragárselo en forma líquida, una píldora, o tableta masticable.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Llame al médico del niño si piensa que el medicamento no está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Inhaladores:

  • Inhalador de dosis medidas: Este es un pequeño dispositivo en forma de tubo. Su hijo sostiene el extremo abierto dentro de su boca. El medicamento sale como un rocío al apretar un interruptor. Su hijo debería respirar profundo para obtener la cantidad correcta de medicamento. Él podría usar un espaciador con éste inhalador. Un espaciador es un tubo grande que aguanta el rocío antes de que su hijo lo respire.

  • Nebulizador: Un tubo largo va desde la máquina a un recipiente pequeño y redondo que contiene el medicamento para el asma. El líquido se transforma en rocío una vez que la máquina está encendida. Su hijo respira este rocío a través de una boquilla.
  • Inhalador de polvo seco: Este es un pequeño tubo o un dispositivo en forma de disco que contiene medicamento en polvo para el asma. Su hijo sostiene el extremo abierto dentro de su boca. Cuando presiona un interruptor, el polvo en el interior se libera. Con este tipo de inhalador, el niño debe respirar fuerte para aspirar el polvo.

Prevención:

  • Use un humidificador: Un humidificador aumentará la humedad del aire en su hogar. Esto puede hacer que sea más fácil que su hijo respire. Mantenga humidificadores fuera del alcance de los niños.
  • No fumar: No permita que nadie fume cerca a su hijo o en su hogar. El humo del cigarrillo puede afectar los pulmones de su hijo y causar problemas respiratorios.
  • Evite los desencadenantes: Algunos alimentos, la contaminación, el perfume, el moho, las mascotas o el polvo pueden causar problemas respiratorios.
  • Maneje los síntomas de su hijo: Siga las instrucciones de los médicos sobre cómo manejar la tos o la falta de aire de su hijo mientras está activo. Si sus síntomas empeoran con el ejercicio, es posible que necesite tomar medicamentos a través de un inhalador de 10 a 15 minutos antes de hacer ejercicios.
  • Evite propagar enfermedades: Mantenga a su hijo alejado de otras personas si tiene fiebre u otros síntomas. No lo envíe a la escuela o guardería hasta que su fiebre haya desaparecido y él se sienta mejor. Mantenga a su hijo lejos de los grupos grandes de personas o personas que están enfermas. Esto disminuye su posibilidad de enfermarse.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niño.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo está temblando, nervioso, o tiene dolor de cabeza.
  • Su hijo está ronco o tiene dolor de garganta, o malestar estomacal.
  • Su bebé vomita cuando tose.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • La sibilancia o la tos de su hijo están empeorando.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar, o sus labios o sus uñas están azules.
  • Su hijo mayor no puede hablar usando oraciones completas porque está tratando de respirar.
  • Su hijo está inquieto y está respirando rápido.
  • Las fosas nasales de su hijo se hacen hacia afuera cuando trata de respirar. Los músculos de su estómago o la piel sobre sus costillas se mueve hacia adentro profundamente cuando trata de respirar.
  • Su hijo pasa de estar inquieto a estar confundido o soñoliento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide