Skip to Content
Is your RA under control? Take an assessment and find out

Artritis Juvenil

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la artritis juvenil?

La artritis juvenil (AJ) es una enfermedad crónica autoinmune que provoca dolor e inflamación en una o mas articulaciones. Su niño podría presentar síntomas solo por unos meses o por el resto de su vida. La AJ se desarrolla cuando el sistema inmunológico ataca a los tejidos en las articulaciones. La mayoría de los niños con AJ tienen periodos de remisión con deformación mínima de las articulaciones o pérdida de función. Es posible que su niño presente cualquiera de los 6 subtipos de la AJ. Pida más información al médico de su niño acerca del tipo que tiene su niño.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la AJ?

Su niño presentará cualquiera de los siguientes por al menos 6 semanas:

  • Dolor o rigidez de las articulaciones, especialmente por la mañana
  • Fiebre alta o salpullido en la piel
  • Ganglios linfáticos inflamados
  • Dolor en los ojos o un dolor de cabeza
  • Inflamación o nódulos (tumores) sobre o alrededor de las articulaciones
  • Cambios en las uñas, o que los dedos de las manos se doblen o tuerzan
  • Fatiga o debilidad muscular
  • Pérdida del apetito, pérdida de peso, dolor abdominal o diarrea

¿Qué aumenta el riesgo de mi niño de AJ?

  • Ser mujer
  • Antecedentes familiares de artritis
  • Ciertas infecciones, como la rubéola o el parvovirus
  • Problemas con el sistema inmunológico de su niño
  • Una proteína que se conoce como inmunoglobulina G o IgG

¿Cómo se diagnostica la AJ?

El médico examinará a su niño . Él podría preguntar acerca de otras condiciones médicas que su niño tenga y qué medicamentos está tomando. Los médicos también necesitarán saber cuándo empezaron los problemas de las articulaciones y otros síntomas. Su hijo también podría necesitar cualquiera de los siguientes exámenes:

  • Los análisis de sangre: se usan para revisar si la sangre de su niño presenta signos de infección o inflamación.
  • Radiografía o imagen por resonancia magnética (IRM) de las articulaciones de su niño. Es posible que a su niño le administren líquido de contraste para ayudar a que las articulaciones se vean mejor en las radiografías. Informe al médico si su niño alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. Una radiografía de una articulación con tinte se conoce como artrografía. No permita que su niño entre a la sala de la resonancia magnética con metales. El metal puede causar lesiones serias. Informe a su médico si su niño tiene algún metal dentro o sobre su cuerpo.
  • La artrocentesis es un procedimiento que se usa para drenar líquido de una articulación. El líquido se examina para determinar si hay infección u otros problemas que pueden provocar artritis.
  • La biopsia sinovial podría usarse si el líquido de la articulación de su niño no puede drenarse o si él tiene signos de infección. Se extrae un pedazo de tejido del revestimiento de una articulación. El tejido es examinado en busca de posibles causas de la artritis de su niño.

¿Cómo se trata la AJ?

  • Medicamentos:
    • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
    • Los antirreumáticos podrían retardar el progreso de la AJ y reducir el dolor, la rigidez e inflamación. Estos se utilizan cuando los AINEs no controlan los síntomas por sí solos.
    • Esteroides se administran para disminuir la inflamación.
    • La terapia biológica podría ayudar a disminuir la inflamación, el dolor y la rigidez de las articulaciones. Estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de infecciones serias y requieren observación cuidadosa.
  • Cirugía podría ser necesaria si las articulaciones de su niño se ven afectadas gravemente. La cirugía se puede realizar para sacar toda o parte de la articulación y reemplazarla con una artificial. Esto se podría realizar para aliviar el dolor y reparar la articulación. También podría realizarse si los huesos en la espina dorsal de su niño están presionando los nervios.

¿Cómo puedo controlar los síntomas de mi niño?

  • Los exámenes de la vista se usan para revisar si tiene uveitis (inflamación del ojo). Lleve a su niño a que le revisen la vista regularmente. Pida mayor información al médico o reumatólogo de su niño acerca de revisiones de la vista y con qué frecuencia debería tener una su niño.
  • Un fisioterapeuta puede enseñarle a su niño ejercicios para ayudarlo a mejorar el movimiento y la fuerza, y a disminuir el dolor. Un terapeuta ocupacional puede enseñarle habilidades para ayudarlo con sus actividades diarias.
  • Descanse es importante si las articulaciones de su niño son dolorosas. Limite sus actividades hasta que los síntomas mejoren. Déjelo empezar las actividades normales poco a poco cuando él pueda realizarlas sin dolor. Haga que evite movimientos y actividades que requieran esfuerzo de las articulaciones, como ejercicio o levantar peso.
  • El hielo o el calor pueden ayudar a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla y colóquela sobre la articulación de su niño por 15 a 20 minutos cada hora como se le indique. Usted también puede aplicarle calor en las articulaciones durante 20 minutos cada 2 horas. El tratamiento con calor incluye compresas calientes, lámparas de calor, baños tibios o duchas.
  • Podrían darle una férula a su niño para que la use en sus manos. Las férulas puede ayudar a que las articulaciones descansen y a disminuir la inflamación.
  • La actividad física puede ayudar a aumentar la fuerza y la flexibilidad. Mantenga a su niño tan activo como sea posible mientras evita cosas que aumentan su dolor. Pregunte al médico de su niño o reumatólogo acerca del mejor plan de ejercicios para él.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene dolor intenso en los ojos o cambios en la vista.
  • El dolor de su niño empeora.
  • Su hijo tiene enrojecimiento, inflamación o dolor intenso en las articulaciones.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene problemas para comer o usted cree que él no está comiendo lo suficiente.
  • Su hijo comienza a perder peso, piensa más lentamente o parece estar triste la mayoría de tiempo.
  • Su hijo tiene dolor de cabeza intenso o dolor alrededor de su ojos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide