Skip to Content

Artritis Juvenil

LO QUE NECESITA SABER:

La artritis reumatoide juvenil es una enfermedad crónica autoinmune que provoca dolor e inflamación en una o mas articulaciones. Su niño podría presentar síntomas solo por unos meses o por el resto de su vida. La artritis reumatoide juvenil se desarrolla cuando el sistema inmunitario ataca los tejidos en las articulaciones. La mayoría de los niños con artritis reumatoide juvenil tienen períodos de remisión (sin signos ni síntomas). Es posible que su niño presente cualquiera de los 6 subtipos de la artritis reumatoide juvenil. Pida más información al médico de su niño sobre qué tipo es el que tiene su niño.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su niño tiene dolor intenso en los ojos o cambios en la vista.
  • El dolor de su niño empeora.
  • Su niño tiene enrojecimiento, inflamación o dolor intensos en una de las articulaciones.

Llame al médico o reumatólogo de su niño si:

  • Su hijo tiene fiebre.
  • Su niño tiene problemas para comer o a usted le parece que no está comiendo lo suficiente.
  • Su hijo comienza a perder peso, piensa más lentamente o parece estar triste la mayoría de tiempo.
  • Su niño tiene dolor de cabeza intenso o dolor alrededor de los ojos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoagulante, siempre pregunte si los AINE son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Los fármacos para la artritis reumatoide modificadores de la enfermedad (FARME) ayudan a prevenir el daño articular, a retrasar la evolución de la artritis y a reducir el dolor, la rigidez y la inflamación. Puede pasar un tiempo hasta que los FARME comienzan a actuar. Es posible que su niño también deba tomar otros medicamentos para controlar sus síntomas hasta que los FARME comiencen a actuar.
  • Medicamentos esteroideos ayudan a disminuir la inflamación grave. Por lo general, se administran durante un corto período mientras se comienza a tomar otros medicamentos que pueden tardar más tiempo en ser eficaces.
  • La terapia biológica incluye medicamentos que se usan para ayudar a disminuir la inflamación, el dolor y la rigidez de las articulaciones. Estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de una infección grave. Será necesario vigilar la salud de su niño mientras esté tomando este medicamento.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Ayude a su niño a controlar la artritis reumatoide juvenil:

  • Los exámenes de la vista se usan para revisar si tiene uveitis (inflamación del ojo). Lleve a su niño a que le revisen la vista regularmente. Pida mayor información al médico o reumatólogo de su niño acerca de los controles oftalmológicos y con qué frecuencia debería hacérselos niño.
  • Un fisioterapeuta puede enseñarle a su niño ejercicios para ayudarlo a mejorar el movimiento y la fuerza, y a disminuir el dolor. Un terapeuta ocupacional puede enseñarle habilidades para ayudarlo con sus actividades diarias.
  • El descanso es importante si las articulaciones de su niño son dolorosas. Limite sus actividades hasta que los síntomas mejoren. Déjelo empezar las actividades normales poco a poco cuando él pueda realizarlas sin dolor. Haga que evite movimientos y actividades que requieran esfuerzo de las articulaciones, como hacer ejercicios intensos o levantar peso.
  • El hielo o el calor pueden ayudar a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también puede contribuir a evitar el daño de los tejidos. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla y colóquela sobre la articulación de su niño por 15 a 20 minutos cada hora como se le indique. Usted también puede aplicarle calor en las articulaciones durante 20 minutos cada 2 horas. El tratamiento con calor incluye compresas calientes, lámparas de calor, baños tibios o duchas.
  • Podrían darle una férula a su niño para que la use en sus manos. Las férulas puede ayudar a que las articulaciones descansen y a disminuir la inflamación.
  • La actividad física puede ayudar a aumentar la fuerza y la flexibilidad. Mantenga a su niño tan activo como sea posible y, al mismo tiempo, evite cosas que aumentan su dolor. Pregunte al médico de su niño o reumatólogo acerca del mejor plan de ejercicios para él.
    Caminata en familia para ejercitarse

Mantenga un registro diario:

Mantenga un registro diario de las actividades de su niño y de la gravedad de sus síntomas. Escriba las actividades que realizó y si los síntomas mejoraron o empeoraron. Traiga el registro con usted a las citas de seguimiento.

Nutrición:

  • Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Pregunte si su niño necesita seguir una dieta especial.
  • Déle al niño alimentos altos en calcio y vitamina D. Estos son importantes para los huesos del niño durante su crecimiento. Los alimentos altos en calcio incluyen leche, queso, brócoli y tofu. La vitamina D puede encontrarse en la carne, el pescado, la leche fortificada, los cereales y el pan. Pregunte si el niño necesita vitaminas y minerales adicionales, especialmente calcio y vitamina D.

Acuda a sus consultas de control con el médico o reumatólogo de su niño según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Artritis Juvenil (Discharge Care)

Associated drugs

Medicine.com Guides (External)

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.