Skip to Content

Crisis Hipertensiva

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una crisis hipertensiva?

La crisis hipertensiva es un aumento repentino en la presión sanguínea de 180/120 o más. Una presión arterial normal es 119/79 o inferior. Una crisis hipertensiva se denomina también hipertensión aguda. Esto es una emergencia médica que puede causar daño en los órganos o ser potencialmente mortal.

¿Qué aumenta mi riesgo de sufrir una crisis hipertensiva?

  • No tomar su medicamento para la presión arterial según le hayan indicado.
  • La hipertensión causada por el embarazo (pre-eclampsia, eclampsia)
  • Enfermedad de la tiroides, enfermedad del riñón o de las glándulas suprarrenales, enfermedad cardíaca o derrame cerebral
  • Uso de cocaína o anfetaminas
  • Uso del cigarrillo o abuso del alcohol
  • Quemaduras, lesiones en la cabeza, cirugía o trauma

¿Cuáles son los signos y síntomas de la crisis hipertensiva?

  • Visión borrosa o dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Falta de aliento o dolor de pecho
  • Mareos o debilidad
  • Problemas con el pensamiento o cambios de comportamiento, tales como falta de sueño, problemas de memoria o confusión

¿Cómo se diagnostica la crisis hipertensiva?

Su médico le preguntará si usted tiene alguna condición médica, como hipertensión, diabetes o enfermedad cardíaca. Le preguntará cuáles son sus síntomas y si usted alguna vez ha tenido cirugía. Dígale a su médico cuáles medicamentos toma usted y si alguna vez ha usado drogas ilegales. Su médico le revisará la presión arterial en ambos brazos y auscultará su corazón y pulmones. También le examinará los ojos con mucho cuidado y pondrá a prueba su fuerza, equilibrio, reflejos y memoria. Podrían realizarse las siguientes pruebas para revisar si hay daño al corazón, cerebro y riñones:

  • Exámenes de sangre u orina para averiguar si su hígado y riñones están funcionando bien. La presión arterial elevada puede dañar los riñones.
  • Un electrocardiograma se usa para monitorear su corazón. Parches adhesivos colocados en su piel registran la actividad eléctrica de su corazón.
  • Las imágenes por radiografía o tomografía computarizada pueden mostrar signos de un derrame cerebral, insuficiencia cardíaca o líquido alrededor del corazón y los pulmones. Es posible que le administren un líquido de contraste antes de la tomografía para que los médicos vean las imágenes con más claridad. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste.

¿Cómo se trata la crisis hipertensiva?

El tratamiento dependerá de la causa de su crisis hipertensiva. Los médicos primero bajarán su presión arterial y procurarán evitar daños a los órganos. Usted podría necesitar lo siguiente:

  • Medicamentos para la presión arterial se administra para disminuir su presión arterial. Existen muchos tipos diferentes de medicamentos para la presión arterial y es probable que usted necesite más de un tipo. Es muy importante tomar el medicamento de la presión arterial exactamente como se indica. Omitir dosis puede provocar una crisis hipertensiva. Hable con su médico si usted tiene efectos secundarios de su medicamento. No deje de tomarlo sin hablar primero con su médico.
  • Los diuréticos ayudan a eliminar el exceso de líquido que se acumula en sus vasos sanguíneos. Esto reduce la presión arterial al disminuir la presión en las arterias. Los diuréticos se conocen también como píldoras de agua. Es posible que orine más seguido mientras toma este medicamento.

¿Cuáles son los riesgos de una crisis hipertensiva?

Aún recibiendo tratamiento, usted se encuentra en riesgo de ataque cardíaco, derrame cerebral o daño en los riñones. Usted además podría desarrollar un bulto o rasgadura en la pared de la aorta (la arteria que le proporciona sangre a todo el cuerpo). El líquido podría acumularse en sus pulmones y dificultar la respiración. Usted está en riesgo de ceguera, daños a la vista, convulsiones, así como también daño cerebral.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir una crisis hipertensiva?

  • Controle su presión arterial en casa. Siéntese y descanse por 5 minutos antes de tomarse la presión arterial. Extienda su brazo y apóyelo en una superficie plana. Su brazo debe estar a la misma altura que su corazón. Siga las instrucciones que vienen con el monitor para la presión arterial. Si es posible, tome por lo menos 2 lecturas de la presión cada vez. Tómese la presión arterial al menos 2 veces al día a la misma hora cada día, como por la mañana y por la noche. Mantenga un registro de su peso y llévelo con usted a las citas de control. Pregúntele a su médico cuál debería ser su presión arterial.
    Cómo tomar la presión arterial
  • Controle cualquier otra condición médica que usted tenga. Algunas condiciones médicas como la diabetes pueden aumentar su riesgo de hipertensión. Siga las instrucciones de su médico y tómese sus medicamentos según dichas instrucciones.
  • Pregunte sobre los medicamentos. Ciertos medicamentos pueden aumentar su presión arterial. Los ejemplos incluyen las píldoras anticonceptivas orales, los descongestivos, los suplementos herbales y los AINE, como el ibuprofeno. Su médico puede indicarle qué medicamentos son seguros para usted. Estos medicamentos incluyen los recetados y de venta libre.
  • Limite el sodio (la sal) como se le haya indicado. Demasiado sodio puede afectar el equilibrio de líquidos. Revise las etiquetas para buscar alimentos bajos en sodio o sin sal agregada. Algunos alimentos bajos en sodio utilizan sales de potasio para añadir sabor. Demasiado potasio también puede causar problemas de salud. Su médico le dirá qué cantidad de sodio y potasio es segura para el consumo en un día. Él puede recomendarle que limite el sodio a 2,300 mg al día.

  • Siga el plan de comidas recomendado por su médico. Un dietista o médico puede darle más información sobre planes de bajo contenido de sodio o el plan de alimentación DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión). El plan DASH es bajo en sodio, grasas saturadas y grasa total. Es alto en potasio, calcio y fibra.

  • Ejercítese para mantener un peso saludable. Realice actividad física por lo menos 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana. Esto ayudará a bajar su presión arterial. Pregunte a su médico acerca del mejor plan de ejercicio para usted.
    Caminar para ejercitarse
  • Disminuya el estrés. Es posible que esto contribuya a bajar su presión arterial. Aprenda sobre formas de relajarse, como respiración profunda o escuchar música.
  • Limite el consumo de alcohol según le indicaron. El alcohol puede aumentar la presión arterial. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.
  • No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden aumentar su presión arterial y también provocar daño al pulmón. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

¿Dónde puedo obtener apoyo y más información?

  • American Heart Association
    7272 Greenville Avenue
    Dallas , TX 75231-4596
    Phone: 1- 800 - 242-8721
    Web Address: http://www.heart.org

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dolor en el pecho.
  • Usted tiene dolor de espalda o falta de aire.
  • Usted siente debilidad o adormecimiento en la cara, brazos o piernas.
  • Usted no puede ver o hablar tan bien como usualmente lo hace.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene un fuerte dolor de cabeza.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Su presión arterial es de 180/110 o más alta pero no tiene otros síntomas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide