Skip to Content
Is your RA under control? Take an assessment and find out

Artritis Reumatoide

LO QUE NECESITA SABER:

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune a largo plazo que causa inflamación y daño en las articulaciones. La artritis reumatoide hace que el sistema inmunológico del cuerpo ataque la membrana sinovial (revestimiento) de las articulaciones. La AR también puede afectar otros órganos, como los ojos, el corazón o los pulmones. Es posible que también aumente su riesgo de tener osteoporosis (debilidad de los huesos).

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese al departamento de emergencias si:

  • Usted tiene más inflamación, dolor o enrojecimiento en sus articulaciones.
  • A usted le falta el aliento de forma repentina.
  • Usted pierde la sensación en las manos o los pies.

Comuníquese con su proveedor de salud o reumatólogo si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene inflamación, comezón o salpullido en la piel.
  • Sus síntomas empeoran, incluso con el tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Los antireumáticos ayudan a retardar el progreso de la artritis reumatoide y a aliviar el dolor, la rigidez y la inflamación.
  • Los AINEs , como el ibuprofeno, ayudan a reducir inflamación y dolor o fiebre. Los AINEs podrían causar sangrado estomacal o problemas en los riñones en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte a su proveedor de salud si los AINEs son seguros para usted. Antes de usar el medicamento, lea siempre la etiqueta de información y siga sus indicaciones.
  • La terapia biológica ayuda a que su sistema inmunológico combata la enfermedad. Estos medicamentos aumentan el riesgo de una infección grave y requieren de una supervisión cuidadosa.
  • Esteroides: Este medicamento podría ser administrado para disminuir inflamación.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si piensa que su medicamento no le está ayudando o tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista de sus medicamentos, vitaminas, y hierbas que está tomando. Incluya la cantidad que toma, la hora, y por qué las toma. Traiga la lista o las botellas de las píldoras a sus visitas de seguimiento. Lleve siempre consigo una lista de sus medicamentos en caso de emergencia.

Programe una cita con su proveedor de salud o reumatólogo como se le indique:

Escriba las preguntas que tenga para que recuerde hacerlas durante sus citas.

Controle sus síntomas:

  • Acuda a terapia física y ocupacional como se le indique. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que contribuyan a mejorar su movimiento y fuerza, y a aliviar el dolor. Un especialista en terapia ocupacional puede enseñarle destrezas para las actividades diarias.
  • Use dispositivos de apoyo. Es posible que le indiquen que use una férula para dejar descansar las articulaciones de las manos y permitir que baje la inflamación. Mientras duerma, use una almohada lo suficientemente firme para apoyar su cuello y cabeza.
  • Descanse cuando lo necesite. Es importante que descanse si le duelen las articulaciones. Limite sus actividades hasta que sus síntomas mejoren. Comience sus actividades normales gradualmente cuando pueda hacerlas sin sentir dolor. Evite los movimientos y las actividades que ejercen presión en las articulaciones, como el ejercicio intenso y levantar objetos pesados.
  • Use hielo o calor. Ambos pueden contribuir a aliviar la inflamación y el dolor. Es posible que el hielo también ayude a evitar que se dañen los tejidos. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cubra el hielo con una toalla y colóquelo sobre la articulación durante 15 a 20 minutos cada hora, o como le indiquen. Usted puede aplicarse calor durante 20 minutos cada 2 horas. Para el tratamiento con calor puede usar compresas calientes, una lámpara de calor, baños o duchas con agua tibia.
  • La actividad física puede ayudarlo a aumentar la fuerza y la flexibilidad. Esté tan activo como sea posible mientras evita las cosas que aumentan su dolor. Pregunte a su proveedor de salud o reumatólogo acerca del mejor plan de ejercicio para usted.

Use dispositivos especiales:

Es posible que estos dispositivos le ayuden a moverse y a evitar las caídas:

  • Los zapatos o plantillas ortopédicos pueden proporcionar soporte a sus pies al caminar.
  • Las muletas, bastón o andador podrían ayudar a disminuir su riesgo de caídas o de sufrir una lesión. También disminuyen la presión sobre las articulaciones afectadas. Pida más información acerca de cómo elegir y usar las muletas, un bastón o un andador.
  • Los dispositivos para evitar las caídas incluyen los asientos elevados para el inodoro y las barras de apoyo de la tina del baño para ayudarlo a levantarse cuando está sentado. Se pueden colocar barandas en las áreas donde usted necesite equilibrio y apoyo.

Cuidado personal:

  • Coma una variedad de alimentos saludables. Las frutas, verduras, panes integrales, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado son algunas comidas saludables. Pregunte si debe seguir una dieta especial. Es posible que una dieta alta en calcio y vitamina D disminuya su riesgo de tener osteoporosis. La leche, el queso, el brócoli y el tofu son alimentos con un alto contenido de calcio. La carne, el pescado, la leche fortificada, los cereales y el pan contienen vitamina D. Pregunte si debe tomar un suplemento de calcio o de vitamina D.
  • Mantenga un peso saludable. Esto puede contribuir a disminuir la presión en las articulaciones de su espalda, rodillas, tobillos y pies. Pregunte a su proveedor de salud cuánto debería pesar. Pídale ayuda para elaborar un programa para adelgazar si usted tiene sobrepeso. Mantenga un peso saludable para poner menos presión en las articulaciones de su espalda, rodillas, tobillos y pies.
  • No fume. La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden provocar daño a los pulmones. Pida información a su proveedor de salud si usted fuma actualmente y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos y el tabaco si humo todavía contienen nicotina. Consulte con su proveedor de salud antes de usar estos productos.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide