Skip to Content

Síndrome Coronario Agudo

LO QUE NECESITA SABER:

El síndrome coronario agudo (SCA) es la disminución repentina del flujo sanguíneo a su corazón. Esto provoca la insuficiencia de oxígeno al corazón y puede conllevar a una angina inestable o a un ataque cardíaco.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 en caso de que presente cualquier síntoma de un ataque cardíaco:

  • Presión, opresión, sensación de llenura, o dolor en el pecho que dura más de unos minutos o que regresa
  • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
  • Falta de aliento o problemas para respirar
  • Sudor frío repentino, desvanecimiento, mareos, o náusea, particularmente con dolor en el pecho o dificultad para respirar

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los inhibidores de la ECA y betabloqueadores mantienen los vasos sanguíneos abiertos y ayudan al corazón a bombear fuerte y regularmente.
  • Los medicamentos para el colesterol ayuda a disminuir la cantidad de acumulación de placa en sus arterias.
  • Medicamentos para la presión arterial ayuda a disminuir el esfuerzo a su corazón.
  • Los analgésicos ayuda a disminuir su dolor y disminuye el ritmo cardíaco.
  • Los anticoagulantes ayudan a prevenir la formación de coágulos. Unos ejemplos de anticoagulantes incluyen la heparina y warfarina. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón y hasta la muerte. Las siguientes son pautas generales de seguridad para seguir mientras está tomando un anticoagulante:
    • Esté pendiente de sangrados y moretones mientras esté tomando anticoagulantes. Esté atento a cualquier sangrado de las encías o nariz. Vigile que no haya sangre en su orina y movimientos intestinales. Use un paño o toalla suave para su piel y un cepillo de dientes de cerdas suaves para cepillarse sus dientes. Esto puede evitar que su piel o encías sangren. Si usted se afeita, use una rasuradora eléctrica. No practique deportes de contacto.
    • Infórmele a su odontólogo y a los médicos que lo atienden que usted toma anticoagulantes. Lleve un brazalete o un collar que indique que usted toma este medicamento.
    • No empiece ni suspenda ningún medicamento a menos que su médico se lo indique. Muchos medicamentos no se pueden usar junto con los anticoagulantes.
    • Infórmele a su médico de inmediato si olvida tomar el medicamento o toma demasiado.
    • La warfarina es un anticoagulante que podría tener que tomar. Usted debería estar consiente de las siguientes cosas en caso que usted tome warfarina.
      • Existen algunos alimentos y medicamentos que pueden afectar la cantidad de warfarina en su sangre. No realice cambios mayores a su alimentación mientras toma warfarina (warfarin). La warfarina funciona mejor si usted come aproximadamente la misma cantidad de vitamina K todos los días. La vitamina K se encuentra en las hortalizas de hoja verde y algunos otros alimentos. Solicite más información acerca de lo que tiene que comer cuando usted toma warfarina.
      • Usted necesitará acudir con su médico para programar citas de seguimiento cuando usted esté tomando warfarina. Usted deberá hacerse análisis de sangre periódicamente. Estos exámenes se usan para determinar la cantidad de medicamento que usted necesita.
  • Los medicamentos antiplaquetarios , como la aspirina, ayudan a prevenir coágulos de sangre. Tome sus antiplaquetarios exactamente como se le haya indicado. Estos medicamentos podrían causar mas probabilidad para sangrado y para desarrollar moretones. Si le han indicado el uso de aspirina, no tome acetaminofén o ibuprofeno en su lugar.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Asista a rehabilitación cardíaca:

La rehabilitación cardíaca es un programa dirigido por especialistas que lo ayudarán a fortalecer su corazón y prevenir más enfermedades cardíacas de una forma segura. Este plan incluye ejercicio, relajamiento, control del estrés y nutrición sana para el corazón. Los médicos también se asegurarán de que cualquier medicamento que usted tome esté dando resultados. El plan también podría incluir instrucciones sobre cuando usted puede manejar, regresar al trabajo y realizar otras funciones normales diarias.

Consuma alimentos saludables bajos en grasas:

Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, pan integral, productos lácteos bajos en grasa, frijoles, carnes magras y pescado. Pida más información acerca de una dieta saludable para el corazón.

Actividad:

Su médico le dirá cuáles actividades limitar y cuáles evitar. Pregunte cuándo puede manejar, regresar a su trabajo y tener relaciones sexuales. Pida más información acerca de un plan de ejercicio adecuado para usted.

Mantenga un peso saludable:

Consulte con su médico cuánto debería pesar. Pida que le ayude a crear un plan para bajar de peso si usted tiene sobrepeso.

No fume:

La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden provocar daño al corazón y al pulmón. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

Vacúnese contra la gripe y la neumonía:

Todos los adultos deberían recibir la vacuna de la influenza (gripe). Vacúnese cada año tan pronto como la vacuna esté disponible. La vacuna neumocócica se le aplica a adultos de 65 o más años de edad. La vacuna se aplica cada 5 años para prevenir enfermedades neumocócicas, como la neumonía.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide