Skip to Content
Be ready for a severe allergy emergency. Read more >>

Rinitis Alérgica

CUIDADO AMBULATORIO:

La rinitis alérgica

o fiebre del heno es la inflamación del interior de la nariz. La inflamación es una reacción a los alérgenos que se encuentran en el aire. Un alérgeno puede ser cualquier cosa que cause una reacción alérgica. Las alergias a diferentes tipos de maleza, césped, árboles o moho frecuentemente causan la rinitis alérgica. Los ácaros del polvo, las cucarachas, el pelo de las mascotas o el moho del interior de las casas también pueden causar rinitis alérgica.


Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Estornudos
  • Nariz congestionada
  • Flujo nasal
  • Comezón en la nariz, los ojos o la boca
  • Ojos enrojecidos y llorosos
  • Goteo nasal (drena hacia la parte de atrás de su garganta)
  • Tos o carraspeo frecuente de la garganta
  • Sentirse cansado o aletargado
  • Ojeras oscuras

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene dolor en el pecho o falta de aire.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dolor intenso.
  • Usted expectora sangre.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene dolor de oído o sinusitis, o dolor de cabeza.
  • Sus síntomas empeoran, aún después del tratamiento.
  • A usted le sale de la nariz moco amarillo, verdoso, café o con sangre.
  • Su nariz le sangra o le duele por dentro.
  • Usted tiene dificultad para dormir debido a sus síntomas.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Tratamiento:

  • Los antihistamínicos ayudan a reducir la comezón, estornudos y flujo nasal. Algunos antihistamínicos pueden causarle sueño.
  • Los esteroides nasales ayudan a disminuir la inflamación en su nariz.
  • Los descongestionantes ayudan a despejar su nariz cuando está congestionada.
  • Inmunoterapia puede necesitarse si sus síntomas son severos u otros medicamentos no han funcionado. La inmunoterapia se usa para inyectar un alérgeno en su piel. Al principio, la terapia contiene cantidades pequeñas del alérgeno. Poco a poco su médico aumentará la cantidad del alérgeno. Esto puede ayudar a su cuerpo a ser menos sensible al alérgeno y dejar de reaccionar a él. Puede que usted necesite inmunoterapia por varias semanas o más.

Controle la rinitis alérgica:

La mejor forma de manejar la rinitis alérgica es evitar alérgenos que puedan provocar sus síntomas. Cualquiera de los siguientes puede llegar a disminuir sus síntomas:

  • Enjuáguese la nariz y los senos paranasales con una solución de agua con sal o use un espray nasal de agua salina. Esto ayudará a diluir la mucosidad en la nariz eliminando el polen y la suciedad. También ayudará a reducir la inflamación para que usted pueda respirar normalmente. Pregúntele a su médico con cuánta frecuencia debe usted enjuagarse la nariz con el espray.
  • Reduzca los ácaros del polvo. Lave sábanas y toallas en agua caliente una vez por semana. Cubra sus almohadas y colchones con fundas libres de alérgenos. Limite el número de animales de peluche y muñecos blandos que tiene su niño. Lave periódicamente en agua caliente los juguetes de su niño. Use una aspiradora que tenga filtro de aire y aspire semanalmente. Si es posible, deshágase de alfombras y cortinas. Estas recogen el polvo y los ácaros del polvo.
  • Reduzca el polen. Mantenga las ventanas y puertas cerradas en la casa y carro. Permanezca adentro cuando el conteo de polen esté muy elevado. Encienda su aire acondicionado en reciclar y cambie los filtros de aire con frecuencia. Báñese y lávese el cabello antes de dormir todas las noches para lavar el polen que haya acumulado en el cabello.
  • Reduzca la caspa animal. Si es posible, no tenga gatos, perros, pájaros u otras mascotas. Si ya tiene mascotas en el hogar, manténgalas lejos de los dormitorios y habitaciones alfombradas. Báñelos con frecuencia.
  • Reduzca el moho. No pase tiempo en sótanos. Compre plantas artificiales en vez de plantas de verdad. Mantenga la humedad de su hogar a menos de 45%. Asegúrese que no haya estanques y charcos en su casa o patio.
  • No fume. Evite estar con otras personas que fumen. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide