Skip to Content

Neuropatía Periférica

CUIDADO AMBULATORIO:

La neuropatía periférica

es una condición que afecta los nervios de los brazos, las piernas, las manos o los pies. Es posible que también afecte sus órganos, como los pulmones, el estómago, la vejiga o los genitales. La neuropatía periférica puede afectar los nervios que le permiten moverse o sentir los objetos. También podría afectar los nervios que controlan las funciones corporales, como la digestión o la micción. Esta condición podría desaparecer por sí sola o usted podría tenerla para siempre.

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Dolor agudo, punzante, ardor u hormigueo en las piernas, los pies, los brazos o las manos
  • Dificultad para caminar o para mantener el equilibrio
  • Debilidad o dificultad para sujetar las cosas
  • Pérdida del sentido del tacto o adormecimiento
  • Le salen moretones con facilidad
  • Dificultad para controlar la vejiga o los intestinos, o para tener relaciones sexuales

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • No puede caminar en absoluto.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted sufre una caída.

Llame a su médico o neurólogo si:

  • Siente mucho dolor.
  • No puede controlar la vejiga.
  • Tiene dificultad para tener relaciones sexuales.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría ayudar a aliviar el dolor y permitirle realizar sus actividades diarias. El tratamiento de la condición que causa la neuropatía periférica podría mejorar sus síntomas. Usted podría necesitar lo siguiente:

  • Los medicamentos podrían administrarse para disminuir el dolor de los nervios.
  • Los terapeutas físicos y ocupacionales pueden ayudarlo a ejercitar los brazos, las piernas y las manos. Podrían enseñarle nuevas maneras de hacer las cosas en su hogar.
  • La unidad de TENS (estimulación eléctrica del nervio transcutáneo) estimula los nervios y puede disminuir el dolor. Para este tratamiento se pegan cables a las almohadillas. Las almohadillas se pegan a su piel. Los cables envían una corriente leve a través de los nervios. No se haga este tratamiento si tiene un marcapasos o si está embarazada.
  • Un soporte o una férula ayudan a sostener o mantener quieta una zona afectada.

Controle la neuropatía periférica:

  • Asista a terapia física u ocupacional como se le indique. Los fisioterapeutas y los terapeutas ocupacionales podrían ayudarle a ejercitar los brazos, las piernas y las manos. Podrían enseñarle nuevas maneras de hacer las cosas en su hogar.
  • Use un soporte o una férula, como se le indique. Podría necesitar un dispositivo que brinde soporte o que inmovilice alguna parte de su cuerpo. Por ejemplo, si tiene síndrome del túnel carpiano, es posible que necesite usar un soporte en la muñeca.
  • Evite caídas. Muévase con cuidado y póngase de pie lentamente. Use zapatos que den apoyo a sus pies, y no camine descalzo. Pregunte sobre los dispositivos de asistencia para caminar, como los bastones o andadores. Podría ser conveniente que instale barandas o esterillas antideslizantes en su hogar, especialmente en el baño. Pida más información acerca de cómo evitar las caídas.
    Prevención de caídas para adultos
  • Revise su piel a diario. Pueden formarse úlceras donde su piel entra en contacto con las sillas, la cama u otras partes de su propio cuerpo. La piel también se puede llagar debajo de las férulas. Mantenga su piel limpia y fíjese a diario si tiene úlceras.
  • Ejercítese según indicaciones. Pida más información acerca de un plan de ejercicio adecuado para usted. La actividad física podría mejorar su sentido del equilibrio, aumentar su fuerza y aliviar el dolor. Es mejor empezar a ejercitarse de a poco y hacer más ejercicio a medida que se sienta más fuerte.
    Familia hispana caminando como ejercicio

Acuda a sus consultas de control con su médico o neurólogo según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Neuropatía Periférica (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.