Skip to Content
Not all colorectal cancer treatments are the same. Find out more >

Linfoma No-hodgkin En La Niñez

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el linfoma no-Hodgkin?

El linfoma no-Hodgkin o enfermedad no-Hodgkin es un tipo de cáncer del sistema linfático. El sistema linfático contiene vasos linfáticos, nódulos linfáticos y glándulas, como el bazo y el timo. Los vasos linfáticos transportan líquido linfático a través del cuerpo. La linfa contiene linfocitos (glóbulos blancos) que ayudan a combatir las infecciones y las enfermedades. El linfoma no-Hodgkin provoca que los linfocitos se reproduzcan y se dividan sin control y que formen tumores. El linfoma no-Hodgkin se puede desarrollar en cualquier tejido linfático del cuerpo. Los lugares comunes son los ganglios linfáticos en el cuello, axilas y pecho. Las células cancerígenas pueden viajar de ganglio a ganglio y propagarse por todo el cuerpo. El linfoma no-Hodgkin en la niñez generalmente afecta a niños de más edad. Algunos tipos son muy extraños en niños de cualquier edad.

¿Cuáles son las causas del linfoma no-Hodgkin en la niñez?

La causa del linfoma no-Hodgkin se desconoce. Lo siguiente podría aumentar el riesgo de su niño:

  • La exposición prolongada a químicos, como pesticidas o nitratos en el agua potable
  • Historial familiar de linfoma no-Hodgkin
  • Exposición a altas cantidades de radiación
  • Un sistema inmunitario debilitado

¿Cuáles son los signos y síntomas del linfoma no-Hodgkin en la niñez?

  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello, brazo o ingle

  • Dificultad para respirar o tos
  • Sentir más cansancio de lo usual
  • Fiebre, comezón en la piel o sudoración nocturna
  • Dolor o inflamación en el abdomen y dolor en la parte inferior de la espalda o en ambas piernas
  • Pérdida de peso inexplicable

¿Cómo se diagnostica el linfoma no-Hodgkin en la niñez?

El médico de su niño le preguntará acerca de los síntomas de su niño y cuándo comenzaron. Dígale si su niño tiene un historial familiar de linfoma no-Hodgkin u otros factores de riesgo. El médico de su niño lo examinará para ver si tiene síntomas de un problema con un órgano para así ayudarse con el diagnóstico del linfoma no-Hodgkin. Por ejemplo, la dificultad para respirar podría significar que el tejido linfático en el pulmón o pecho de su niño ha sido afectado. Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes para ayudar a diagnosticar el linfoma no-Hodgkin:

  • Los análisis de sangre: podrían mostrar glóbulos blancos anormales o signos de anemia (que no hay suficientes glóbulos rojos). Los exámenes también podrían usarse para medir la cantidad de inflamación en la sangre de su niño. Los exámenes de sangre también pueden usarse para revisar la función del hígado y del riñón o para determinar si el cáncer se ha propagado a los huesos.
  • Una biopsia es un procedimiento para extraer una muestra de médula ósea o ganglio linfático para hacerle exámenes. La médula ósea es un tejido dentro del hueso. El médico de su niño podría examinar una muestra de médula ósea para ver si el cáncer se ha propagado al hueso. Él podría usar una aguja para tomar una muestra de un ganglio linfático, o para extraer un ganglio linfático durante una cirugía.
  • Radiografía, tomografía computarizada, resonancia magnética o tomografía por emisión de positrones se podrían tomar del pecho, abdomen y pelvis de su niño. Las imágenes podrían mostrar dónde se localiza el cáncer. El médico de su niño podría usar las radiografías para buscar tumores, bloqueos, signos de infección u otros problemas. Es posible que le administren líquido de contraste a su niño para ayudar a que su médico vea el cáncer mejor. Informe al médico si su niño alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No permita que su niño entre a la sala de la resonancia magnética con metales. El metal puede causar lesiones serias. Informe a su médico si su niño tiene algún metal dentro o sobre su cuerpo.

¿Cómo se trata el linfoma no-Hodgkin en la niñez?

El tratamiento dependerá de la edad y desarrollo de su niño. El tratamiento también dependerá del tamaño y ubicación de cualquiera de los tumores. El tipo de linfoma no-Hodgkin que su niño tiene podría también afectar la decisión de cuál tratamiento aplicar.

  • La quimioterapia es un medicamento que se utiliza para tratar el cáncer mediante la eliminación de las células tumorales. La quimioterapia también podría usarse para encoger los ganglios linfáticos que contienen cáncer.
  • La radioterapia usa rayos x o gamma para el tratamiento del cáncer. La radiación destruye las células cancerosas y puede detener la propagación del cáncer. Podría administrarse sola o junto con la quimioterapia para tratar el cáncer.
  • Un transplante de médula ósea es un procedimiento para reemplazar la médula ósea enferma de su hijo con médula ósea sana. Su niño podría recibir la médula ósea de un donante. A veces, se podría utilizar su propia médula ósea si se recolecta cuando el cáncer está en remisión (no activo). El trasplante de médula ósea se realiza con una vía intravenosa mientras el niño está en el hospital.

¿Qué puedo hacer para cuidar a mi niño?

  • Pídale a su niño que repose lo necesario. Su niño debería regresar a sus actividades lentamente y hacer más conforme se vaya sintiendo más fuerte.
  • Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables ayudarán a su niño a obtener proteína, carbohidratos y otros nutrientes que su cuerpo necesita. Es posible que necesite cambiar los alimentos que come su niño dependiendo de su tratamiento y de sus efectos secundarios. También es posible que necesite consumir más calorías de lo normal. Colabore con un dietista para planear las comidas y refrigerios más apropiados para su niño. Pregunte si su niño debe tomar vitaminas.
  • No permita que el niño se acerque a personas que tengan un resfriado o gripe. También trate de mantenerlo alejado de grupos grandes de gente para disminuir su riesgo.
  • Hable con su hijo mayor acerca de no fumar. Hable con su médico si su niño necesita dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Pida información al médico de su niño antes de que su niño use estos productos.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene dolor en el pecho, el corazón le late fuerte o acelerado, o tiene dificultad para respirar.
  • Su hijo está demasiado mareado para pararse, o tiene dificultad para mantener el equilibrio.
  • Su hijo sufre una convulsión.
  • Las piernas de su niño se inflaman.
  • Su hijo no puede pensar claramente o se siente confundido.
  • Su hijo se siente débil o adormecido de un lado del cuerpo.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene dolor de espalda y debilidad en sus piernas.
  • Su hijo tiene escalofríos, tos, piel roja o inflamada, o se siente débil y adolorido.
  • Su hijo está vomitando y no puede retener alimentos o líquidos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide