Skip to Content

Hipertensión En Adolescentes

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión es la presión arterial alta. La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. La hipertensión hace que el corazón del adolescente deba trabajar mucho más de lo normal. Esto puede dañar su corazón. La presión arterial alta en la adolescencia aumenta el riesgo de hipertensión y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta. La presión arterial controlada ayuda a proteger los órganos del adolescente, como el corazón, los pulmones, el cerebro y los riñones.

¿Qué causa o aumenta el riesgo de su adolescente de tener hipertensión?

Es posible que no se conozca la causa de la hipertensión del adolescente. Cualquiera de lo siguiente podría aumentar el riesgo:

  • Bajo peso al nacer
  • Antecedentes familiares de hipertensión
  • Obesidad o sobrepeso
  • Actividad física insuficiente
  • Una afección médica, como la diabetes, enfermedad renal, enfermedad cardíaca o apnea del sueño
  • Ciertos medicamentos, como los esteroides o las píldoras anticonceptivas
  • Uso de productos de tabaco, alcohol o drogas ilegales

¿Cuáles son los signos y síntomas de la hipertensión?

Su hijo adolescente podría no tener síntomas o podría tener cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor de pecho o palpitaciones (cambios en el ritmo cardíaco)
  • Dolor de cabeza
  • Cambios en la visión
  • Mareos

¿Cuáles son las etapas de la hipertensión?

Cuando el adolescente tenga 13 años, su presión arterial comenzará a ser registrada como una de las siguientes etapas:

  • Una presión arterial normal es 119/79 o inferior . El médico del adolescente podría comprobar su presión arterial solamente cada año si se mantiene en un nivel normal.
  • La presión arterial alta es de 120/79 a 129/79 . A veces esto se llama prehipertensión. El médico del adolescente puede sugerir cambios de estilo de vida para ayudar a bajar la presión arterial a un nivel normal. Entonces él podría comprobar su presión otra vez en 3 a 6 meses.
  • La etapa 1 de la hipertensión es de 130/80 a 139/89 . El médico del adolescente podría recomendar cambios de estilo de vida, medicamentos y controles cada 3 a 6 meses hasta que su presión arterial esté controlada.
  • La etapa 2 de la hipertensión es de 140/90 o mayor . El médico del adolescente le recomendará cambios en el estilo de vida y le indicará 2 clases de medicamentos para la hipertensión. El adolescente también necesitará que le revisen la presión arterial mensualmente hasta que la controle.
Lecturas de la presión arterial

¿Cómo se trata la hipertensión en adolescentes?

La causa de la presión arterial alta podría necesitar tratamiento. Si no se encuentra ninguna causa, el tratamiento generalmente comienza con cambios en el estilo de vida. El adolescente también puede necesitar medicamentos si los cambios en el estilo de vida por sí solos no son suficientes. El médico del adolescente puede recomendar cualquiera de las siguientes opciones, según las necesidades del adolescente:

Formas de reducir la presión arterial
  • Pérdida de peso ayuda a bajar la presión arterial y a mantenerla dentro de un rango normal. El médico del adolescente puede indicarle cuál es el peso saludable para él. El médico puede ayudar a crear un plan de pérdida de peso, si es necesario. Incluso una pequeña cantidad de pérdida de peso puede hacer una gran diferencia para la presión arterial del adolescente.
  • Actividad ayuda a bajar la presión arterial y puede ayudar al adolescente a mantener un peso saludable. La mayoría de los adolescentes necesitan al menos 60 minutos de actividad física cada día.
    FAMILIA ASIÁTICA CAMINANDO COMO EJERCICIO
  • Un plan de alimentación saludable puede significar cambios en la cantidad o los tipos de alimentos que el adolescente come. A usted y a su hijo adolescente se les dará más información sobre el plan alimenticio de Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés). El plan de alimentación DASH anima a comer frutas, verduras y granos enteros. También puede reunirse con un dietista para crear un plan de comidas que se ajuste a las necesidades del adolescente.

  • Los límites de sodio (sal) ayudan a evitar que se acumule líquido en el cuerpo del adolescente. La acumulación de líquido puede afectar su presión arterial. A usted y a su hijo adolescente se les puede enseñar cómo revisar las etiquetas para encontrar alimentos bajos en sodio o sin sal agregada. Algunos usan sales de potasio para darle sabor. Demasiado potasio también puede causar problemas de salud. Los médicos le dirán qué cantidad de sodio y potasio es segura para el consumo en un día.

  • Una rutina regular para dormir puede evitar que la presión arterial alta empeore. Su hijo adolescente debería acostarse y despertarse a la misma hora cada día. No debe usar aparatos electrónicos ni mirar televisión durante al menos una hora antes de acostarse.

¿Qué puedo hacer para ayudar a controlar la hipertensión del adolescente?

Es posible que se le enseñe al adolescente a tomar su propia presión arterial. Es posible que necesite seguir tomando las lecturas de presión arterial cuando sea adulto.

  • Revise su presión arterial en casa, si se le indica.
    • Use el brazalete de tamaño adecuado para el adolescente. Su médico puede verificar que el manguito está correctamente ajustado. Siga las instrucciones que vienen con el monitor de presión arterial.
    • Haga que se siente y descanse por 5 minutos antes de tomar la presión arterial. Extienda su brazo y apóyelo en una superficie plana. El brazo debe estar al nivel del corazón.
    • Es posible que se le pida que controle la presión arterial del adolescente más de 1 vez al día. Elija las mismas horas cada día. Mantenga un registro de las lecturas de presión arterial y llévelo a las consultas de control.
    Cómo tomar la presión arterial de un niño

  • Controle cualquier otra afección médica. Las afecciones médicas como enfermedad renal o diabetes pueden aumentar el riesgo de hipertensión. El médico del adolescente puede recomendar exámenes para detectar apnea obstructiva del sueño u otros problemas que pueden impedir que duerma bien. Siga todas las instrucciones de los médicos.
  • Hable con el adolescente sobre las drogas, el alcohol y los productos de tabaco, si es necesario. Ayúdelo a entender que esto aumenta la presión arterial y hace que la hipertensión sea más difícil de controlar. Pídale información al médico del adolescente si su hijo fuma actualmente y necesita ayudar para dejar de hacerlo.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • El adolescente tiene malestar en el pecho, que se siente como estrujamiento, presión, llenura o dolor.
  • El adolescente se confunde o tiene dificultad para hablar.
  • El adolescente repentinamente se siente mareado o tiene dificultad para respirar.
  • El adolescente tiene dolor de espalda, cuello, mandíbula, estómago o brazo.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • El adolescente tiene dolor de cabeza intenso o cambios en la visión.
  • El adolescente se siente mareado, confundido, somnoliento o como si se fuera a desmayar.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo adolescente?

  • La presión arterial del adolescente es más alta de lo que debería ser, incluso con el medicamento para la presión arterial.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su adolescente.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Learn more about Hipertensión En Adolescentes

Associated drugs

Medicine.com Guides (External)

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.