Skip to Content

Convulsiones Recurrentes En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

Una convulsión es un episodio de actividad anormal del cerebro que puede causar movimientos involuntarios de los músculos, perdida de conciencia o confusión. Recurrente, quiere decir, que su niño convulsiona más de una vez. La causa de las convulsiones de su niño puede ser desconocida. Las convulsiones recurrentes pueden ocurrir si su niño no se toma el medicamento anticonvulsivo según las indicaciones. Una convulsión puede ser provocada por un medicamento, una lesión en la cabeza, un tumor, un derrame cerebral o exposición al alcohol o a otras toxinas. En los niños menores de 6 años, una fiebre puede algunas veces desencadenar una convulsión. La cual se denomina una convulsión febril.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

Su niño puede necesitar lo siguiente:

  • Un anticonvulsivo , es un medicamento que se administra para prevenir convulsiones. No deje de darle este medicamento a su niño. Su niño puede necesitar que le realicen pruebas de sangre para analizar el nivel de medicamento en su sangre. El médico de cabecera o pediatra de su niño puede que necesite cambiarle o ajustarle su medicamento.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si piensa que su medicamento no le está ayudando o tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista de sus medicamentos, vitaminas, y hierbas que está tomando. Incluya la cantidad que toma, la hora, y por qué las toma. Traiga la lista o las botellas de las píldoras a sus visitas de seguimiento. Lleve siempre consigo una lista de sus medicamentos en caso de emergencia.

Acuda a la cita de control con el médico de cabecera de su niño o neurólogo pediatra como se lo indicaron:

Es posible que su niño necesite más exámenes para ayudar a determinar la causa de sus convulsiones. Anote todas las preguntas que tenga para que recuerde hacerlas durante sus citas.

Precauciones de seguridad después de una convulsión:

Usted necesita seguir las siguientes pautas de seguridad hasta por 12 meses después de una convulsión de su niño. Solicite más información.

  • Su niño tiene que tomar duchas en vez de baños en tina.
  • Su niño tiene que llevar un casco cuando monta en bicicleta, anda en patineta o monopatín.
  • No permita que su niño duerma en la parte alta de las camas camarotes.
  • No permita que su niño vaya a escalar árboles, rocas o montañas.
  • No permita que su niño se encierre con seguro en su cuarto o el baño.
  • No permita que su niño practique la natación sin la supervisión de un adulto que esté informado sobre su condición.
  • Informe al maestro de su niño y la persona encargada de cuidarlo que él ha sufrido una convulsión. Proporcione instrucciones escritas de los pasos a seguir en caso que él sufra otra convulsión.

Lo que debe hacer si su niño sufre otra convulsión:

  • Ayúdelo a recostarse en una superficie plana y voltéelo sobre su costado o estómago. No trate de aguantarlo o restringir su movimiento.
  • No coloque ningún objeto dentro de la boca de su niño. Él no se puede tragar su propia lengua. Con mucho cuidado saque cualquier objeto dentro de la boca de su niño.
  • Aflójele cualquier prenda de ropa apretada.
  • Permanezca con su niño hasta que la convulsión termine.
  • Permita que descanse hasta que este totalmente despierto.
  • Tome el tiempo que dura la convulsión. Si dura 5 minutos o más, lleve a su niño a la sala de emergencia o llame al 911.

Comuníquese con su médico de cabecera sí:

  • Su niño tiene convulsiones incluso con el tratamiento.
  • Su niño se pellizca la ropa, se da palmadas en los labios, está inquieto pero no parece que se da cuenta de sus acciones.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el tratamiento de su niño.

Regrese a la sala de emergencia sí:

  • Su niño tiene convulsiones que duran más de 5 minutos.
  • Su niño tiene más de una convulsión y no está consciente entre una convulsión y otra.
  • Su niño no se despierta después de sufrir una convulsión.
  • Su niño no se comporta normalmente después una convulsión.
  • Su niño está muy débil y cansado, tiene el cuello rígido o no puede dejar de vomitar.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide