Skip to Content

Bronquitis Crónica

LO QUE NECESITA SABER:

La bronquitis crónica es una irritación e inflamación a largo plazo en las vías respiratorias en sus pulmones. La irritación podría dañar sus pulmones. Este daño pulmonar a menudo empeora con el tiempo y por lo general es permanente. La bronquitis crónica es parte de un grupo de enfermedades pulmonares llamada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al 911 por cualquiera de los siguientes:

  • Usted tiene dolor de pecho o presión nueva.
  • Usted se siente confundido, mareado o siente que se va a desmayar.
  • Usted tiene un color gris o azul en las partes blancas de sus uñas, dedos o labios que parece nuevo o peor de como era antes.

Busque cuidados inmediatos si:

  • Usted se cansa más fácilmente por estar tratando de conseguir aire.
  • La cantidad de color de sus flemas cambia o sus flemas se ponen demasiado duras para expulsarlas cuando usted tose.

Comuníquese con su proveedor de salud si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted usa sus inhaladores más frecuentemente.
  • Usted tiene una hinchazón nueva o más hinchazón en sus piernas, tobillos o abdomen.
  • A usted le falta el aire fácilmente cuando habla o cuando hace sus ejercicios o actividades habituales.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es probable que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los antibióticos se pueden administrar para ayudar a tratar o prevenir una infección causada por bacterias.
  • Los broncodilatadores ayudan a abrir sus vías respiratorias para que usted pueda respirar mejor. Su medicamento se administra en forma de vapor para que usted lo pueda inhalar y llegue a sus pulmones. También se puede administrar a través de un inhalador o una mascarilla conectada a una fuente de oxígeno. Pídale a su proveedor de salud que le muestre cómo usar el inhalador correctamente.

  • Los esteroides ayudan a disminuir la inflamación en su vía respiratoria para que usted pueda respirar más fácilmente.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Es probable que a usted lo envíen a su casa usando oxígeno:

Puede que usted necesite oxígeno adicional si su nivel de oxígeno en la sangre es más bajo de lo debido. A usted le explicarán cómo usar el oxígeno en casa.

Cómo usar un inhalador:

  • Agite bien el inhalador para asegurarse de que reciba la cantidad correcta de medicamento por inhalación. Quite la tapa de la boquilla de su inhalador. Si utiliza un espaciador, conecte su inhalador al extremo plano del espaciador.
  • Exhale la mayor cantidad de aire de sus pulmones como le sea posible. Coloque la boquilla en su boca pasando sus dientes y repósela en la parte superior de su lengua. No bloquee la abertura de la boquilla con su lengua.
  • Respire por la boca de manera lenta y constante. Al hacer esto, oprima el inhalador para liberar la dosis de medicamento. Termine de respirar lenta y profundamente mientras inhala el medicamento. Cuando sus pulmones estén llenos, sostenga la respiración por 10 segundos. Luego, exhale lentamente a través de labios fruncidos o por su nariz.
  • Si usted necesita tomar más bocanadas, espere por lo menos 1 minuto entre cada bocanada.
  • Enjuague su boca con agua después de usar el inhalador. Esto puede prevenir una infección en la boca o irritación.
  • Siga las instrucciones que vienen con el inhalador para limpiarlo. Limpie su inhalador por lo menos una vez por semana.

Maneras de ayudarlo a respirar mejor:

  • Respire profundo y tosa 10 veces cada hora. Esto disminuirá su riesgo de infección pulmonar. Respire profundamente y sostenga la respiración por el tiempo posible. Exhale y luego tosa fuertemente. Respirar profundo ayuda a abrir las vías respiratorias. Es probable que también le den un espirómetro de incentivo para ayudarle a respirar profundamente. Coloque la boquilla en sus labios y respire lento y profundo. Luego exhale y tosa. Repita estos pasos 10 veces por hora.
  • La respiración con los labios fruncidos se puede utilizar en cualquier momento que sienta dificultad para respirar. La respiración con los labios fruncidos puede ser especialmente útil antes de empezar una actividad:
    • Inhale a través de la nariz. Use los músculos de su abdomen para ayudar a llenar sus pulmones con aire.
    • Exhale lentamente a través de la boca con sus labios levemente fruncidos. Usted debe de hacer un silbido al exhalar.
    • Trate de tomar el doble de tiempo para exhalar tanto como al inhalar. Esto le ayuda a deshacerse de la mayor cantidad de aire de sus pulmones como sea posible.
    • Repita este ejercicio varias veces. Una vez que se acostumbra a hacer la respiración con los labios fruncidos, lo puede hacer en cualquier momento que usted necesita más aire.
      Breathe in Breathe out
  • La respiración diafragmática puede ayudar a fortalecer algunos de los músculos que usted usa para respirar:
    • Coloque una mano sobre su estómago justo debajo de sus costillas. Coloque la otra mano en el centro de su pecho sobre su esternón.
    • Inhale lentamente a través de su nariz, lo más profundamente que pueda.
    • Exhale lentamente a través de labios fruncidos. Al hacer esto, apriete los músculos de su estómago. Use su mano para empujar suavemente hacia adentro y hacia arriba mientras aprieta sus músculos.
    • La respiración diafragmática requiere práctica. Es posible que necesite practicar esto muchas veces al día. Poco a poco aumente la cantidad de tiempo que pasa en cada sesión de práctica.

Cuidados personales:

  • Eleve la parte superior de su cuerpo mientras duerme. Eso le ayudará a respirar más fácilmente. Usted puede usar cuñas de espuma o elevar la parte de la cabecera de la cama. Hay muchos artículos disponibles para ayudarle a elevar la parte superior de su cuerpo mientras duerme. Use un artículo que incline su cuerpo completo o doble su cuerpo a nivel de su cintura. El artículo no debe doblar su cuerpo a nivel de su espalda superior o cuello.
  • Prevenga el contagio de gérmenes:
    • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Tenga siempre a mano un gel antibacterial para su uso. Usted puede usar el gel para limpiarse las manos cuando no tenga acceso a agua ni jabón.
    • No se toque los ojos, nariz o boca al menos que se haya lavado las manos primero.
    • Cúbrase siempre la boca cuando tose. Tosa en una toalla desechable o use la manga de su camisa para así no propagar los gérmenes de sus manos.
    • Trate de evitar a las personas que estén resfriadas o tengan gripe. Si usted está enfermo, aléjese de otras personas lo más posible.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias pueden causar daños a los pulmones. No use cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo sin antes hablar con su proveedor de salud. Estos aún contienen nicotina. Pídale a su proveedor de salud información si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de hacerlo.
  • Evite todo lo que irrite sus pulmones. Evite ir a lugares de mucha altitud y lugares con humedad elevada. Permanezca adentro o cúbrase la boca y nariz con una bufanda cuando esté afuera durante la temporada fría. Quédese adentro en los días cuando la contaminación del aire o el conteo de polen están altos. No use aerosoles como desodorante, repelente para insectos y laca para el cabello.
  • Tome más líquidos. Esto le ayudará a mantener sus vías respiratorias humectadas y le ayudará a toser más efectivamente. Pregunte cuánto líquido tomar a diario y cuáles líquidos son mejores para usted.
  • Para prevenir influenza (gripe), todo adulto debería recibir recibirla anualmente, tan pronto esté disponible. La vacuna neumocócica se administra a personas de 65 años que corren un alto riesgo de padecer una enfermedad neumocócica, como la neumonía. Personas entre los 19 y 64 años con mayor riesgo para una enfermedad neumocócica, debería recibir la vacuna. Es posible que se necesite repetir la vacuna 5 años más tarde.

Programe una cita de seguimiento con su proveedor de salud según indicado:

Anote sus preguntas para que las recuerde durante sus citas de seguimiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide