Skip to Content

Hiperlipidemia

CUIDADO AMBULATORIO:

Hiperlipidemia

son los niveles altos de lípidos (grasa) en su sangre. Estos lípidos incluyen al colesterol o triglicéridos. Los lípidos son producidos por su cuerpo. También provienen de los alimentos que usted consume. Su cuerpo necesita lípidos para funcionar correctamente, pero los niveles altos aumentan su riesgo de enfermedad cardíaca, ataque al corazón y de un derrame cerebral.

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si:

  • Tiene alguno de los siguientes signos de un ataque cardíaco:
    • Estrujamiento, presión o tensión en su pecho
    • Usted también podría presentar alguno de los siguientes:
      • Malestar o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, abdomen, o brazo
      • Falta de aliento
      • Náuseas o vómitos
      • Desvanecimiento o sudor frío repentino
  • Usted tiene alguno de los siguientes signos de derrame cerebral:
    • Adormecimiento o caída de un lado de su cara
    • Debilidad en un brazo o una pierna
    • Confusión o debilidad para hablar
    • Mareos o dolor de cabeza intenso, o pérdida de la visión.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

puede incluir cambios en su estilo de vida para ayudarlo a disminuir los niveles de los lípidos. Su médico puede recomendarle que trabaje con un equipo para controlar la hiperlipidemia. El equipo puede incluir expertos médicos, como un dietista, un fisioterapeuta o un terapeuta del comportamiento. Los miembros de su familia pueden participar en la creación de cambios en el estilo de vida. Es posible que usted también necesite tomar medicamentos para disminuir sus niveles de lípidos. Algunos de los cambios en su estilo de vida que podrían ser necesarios incluyen los siguientes:

  • Mantenga un peso saludable. Pregúntele a su médico cuál es el peso ideal para usted. Pídale que lo ayude a crear un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso. La pérdida de peso puede disminuir sus niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Manténgase físicamente activo durante todo el día. La actividad física, como el ejercicio, reduce los niveles de colesterol y lo ayuda a mantener un peso saludable. Haga 30 minutos o más de ejercicio aeróbico, 4 a 6 días por semana. Puede dividir el ejercicio en cuatro entrenamientos de 10 minutos en vez de 30 minutos a la vez. Los ejemplos de ejercicios aeróbicos incluyen caminar a paso ligero, nadar o andar en bicicleta. Trabaje con su médico para planificar el mejor programa de ejercicios para usted. Incluya también entrenamiento de fuerza al menos 2 veces por semana. Sus médicos pueden ayudarle a crear un plan de actividad física.
    Entrenamiento de fuerza para adultos
    Familia diversa caminando como ejercicio
  • No fume. La nicotina y otros químicos de los cigarrillos y cigarros pueden aumentar el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Consuma alimentos saludables para el corazón. Un dietista o médico puede darle más información sobre planes de bajo contenido de sodio o el plan de alimentación DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión). El plan DASH es bajo en sodio, azúcar procesada, grasas dañinas y grasas totales. Es alto en potasio, calcio y fibra. Es alto en potasio, calcio y fibra. Estos se encuentran en las verduras, las frutas y los alimentos integrales. Las siguientes son formas de consumir más alimentos saludables para el corazón:

    • Reduzca la cantidad total de grasa que usted consume. Elija carnes magras, leche descremada o con 1% de grasa y productos lácteos bajos en grasa, como yogur y queso. Limite o evite el consumo de carne roja. La carne roja es alta en grasas y colesterol.
    • Sustituya las grasas no saludables por grasa saludables. Las grasas que no son saludables incluyen a las grasas saturadas, grasas transgénicas y el colesterol. Elija margarinas suaves que sean bajas en grasas saturadas y que tengan poca o nada de grasas transgénicas. Las grasas monoinsaturadas son grasas saludables. Estas se encuentran en el aceite de oliva, el aceite de canola, el aguacate y los frutos secos. Las grasas poliinsaturadas también son saludables. Estas se encuentran en el pescado, la linaza, las nueces y la soya.
    • Coma 5 o más porciones de frutas y verduras todos los días. Estas son bajas en calorías y grasas y son una buena fuente de vitaminas esenciales. Incluya las verduras de color verde oscuro, rojo y anaranjado. Los ejemplos incluyen espinaca, col rizada, brócoli y zanahorias.
    • Comer alimentos ricos en fibras. La fibra puede ayudar a bajar los niveles de colesterol. Elija alimentos de granos enteros y altos en fibra. Las buenas fuentes incluyen los panes integrales o los cereales, los frijoles, chícharos, frutas y verduras.

    • Limite el sodio (la sal) como se le haya indicado. Demasiado sodio puede afectar el equilibrio de líquidos y la presión arterial. Su médico le dirá qué cantidad de sodio y potasio es segura para el consumo en un día. Él puede recomendarle que limite el sodio a 2,300 mg al día. Su médico o un dietista pueden ayudarlo a encontrar maneras de limitar el sodio. Por ejemplo, si incluye sal mientras cocina, no añada más en la mesa. Revise las etiquetas para buscar alimentos bajos en sodio o sin sal agregada. Algunos alimentos bajos en sodio utilizan sales de potasio para añadir sabor. Demasiado potasio también puede causar problemas de salud.

  • Pregúntele a su médico si está bien que usted consuma alcohol. El alcohol puede aumentar su presión arterial y los niveles de triglicéridos. Su médico puede decirle cuántas bebidas puede tomar en 24 horas y en 1 semana. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Es posible que necesite regresar para que le realicen más exámenes. Su médico podría referirlo a un nutriólogo. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Hiperlipidemia (Ambulatory Care)

Associated drugs

Medicine.com Guides (External)

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.