Skip to Content
Reach blood sugar goals with long-acting insulin. Go >

Diabetes Tipo 2 En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

La diabetes tipo 2

es una enfermedad que afecta la manera en que el cuerpo de su niño utiliza la glucosa (azúcar). Generalmente, cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta, el páncreas produce más insulina. La insulina ayuda al cuerpo a extraer el azúcar de la sangre con el fin de usarla como fuente de energía. La diabetes mellitus tipo 2 se desarrolla ya sea porque el cuerpo no puede producir suficiente insulina, o es incapaz de usarla adecuadamente. Después de muchos años, el páncreas de su niño podría dejar de producir insulina.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Más hambre o sed de lo usual
  • Orina con frecuencia
  • Pérdida de peso involuntaria

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo tiene un nivel bajo de azúcar en sangre que no mejora con tratamiento.
  • El nivel de azúcar en la sangre de su niño está por encima de 240 mg/dL y no baja después de recibir una dosis de insulina.
  • Su hijo tiene cetonas.
  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene náuseas o vomita y no puede retener los alimentos o líquidos en el estómago.
  • Su hijo tiene síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre, tales como dificultad para pensar, sudoración y latidos cardíacos fuertes.
  • Su hijo tiene visión borrosa o ve doble.
  • El aliento de su niño tiene un olor dulce como a frutas o la respiración de su niño es profunda y difícil.
  • Los latidos del corazón de su niño son rápidos y débiles.

Consulte con su médico sí:

  • Los niveles de azúcar en la sangre de su hijo son superiores a las metas fijadas.
  • Su niño tiene bajos niveles de azúcar en sangre frecuentemente.
  • Su hijo tiene dolor abdominal, diarrea, o está vomitando.
  • Su hijo tiene los brazos o piernas entumecidos.
  • Su hijo tiene parches rojos y cálidos en la piel o una herida que no sana.
  • Su hijo se irrita con facilidad.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

El tratamiento para la diabetes tipo 2

incluye seguir el plan alimenticio de su niño y asegurarse de que se ejercite regularmente. La meta es mantener el azúcar en la sangre de su niño en un nivel normal. Es posible que su hijo también deba recibir medicamentos por vía oral o insulina si los niveles de azúcar en sangre no se pueden controlar con alimentación y ejercicio.

Revise los niveles de azúcar en la sangre de su niño según las indicaciones:

Le enseñarán cómo revisar una pequeña gota de sangre en un monitor de glucosa (glucómetro). Es posible que necesite revisar el nivel de azúcar en la sangre de su niño por lo menos 3 veces al día. Pregúntele a su médico cuándo y con qué frecuencia usted debe de revisar los niveles durante el día o la noche. Antes de las comidas , el nivel de azúcar en la sangre de su hijo debe estar entre 90 y 130 mg/dL. A la hora de acostarse , debe estar entre 90 y 150 mg/dL. Es posible que usted deba controlar las cetonas en la orina o sangre de su niño en caso de que sus niveles estén más altos de lo indicado. Anote los resultados y muéstreselos al médico de su niño. Puede que él utilice los resultados para realizar modificaciones en la medicación y la alimentación de su niño o los horarios en que su niño hace ejercicio.

Como revisar su nivel de azúcar en la sangre

Instrucciones para la escuela donde asiste el niño:

Asegúrese de que los maestros de su niño sepan que él tiene diabetes. Proporcione instrucciones por escrito indicando lo que se debe hacer si su niño presenta síntomas de niveles de azúcar en la sangre altos o niveles muy bajos mientras se encuentra en la escuela.

Ayude a su niño a mantener un peso saludable:

Pregúntele al médico cuánto debe pesar su niño. Mantener un peso saludable puede ayudar a controlar la diabetes del niño. Solicite al médico de su niño que le ayude a elaborar un plan para que su niño baje de peso en caso de que tenga sobrepeso. El médico puede ayudar a su niño a establecer metas de pérdida de peso razonables.

Siga el plan de alimentación de su niño:

Un dietista lo ayudará a diseñar un plan de alimentación que ayudará a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre de su niño. No permita que su niño se salte comidas. Su nivel de azúcar en sangre podría descender excesivamente si se administra insulina sin comer.

  • Mantenga un registro de los carbohidratos (alimentos dulces o de almidón). El nivel de azúcar en la sangre de su niño puede subir en exceso si come demasiados carbohidratos. Su dietista lo ayudará a planificar comidas y refrigerios que tengan la cantidad adecuada de carbohidratos.
  • Proporcione a su niño alimentos bajos en grasas y sodio. Unos ejemplos de alimentos bajos en grasas son la carne magra, pescado, pollo o pavo sin piel y leche descremada. Limite alimentos altos en sodio, tales como papas de paquete y sopas. No añada sal a la comida que usted prepare. Limite el uso de sal de mesa para su niño.
  • Proporcione a su niño alimentos con alto contenido de fibra. Los alimentos que son una buena fuente de fibras incluyen las verduras, el pan integral y los frijoles.

Haga que el niño se ejercite como le indiquen:

El ejercicio puede ayudar a que el nivel de azúcar de su niño se mantenga estable. Anime a su niño a hacer una actividad física por lo menos 60 minutos la mayoría de los días de la semana. Colabore con el médico de su niño para diseñar un plan de ejercicios.

  • Revise el nivel de azúcar en la sangre de su niño antes y después de que su niño haga actividad física. Puede que los médicos le sugieran que cambie la cantidad de insulina que se administra su hijo o los alimentos que consume. Si su nivel de azúcar en la sangre es alto, controle la sangre u orina de su hijo para ver si tiene cetonas antes de hacer ejercicio. No deje que su niño haga actividad física si el nivel de azúcar en la sangre es alto y su hijo tiene cetonas.
  • Si el nivel de azúcar en la sangre de su niño es inferior a 100 mg/dL, dele un refrigerio de carbohidratos antes del ejercicio. Por ejemplo 4 a 6 galletas de soda, 1/2 banano, 1 taza (8 onzas) de leche, medio vaso (4 onzas) de jugo. Asegúrese de que su niño tome agua o líquidos que no contengan azúcar antes, durante y después de la actividad física. Pregunte a su dietista o médico qué líquidos debe tomar su niño cuando hace ejercicio.

Pregunte sobre las vacunas:

Su hijo corre un mayor riesgo de tener una enfermedad grave si contrae la gripe o neumonía. Pregúntele al pediatra si su niño debe ser vacunado contra la gripe o neumonía y cuándo debe recibir la vacuna.

No fume cerca de su hijo:

No deje que otros fumen cerca de su niño. No permita que su hijo mayor fume. La nicotina y otros químicos contenidos en los cigarrillos y cigarros pueden causar daño a sus pulmones y el corazón. El humo del cigarrillo puede empeorar los problemas que ocurren con la diabetes. Pídale al médico más información si usted o su niño fuman actualmente y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de que usted o su niño usen estos productos.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Es probable que su niño necesite volver a que le revisen su A1c por lo menos dos veces al año. También puede necesitar que le revisen su presión arterial, colesterol ojos y pies.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide