Skip to Content

Diabetes Tipo 2 En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

La diabetes tipo 2

es una enfermedad que afecta la manera en que el cuerpo de su niño utiliza la glucosa (azúcar). Generalmente, cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta, el páncreas produce más insulina. La insulina ayuda al cuerpo a extraer el azúcar de la sangre con el fin de usarla como fuente de energía. La diabetes mellitus tipo 2 se desarrolla ya sea porque el cuerpo no puede producir suficiente insulina, o es incapaz de usarla adecuadamente. La diabetes no tiene cura, pero sí puede controlarse.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

Su hijo podría tener niveles altos de azúcar en la sangre por mucho tiempo antes de que aparezcan los síntomas. Su hijo podría no tener síntomas o podría tener cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Más hambre o sed de lo usual
  • Orina con frecuencia
  • Sentirse cansado
  • Visión borrosa
  • Sensación de hormigueo, entumecimiento o dolor en las manos o los pies

Tratamiento:

La diabetes tipo 2 se trata con cambios en el estilo de vida, medicamentos por vía oral e insulina.

  • El objetivo es ayudar a controlar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Además, el objetivo es disminuir o retrasar las complicaciones de la diabetes como la neuropatía y la retinopatía. La diabetes tipo 2 pueden causar complicaciones en los niños antes que en los adultos.
  • El médico de su hijo decidirá qué tratamiento es el adecuado para él. Algunos niños pueden controlar los niveles de azúcar en la sangre con un plan de alimentación y ejercicios. Su hijo puede comenzar recibiendo inyecciones de insulina. La insulina se administra si no está claro si su hijo tiene diabetes tipo 1 o tipo 2. La insulina también se administra si el azúcar en la sangre de su hijo está por encima de los 250 mg/dl o si la A1c está por encima del 8.5%. En cambio, a su hijo se le puede administrar un medicamento por vía oral. Este medicamento le ayudará al cuerpo a utilizar correctamente la insulina que se hace naturalmente. Su hijo puede necesitar insulina y el medicamento por vía oral para controlar sus niveles de azúcar en la sangre.
  • Su hijo tendrá un equipo de cuidado de la diabetes. Su equipo de atención puede incluir médicos, enfermeras especializadas y asistentes médicos. También puede incluir enfermeras, dietistas, especialistas en ejercicio, farmacéuticos y un dentista. Usted, su hijo y otros miembros de la familia también serán parte del equipo. El equipo establecerá metas y hará planes para manejar la diabetes y otros problemas de salud. Los planes y las metas serán específicos de las necesidades de su hijo.

Comuníquese inmediatamente con el equipo de atención de su hijo si:

  • Su hijo tiene un nivel bajo de azúcar en sangre que no mejora con tratamiento.
  • El nivel de azúcar en la sangre de su niño está por encima de 240 mg/dL y no baja después de recibir una dosis de insulina.
  • Su hijo tiene cetonas en la sangre u orina.
  • Su hijo tiene fiebre .
  • Su hijo tiene náuseas o vomita y no puede retener los alimentos o líquidos en el estómago.
  • Su hijo tiene síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre, tales como dificultad para pensar, sudoración y latidos cardíacos fuertes.
  • Su hijo tiene visión borrosa o ve doble.
  • El aliento de su hijo tiene un olor dulce como a frutas o su respiración es profunda y difícil.
  • Los latidos del corazón de su niño son rápidos y débiles.

Consulte con su médico sí:

  • Los niveles de azúcar en la sangre de su hijo son superiores a las metas fijadas.
  • Su hijo tiene niveles de azúcar en la sangre demasiado bajos con frecuencia.
  • Su hijo tiene dolor abdominal, diarrea, o está vomitando.
  • Su hijo tiene los brazos o piernas entumecidos.
  • Su hijo tiene parches rojos y cálidos en la piel o una herida que no sana.
  • Su hijo se irrita con facilidad.
  • Su hijo se siente ansioso o deprimido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Educación sobre la diabetes:

La educación sobre la diabetes se iniciará inmediatamente. Los miembros del equipo de su hijo les enseñarán a usted y a su hijo lo siguiente:

  • Cómo comprobar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo: Usted y su hijo aprenderán lo que debe ser su nivel de azúcar en la sangre. Se le dará información sobre cuándo comprobar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Le enseñarán qué hacer si el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto o demasiado bajo. Anote los horarios de las comprobaciones y los niveles de azúcar en la sangre de su hijo. Lleve los registros a todas las citas de control.
  • Acerca de la insulina: A usted, su hijo y su familia les enseñarán cómo preparar y administrar la insulina. Aprenderá cuánta insulina necesita su hijo y en qué momento inyectarla. Se le enseñará cuándo no administrar la insulina. También le enseñarán cómo desechar las agujas y jeringas.
  • Acerca de la nutrición: Un dietista lo ayudará a armar un plan de alimentación que ayudará a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Usted aprenderá cómo la comida afecta los niveles de azúcar en la sangre de su hijo. También aprenderá a realizar un seguimiento del azúcar y los alimentos que contienen almidón (carbohidratos). No permita que su niño se salte comidas. Los niveles de azúcar en la sangre pueden disminuir mucho si su hijo ha recibido insulina y no come.
  • Ejercicio y diabetes: Usted y su hijo aprenderán por qué el ejercicio es importante. Se hará un plan para el ejercicio de su hijo. El médico de su hijo le indicará cuál es el peso saludable de su hijo. Los ayudará a usted y a su hijo a hacer un plan para llegar a ese peso y permanecer allí. Anime a su hijo a hacer actividad física durante por lo menos 60 minutos la mayoría de los días de la semana. Ayude a que su hijo haga actividades 3 días cada semana que fortalezcan sus músculos y huesos.

Nutrición de su niño:

Un dietista los ayudará a usted y a su hijo a crear un plan de alimentación. El plan ayudará a que el nivel de azúcar en la sangre de su hijo se mantenga estable. Ayude a su hijo a tomar las mejores decisiones al elegir los alimentos. Los siguientes son consejos que le ayudarán en la alimentación de su hijo:

  • Mantenga un registro de los carbohidratos (alimentos dulces o de almidón). El nivel de azúcar en la sangre de su niño puede subir en exceso si come demasiados carbohidratos. Su dietista lo ayudará a planificar comidas y refrigerios que tengan la cantidad adecuada de carbohidratos.
  • Proporcione a su niño alimentos bajos en grasas y sodio. Unos ejemplos de alimentos bajos en grasas son la carne magra, pescado, pollo o pavo sin piel y leche descremada. Limite alimentos altos en sodio, tales como papas de paquete y sopas. No añada sal a la comida que usted prepare. Limite el uso de sal de mesa para su niño.

  • Proporcione a su niño alimentos con alto contenido de fibra. Los alimentos que son una buena fuente de fibras incluyen las verduras, el pan integral y los frijoles.

Ayude a su hijo a manejar la diabetes tipo 2:

  • Asegúrese de que su niño siempre lleve una medalla de identificación de alerta médica o lleve consigo una tarjeta que indique que tiene diabetes. Pregunte al médico de su niño dónde usted puede conseguir esos artículos.
  • Proporcione instrucciones a la escuela y a los cuidadores de su hijo. Asegúrese de que los maestros y cuidadores de su hijo sepan que tiene diabetes. Proporcione instrucciones por escrito indicando lo que se debe hacer si su hijo presenta síntomas de niveles de azúcar en la sangre altos o bajos.
  • No fume alrededor de su niño. No deje que otros fumen cerca de su niño. No permita que su hijo mayor fume. La nicotina y otros químicos contenidos en los cigarrillos y cigarros pueden causar daño a sus pulmones y el corazón. El humo del cigarrillo puede empeorar los problemas que ocurren con la diabetes. Pídale al médico más información si usted o su niño fuman actualmente y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de que usted o su niño usen estos productos.
  • Pregunte sobre las vacunas. Su hijo corre un mayor riesgo de tener una enfermedad grave si contrae la gripe o neumonía. Pregúntele al pediatra si su niño debe ser vacunado contra la gripe o neumonía y cuándo debe recibir la vacuna.

Programe una cita con el médico de su hijo como se le haya indicado:

Su hijo deberá regresar para controlar su A1c. El equipo de atención se asegurará de que el tratamiento esté funcionando. Podría ser necesario cambiar el tratamiento de su hijo. Anote las preguntas que usted y su hijo para que no se olvide de hacerlas durante sus citas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Learn more about Diabetes Tipo 2 En Niños (Ambulatory Care)

Associated drugs

Hide