Skip to Content

Convulsión No Epiléptica

CUIDADO AMBULATORIO:

Una convulsión no epiléptica (CNE)

es un conjunto de síntomas que se presentan durante un breve período de tiempo y alteran la manera en que usted se mueve, piensa o siente. Las convulsiones no epilépticas se parecen a las convulsiones epilépticas, con la diferencia de que no se producen cambios eléctricos en el cerebro. Una convulsión no epiléptica es una reacción del organismo a un grado muy elevado de estrés mental. Algunos factores desencadenantes comunes son la depresión, las alucinaciones, las lesiones leves en la cabeza y el abuso sexual o físico. Una convulsión no epiléptica es una condición grave. Se debe hacer un diagnóstico y la persona debe recibir tratamiento en forma temprana para evitar que se produzcan otros problemas en el futuro.

Los signos y síntomas comunes incluyen los siguientes:

  • Espasmos musculares en los brazos o las piernas que duran más de 2 minutos
  • Llanto, gritos o sollozos
  • Cabeza, cuello y columna vertebral doblados hacia atrás
  • Movimiento de la cabeza de un lado a otro
  • Movimientos bruscos o fuertes de las caderas
  • Reacciones o movimientos violentos, como golpear las paredes o romper los muebles
  • Morderse la lengua

Llame al 911 al presentar cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted siente dolor, opresión o presión en el pecho que se propaga a sus hombros, brazos, mandíbula, cuello o espalda.
  • Usted tiene dificultad para respirar y sus labios, uñas o rostro se ponen de color azulado.
  • Usted tuvo una convulsión que duró más de 5 minutos.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted siente que se va a desmayar o está demasiado mareado como para ponerse de pie.
  • Usted se lastimó durante o después de una convulsión.
  • Usted considera la posibilidad de hacerse daño o quitarse la vida o de lastimar o matar a otra persona.

Comuníquese con su proveedor de salud si:

  • Usted está deprimido y siente que no puede hacer frente a su enfermedad.
  • Usted está confundido o no puede pensar con claridad.
  • Usted presenta nuevos síntomas que no tenía en su última consulta médica.
  • Usted tiene alguna pregunta o inquietud acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para las convulsiones no epiléptica

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Los medicamentos para la ansiedad le ayudan a tranquilizarse y relajarse.
  • Los antidepresivos contribuyen a aliviar los síntomas de la depresión.
  • La terapia cognitivo-conductual le ayuda a aprender a enfrentar los objetos o situaciones que teme, poco a poco y con cuidado. También aprenderá a controlar sus reacciones mentales y físicas cuando tiene miedo.
  • La psicoterapia es terapia con los integrantes de su familia o las personas que tienen una relación estrecha con usted.

Medidas de seguridad después de una convulsión:

  • No maneje hasta que su proveedor de salud le autorice para hacerlo.
  • No opere maquinaria pesada ni peligrosa durante 6 meses, como mínimo.
  • No practique la natación, buceo ni alpinismo durante 3 meses o según le indiquen.
  • Adopte hábitos saludables para evitar otra convulsión. No consuma bebidas alcohólicas. Coma alimentos saludables, haga ejercicio en forma regular y reduzca la tensión nerviosa. Trate de dormir lo suficiente.
  • Comunique a sus amigos, familiares y compañeros de trabajo que usted ha sufrido una convulsión. Déles instrucciones por escrito sobre qué hacer si tiene otra convulsión.

Programe una cita de seguimiento con su proveedor de salud según le indiquen:

Es posible que su proveedor de salud le recomiende un terapeuta o psicólogo. Anote las preguntas que tenga para no olvidarse de hacerlas durante las consultas.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide