Skip to Content

Trastorno De Ansiedad Por Separación

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el trastorno de ansiedad por separación?

El trastorno de ansiedad por separación es una afección que hace que su hijo se sienta ansioso. La ansiedad tiene lugar cuando él se separa de algo familiar. Algunos ejemplos de cosas familiares son los padres o quienes lo cuidan regularmente, y el hogar del niño. La ansiedad por separación es normal en el caso de los niños de 6 a 30 meses de vida. Su hijo puede tener este trastorno si los síntomas se extienden más allá de los 30 meses. Su niño también puede presentar este trastorno si los síntomas no mejoran cuando su hijo crece. El trastorno de ansiedad por separación puede ocurrir también en niños mayores, entre los 4 y los 12 años de edad.

¿Qué aumenta el riesgo de que mi hijo sufra trastorno de ansiedad por separación?

No se conoce la causa del trastorno de ansiedad por separación. Esto puede aparecer después de un mayor estrés en la vida de su niño. Algunos ejemplos son la pérdida o enfermedad de un ser querido, el divorcio de los padres o mudarse a un nuevo lugar. Los siguientes también puede aumentar el riesgo de su niño:

  • Un familiar cercano tiene ansiedad, pánico o un trastorno depresivo
  • Que su madre haya fumado, consumido drogas o bebido alcohol durante el embarazo
  • Bajo peso al nacer
  • Estar en un hogar de crianza temporal
  • Padres o personas que lo cuidan excesivamente cuidadosos o preocupados

¿Cuáles son los signos y síntomas del trastorno de ansiedad por separación?

Los síntomas del trastorno de ansiedad por separación duran más de 4 semanas. Los signos y síntomas suelen aparecer cuando el niño se aleja de una persona o un lugar familiares, o antes de acostarse. El trastorno de ansiedad por separación impide que su hijo haga sus actividades diarias. Su niño puede tener un rendimiento escolar deficiente. Es posible que su hijo también presente cualquiera de los siguientes:

  • Su niño se preocupa de perderlo a usted o a otro ser querido. El niño puede preocuparse por sentir que usted sufrirá un accidente o se enfermará. Es posible que su hijo siempre quiera saber dónde está usted. Él puede llamarlo por teléfono frecuentemente cuando usted esté lejos.
  • Su hijo no quiere irse de su casa. Él puede negarse a ir a la escuela y simular estar enfermo. Es posible que él no quiera hacer actividades lejos de su hogar. Su niño puede negarse a pasar tiempo con amigos o hacer otras actividades sociales. Es posible que prefiera pasar tiempo con usted. Su niño puede negarse a dormir fuera de su casa. Quizás se preocupe a menudo por sentir que se perderá o que lo secuestrarán.
  • Su hijo tiene temor de estar solo. Es posible que su hijo se aferre a usted o lo siga dondequiera que usted vaya. Su niño puede negarse a ir a dormir solo. Es posible que insista en que usted se quede con él hasta que él se duerma. Durante la noche, puede que el niño vaya a la cama donde usted duerme o que duerma fuera de su habitación al lado de la puerta. Posiblemente su hijo le diga que ve personas o criaturas tenebrosas. Él puede decirle que estas cosas desaparecen cuando usted está allí.
  • Su hijo tiene pesadillas sobre estar lejos de usted. Él puede soñar cosas de peligro, daños o muerte que lo afectan a usted o a un ser querido.
  • Su hijo tiene síntomas físicos cuando ocurre una separación o se anticipa una separación. Estos pueden incluir dolores estomacales, náuseas o vómito. Él puede también quejarse de dolores de cabeza, latidos cardíacos acelerados o palpitaciones, mareo o sensación de desmayo.

¿Cómo se diagnostica el trastorno de ansiedad por separación?

El médico de su niño preguntará acerca del comportamiento y los temores de su niño. También puede preguntar durante cuánto tiempo su hijo ha tenido estos comportamientos. Él también puede preguntar cómo se desempeña su niño en la escuela y en otras actividades. Infórmele al médico si algún otro familiar ha tenido trastornos de ansiedad u otros problemas de salud mental.

¿Cómo se trata el trastorno de ansiedad por separación?

El tratamiento temprano puede ayudar a evitar que el trastorno de su hijo empeore. También puede ayudar a prevenir otros problemas de salud mental, como la depresión. Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes:

  • La terapia o consejería ayuda a su niño a comprender su ansiedad y controlar sus pensamientos negativos. También pueden enseñarle maneras de relajarse, como la respiración profunda y la relajación muscular. Además, pueden asistir usted, otros familiares, las personas que lo cuidan o los docentes de su hijo.
  • Medicamentos, se pueden usar para ayudar a que su niño se sienta menos nervioso, ansioso o deprimido.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo?

  • Trate de dejar al niño con personas que él conozca. No cambie al niñero, en la medida de lo posible. Si usted tiene que cambiar de niñero, invítelo a pasar tiempo con su niño mientras usted esté allí. Si su hijo debe comenzar a asistir a una guardería, vayan a la guardería un par de veces juntos antes de dejarlo allí.
  • Cree una rutina con su hijo. Dígale a su hijo que usted volverá. Manténgase en calma y trate de no demostrar que está triste o ansioso. Váyase rápidamente después de saludarlo. Los niños se ponen más molestos cuando tienen sueño o hambre. Si es posible, váyase después de que su hijo haya comido o dormido una siesta.
  • Pídales a las personas que lo cuidan o a los docentes que lo distraigan en el momento en el que usted se va. Pídales a las personas que lo cuidan o los docentes que comiencen una nueva actividad. También pueden darle al niño su juguete favorito para que juegue.
  • Cumpla las promesas que le hace a su hijo. Vuelva cuando dijo que lo haría. Esto ayudará a que su hijo confíe en usted. También ayudará a disminuir la ansiedad de su hijo.
  • Ayude a su niño a practicar respiración profunda. La respiración profunda puede ayudar a su niño a relajarse cuando esté ansioso. Su hijo debe aprender a respirar lenta y profundamente varias veces al día o antes de que usted tenga que alejarse de él. Dígale a su niño que inspire por la nariz y expulse el aire por la boca.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su niño tiene dolor de pecho, opresión o pesadez que pueden llegar a extenderse hacia los hombros, los brazos, la mandíbula, el cuello o la espalda
  • Su niño dice que quiere lastimarse a sí mismo o a alguien más.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Los síntomas de su niño empeoran o no mejoran con el tratamiento.
  • Su hijo tiene síntomas nuevos o peores.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide