Skip to Content

Anemia Hemolítica

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la anemia hemolítica?

La anemia hemolítica es una condición que hace que los glóbulos rojos mueran más pronto que lo normal. La médula ósea no puede producir glóbulos rojos nuevos con la suficiente velocidad para reemplazar a los que murieron. La anemia hemolítica puede ser un problema de corta o larga duración.

¿Qué causa la anemia hemolítica?

  • Por una enfermedad con la cual usted nació, como anemia de células falciformes o talasemia
  • Por ciertos medicamentos, como antibióticos, antipalúdicos o acetaminofén
  • La exposición a ciertos químicos, como el arsénico y el plomo
  • Un trastorno inmunológico como la artritis reumatoidea o el lupus
  • Por tener un órgano trasplantado
  • Un trasplante de médula ósea o de células madres, o una transfusión de sangre, o diálisis
  • Por tener un dispositivo artificial como una válvula en el corazón
  • Una infección como la mononucleosis o la hepatitis
  • Por ciertos cánceres como la leucemia o linfoma

¿Cuáles son los signos y síntomas de la anemia hemolítica?

  • Sensación de cansancio y debilidad
  • Mareos o dificultad para pensar claramente
  • Falta de aliento fuera de lo normal al hacer ejercicio
  • Latido cardíaco más rápido que lo acostumbrado
  • Piel pálida
  • Piel y ojos amarillos, y orina oscura

¿Cómo se diagnostica y se trata la anemia hemolítica?

Su médico le preguntará acerca de su historial médico y lo examinará. También puede necesitar un análisis de sangre para que su médico sepa su nivel de glóbulos rojos. Su tratamiento depende de la causa de su anemia hemolítica. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Medicamentos pueden administrarse para ayudar a estimular a la médula ósea para que produzca nuevos glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Las plaquetas son la parte pegajosa de la sangre que ayuda a formar coágulos para detener el sangrado. También puede necesitar medicamentos para evitar que el cuerpo ataque a su propia médula ósea. Esto puede ayudar a que la médula ósea produzca más células sanguíneas.
  • Una transfusión de sangre puede ser necesaria para reemplazar la sangre que ha perdido. Es posible que necesite más de una transfusión.
  • Un trasplante de médula ósea o células madre es un procedimiento que se usa para reemplazar las células madre por células sanas. Las células madre son la parte de la médula ósea que produce glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Las células madre transplantadas regresan a la médula ósea, crecen y empiezan a producir nuevas células sanguíneas.
  • Cirugía puede realizarse para extirpar el bazo si se agranda demasiado. El bazo puede agrandarse al esforzarse más en eliminar los glóbulos rojos que se han desintegrado. A medida que el bazo se agranda, se desintegran más glóbulos rojos.

¿Qué puedo hacer para manejar la anemia hemolítica?

  • Descanse el mayor tiempo posible. La anemia hemolítica puede hacer que usted se sienta más cansado de lo usual.
  • Consuma alimentos saludables y variados. Esto podría ayudar a que usted tenga más energía y se recupere más pronto. Los alimentos saludables incluyen fruta, vegetales, panes integrales, productos lácteos bajo en grasa, frijoles, carnes sin grasa, y pescado. Consulte con su médico si usted necesita seguir una dieta especial.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregúntele al médico cuánto líquido debe tomar y qué líquidos son mejores para usted. Para la mayoría de las personas, los líquidos más adecuados son agua, jugo y leche.
  • Ejercítese según indicaciones. Consulte con su médico acerca de cuál es el mejor régimen de ejercicio para usted. El ejercicio podría reducir su presión sanguínea y podría mejorar su salud.

Llame al 911 si presenta:

  • Usted tiene dolor en el pecho.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene falta de aliento incluso cuando descansa.
  • Usted tiene dificultad para pensar con claridad.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tienen fiebre, dolores musculares, tos o dolor de garganta.
  • Usted tiene signos de infección como enrojecimiento, dolor, o inflamación en cualquier lugar de su cuerpo.
  • Usted tiene comezón, hinchazón o sarpullido en su piel. Su medicamento puede estar provocando estos síntomas.
  • Usted orina con sangre.
  • Usted está mareado o más cansado de lo usual.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide