Skip to Content

Parálisis De Bell

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la parálisis de Bell?

La parálisis de Bell es un debilitamiento o parálisis que se presenta súbitamente en un lado de la cara. La parálisis ocurre cuando el nervio que controla los músculos del rostro se inflama o se irrita.

¿Cuáles son las causas de la parálisis de Bell?

No se sabe con certeza cuál es la causa de la inflamación del nervio facial que conduce a la parálisis de Bell. Es posible que el virus del herpes simple cause la inflamación del nervio. Los virus que provocan los resfríos y la gripe pueden aumentar el riesgo de que tenga parálisis de Bell. El riesgo también es mayor si está embarazada o tiene diabetes.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la parálisis de Bell?

Es posible que sienta dolor alrededor de un oído 1 o 2 días antes de presentar otros síntomas. Unos días más tarde puede experimentar debilidad en el mismo lado del rostro donde sintió el dolor de oído. A menudo los síntomas empeoran a lo largo de los siguientes días. La parálisis de Bell por lo general dura entre 2 y 3 semanas, aunque puede durar varios meses. Puede presentar cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Debilidad o parálisis en un lado del rostro
  • Caída de un lado del rostro
  • Dificultad para cerrar el ojo del lado afectado del rostro
  • Mayor sensibilidad con la audición en el lado afectado
  • Adormecimiento o dolor en el oído, la lengua o la cara
  • Menor producción de lágrimas y saliva
  • Pérdida del gusto con la parte delantera de la lengua
  • Dificultad para masticar los alimentos

¿Cómo se diagnostica la parálisis de Bell?

Su médico examinará cómo mueve las distintas partes del rostro. Es posible que también le haga una electromiografía o EMG. Esta prueba mide la actividad eléctrica de los músculos. Una EMG también examina los nervios que controlan los músculos.

¿Cómo se trata la parálisis de Bell?

La parálisis de Bell a menudo desaparece sin necesidad de tratamiento. Algunos tratamientos pueden ayudarle a mejorar más rápido o evitar otros problemas que pueden ser el resultado de la parálisis de Bell.

  • Cuidado del ojo podría ser necesario si le cuesta parpadear o cerrar el ojo. Use lágrimas artificiales durante el día para mantener el ojo humectado. El médico podría recomendarle que se aplique un ungüento en el ojo durante la noche. Es posible que deba además cubrirse el ojo con un parche o con cinta para mantenerlo cerrado mientras duerme. Esto ayudará a que no se seque ni se infecte. Use lentes oscuros para proteger el ojo de la luz solar directa. Evite los sitios donde hay vapores, polvo u otras partículas en el aire que podrían lastimarle el ojo.
  • Es posible que le receten un medicamento para bajar la inflamación y calmar la irritación del nervio facial. Su médico podría recetarle un medicamento antiviral si cree que la parálisis de Bell es causada por un virus. Su médico podría sugerirle que tome acetaminofén o ibuprofeno para aliviar el dolor. Estos medicamentos están disponibles sin receta médica. Pregunte cuál debería tomar y qué dosis necesita. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede dañar el hígado y el ibuprofeno puede causar sangrado estomacal o daño en los riñones.
  • Fisioterapia podría ser recomendado por su médico. Un fisioterapeuta puede enseñarle a masajearse el rostro y ejercitar los nervios y los músculos faciales. Es posible que esto contribuya a que se mejore más rápidamente y a evitar que tenga problemas a largo plazo. Usted podrá hacer los ejercicios por su cuenta cuando comience a recobrar el movimiento en el rostro. Abra y cierre el ojo, guíñelo y sonríase de oreja a oreja. Haga los ejercicios durante 15 o 20 minutos varias veces al día.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • El ojo se le pone rojo, se le irrita o le duele.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata o llamar al 911?

  • Le surge debilidad o pierde la sensación en un lado del cuerpo (aparte del rostro).
  • Ve doble o pierde la vista en un ojo.
  • Usted tiene dificultad para pensar con claridad.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide