Skip to Content

La Epilepsia Y El Embarazo

LO QUE NECESITA SABER:

Las mujeres que sufren de epilepsia pueden tener un embarazo seguro y saludable. La epilepsia y el medicamento para la epilepsia podrían dificultar que usted quede embarazada. La epilepsia y el medicamento para la epilepsia también podrían dificultar que usted pueda manejar su embarazo. El embarazo podría provocarle un aumento o una disminución en la cantidad de convulsiones que usted tenga. La planeación cuidadosa con su médico puede disminuir los riesgos para usted y para su bebé.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Pídale a alguien que llame al 911 para cualquiera de lo siguiente:

  • Usted tiene una convulsión durante el embarazo.
  • Su convulsión dura más de 5 minutos.
  • Usted tiene dificultad para respirar o deja de respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene una segunda convulsión que sucede dentro de las 24 horas después de la primera.
  • Usted sufre una lesión durante una convulsión.
  • Después de una convulsión, usted está confundida por más tiempo de lo normal.
  • Usted tiene sangrado vaginal o contracciones.
  • Usted no siente que su bebé se mueve.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene dificultad para dormir o controlar el estrés.
  • Usted tiene náusea o está vomitando y no puede tomar su medicamento.
  • Sus convulsiones suceden con mayor frecuencia.
  • Usted se deprime o tiene cambios en su estado de ánimo.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Cuidado personal durante el embarazo:

  • Tome su medicamento para la epilepsia cada día a la misma hora. No omita ninguna dosis. El uso correcto de su medicamento disminuirá su riesgo de una convulsión durante el embarazo.
  • Tome ácido fólico y vitaminas prenatales como se le indique. El medicamento para la epilepsia podría disminuir la cantidad de ácido fólico en su cuerpo. El ácido fólico podría disminuir el riesgo de su bebé de tener defectos de nacimiento. Es posible que usted necesite una dosis más grande los primeros 3 meses de embarazo.
  • Cumpla con todas sus citas para los exámenes de sangre. Los exámenes de sangre ayudarán a su médico a decidir qué dosis de medicamento para la epilepsia usted necesita. La dosis correcta evitará convulsiones y defectos de nacimiento a su bebé. Es posible que su médico necesite cambiar la dosis de su medicamento con frecuencia durante su embarazo.
  • No tome alcohol ni use drogas. Esto podría dañar a su bebé y aumentar su riesgo de convulsiones.
  • Obtenga cuidado prenatal como se le indique. Los ultrasonidos regulares ayudarán a monitorear a su bebé. Es posible que usted necesite otros exámenes para revisar si hay problemas con el corazón o el sistema nervioso de su bebé. Estos problemas pueden ser provocados por la epilepsia o por el medicamento para la epilepsia. Estos exámenes ayudarán a su médico a crear un plan de parto y de cuidado seguros para usted y su bebé.
  • Descanse lo suficiente. La falta de sueño podría aumentar su riesgo de una convulsión. Tome siestas durante el día si se siente cansada. Pídale ayuda a sus familiares o amistades con sus niños pequeños o con los quehaceres. Hable con su médico si usted tiene problemas para dormir.
  • Controle su estrés durante el embarazo. Demasiado estrés puede desencadenar una convulsión. Medite, haga yoga prenatal o realice cualquier actividad que la ayude a relajarse. Consulte con su médico si usted necesita ayuda para controlar el estrés.

Programe una cita con su neurólogo y ginecólogo como se le indique:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide