Skip to main content

Espondilitis Anquilosante

LO QUE NECESITA SABER:

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que afecta la columna. La inflamación en las vértebras causa que éstas se fusionen (se unan). Esto hace que su columna sea menos flexible de lo que debería. Los síntomas comienzan en el área del coxis y suben por la espalda con el tiempo. Otras articulaciones que pudieran verse afectadas incluyen los hombros, el cuello y las caderas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted no puede mover sus piernas.
  • Usted se cae y cree que se ha quebrado un hueso.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene dolor o enrojecimiento en los ojos, se vuelve sensible a la luz o tiene visión borrosa.
  • Usted tiene nuevos síntomas o sus síntomas empeoran.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Los esteroides inyectados en una articulación pueden ayudar a disminuir el dolor y la rigidez.
  • La terapia biológica ayuda a aliviar la inflamación, el dolor y la rigidez. Estos medicamentos aumentan el riesgo de una infección. Su médico necesitará vigilarlo de cerca mientras está tomando estos medicamentos.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Controle la espondilitis anquilosante:

  • Vaya a terapia física según indicaciones. Un terapeuta físico puede enseñarle ejercicios para mantener su espalda y otras articulaciones flexibles. La terapia también puede ayudar a reducir el dolor y así facilitarle a usted el poder hacer sus actividades diarias. Es probable que usted también aprenda técnicas de respiración profunda para ayudar a expandir el pecho por completo cuando respira.
  • Mantenga una buena postura. Siéntese y póngase de pie recto. Siéntese solamente en sillas de respaldar recto y con su espalda apoyada sobre el respaldar de la silla. No se apoye hacia adelante cuando está trabajando con su computadora o en un escritorio. Un terapeuta ocupacional le puede mostrar formas de trabajar sentado al escritorio sin dañar su columna.
  • Duerma boca arriba en un colchón firme. No use una almohada debajo de la cabeza o las rodillas.
  • Muévase frecuentemente durante el día. Trate de no permanecer en una sola posición por largos periodos de tiempo. Por ejemplo, no esté de pie por mucho tiempo. No dé largos paseos en automóvil. El médico puede recomendar la natación, el tai chi o la caminata para realizar ejercicios de bajo impacto. El ejercicio ayuda a mantener su columna flexible.
  • Haga sus ejercicios de respiración profunda según indicaciones, en general 2 o 3 veces al día. La espondilitis anquilosante puede dificultarle la respiración si su postura se dobla.
  • Evite actividades que esfuercen su espalda. No levante objetos pesados. Pregúntele a su médico si es seguro para usted practicar deportes. Algunos deportes podrían ser demasiado rudos como para que usted los practique de una forma segura.
  • No fume. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden dañar los pulmones. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

Cuidados personales:

  • La aplicación de calor en la espalda de 20 a 30 minutos cada 2 horas por los días que le indiquen. El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares.
  • Aplique hielo en la espalda de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • Alcance o mantenga un peso saludable. El peso adicional aplica presión sobre su columna y otras articulaciones. Esto puede aumentar sus síntomas y empeorar la espondilitis anquilosante. Consulte con su médico cuánto debería pesar. Podría ayudarle a crear un plan saludable de pérdida de peso si usted tiene sobre peso.
  • Evite caídas. Asegúrese de que los pasillos de su casa no tengan ningún obstáculo. Pegue con cinta adhesiva los bordes de las alfombras y cables eléctricos. También asegúrese de tener suficiente luz en los pasillos para que pueda ver por dónde ir.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Es posible que deba regresar cada 6 o 12 meses para que le controlen el progreso. Es posible que lo deriven a especialistas, como oftalmólogos o gastroenterólogos. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Espondilitis Anquilosante (Discharge Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.