Skip to main content

Culebrilla

CUIDADO AMBULATORIO:

Culebrilla

es un sarpullido doloroso. La culebrilla es causada por el mismo virus que causa la varicela (varicela-zóster). Después de contagiarse con varicela, el virus permanece en su cuerpo por varios años sin causar ningún síntoma. La culebrilla ocurre cuando el virus se activa nuevamente. El virus activo viaja por un nervio hasta su piel y provoca un sarpullido.

Los signos y síntomas más comunes incluyen los siguientes:

La culebrilla usualmente comienza con dolor en la espalda, pecho, cuello o rostro. Luego, un sarpullido se desarrolla en la misma área. El sarpullido usualmente se encuentra en un lado de su cuerpo solamente. Usted podría sentir picazón o dolor donde se presenta el sarpullido. El sarpullido comienza como puntos rojos que se convierten en ampollas llenas de líquido. Las ampollas usualmente crecen, se llenan de pus y forman costras después de varios días. Usted también podría presentar alguno de los siguientes:

  • Cansancio y debilidad muscular
  • Dolor cuando toca su piel ligeramente
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Dolor en los ojos cuando son expuestos a la luz
La culebrilla

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted tiene dificultad para mover sus brazos, piernas o rostro.
  • Usted se siente confundido o tiene dificultad para hablar.
  • Usted sufre una convulsión.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene debilidad en un brazo o en una pierna.
  • Usted se siente mareado, tiene dolor de cabeza severo o pérdida de audición o visión.
  • La piel alrededor de las ampollas está adolorida, enrojecida y caliente o las ampollas drenan pus.
  • Usted tiene rigidez en el cuello o dificultad para moverlo.

Llame a su médico si:

  • Usted se siente débil o tiene dolor de cabeza.
  • Usted tiene tos, escalofríos o fiebre.
  • Usted tiene dolor abdominal o náuseas o está vomitando.
  • El sarpullido le causa más picazón o dolor.
  • El sarpullido se propaga a otras partes de su cuerpo.
  • Su dolor empeora y no desaparece aún después de tomar medicamento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Medicamentos antivirales ayudan a reducir los síntomas y el tiempo de recuperación. También podrían reducir su riesgo de dolor de nervio. Para prevenir el dolor de nervio, es necesario tomar este medicamento dentro de los primeros 3 días del inicio de los síntomas.
  • Los analgésicos pueden ser recetados o sugeridos por su médico. Dependiendo de la severidad de su dolor, usted podría necesitar medicamentos antiinflamatorios para el dolor, acetaminofén u opiáceos. No espere a que su dolor sea severo para tomar más medicamentos para el dolor.
  • Los anestésicos tópicos se usan para entumecer la piel y reducir el dolor. Son disponibles en forma de crema, gel, aerosol o un parche.
  • Los anticonvulsivos reducen el dolor de nervio y podrían facilitar su habilidad para dormir.
  • Antidepresivos se usan para reducir el dolor de nervio.

Cuidados personales:

Mantenga el sarpullido limpio y seco. Cubra el sarpullido con un vendaje o ropa. No utilice vendajes que se pegan a la piel. La parte pegajosa podría irritar la piel y prolongar el sarpullido.

Prevenga la propagación de la culebrilla:


  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos.
  • Manténgase alejado de los demás mientras esté enfermo. Evite las multitudes lo más que pueda.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Hable con su médico sobre su historial de vacunación. Su médico le indicará qué vacunas necesita y cuándo recibirlas.

Prevenga la culebrilla u otro brote de culebrilla:

Es posible que se administre una vacuna para facilitar la prevención de la culebrilla. Puede vacunarse aunque ya haya tenido culebrilla. La vacuna puede ayudar a prevenir un futuro brote. Si vuelve a tener culebrilla, la vacuna puede evitar que se agrave. La vacuna viene en 2 presentaciones. Su médico le indicará cuál es la forma adecuada para usted. La decisión se basa en su edad y en cualquier condición médica que tenga. La vacuna de 2 dosis se suele administrar a los adultos de 50 años o más. Se puede administrar la vacuna de 1 dosis a los adultos de 60 años o más.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Para más información:

  • Centers for Disease Control and Prevention
    1600 Clifton Road
    Atlanta , GA 30333
    Phone: 1- 404 - 6393311
    Phone: 1- 800 - 3113435
    Web Address: http://www.cdc.gov

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.