Skip to Content

Convulsiones De Inicio Nuevas En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una convulsión de inicio reciente?

Una convulsión significa que una zona en el cerebro de su hijo envía una ráfaga de actividad eléctrica. Una convulsión puede afectar uno o ambos lados del cerebro. La convulsión puede durar unos segundos o más de 5 minutos. Una nueva convulsión de inicio es una convulsión que sucede por primera vez. Su hijo corre mayor riesgo de tener otra convulsión en el plazo de los próximos dos años.

¿Qué provoca una convulsión?

La causa de la convulsión de su niño podría ser desconocida. Una convulsión podría se provocada por cualquiera de lo siguiente:

  • Epilepsia
  • Un tumor cerebral o trauma en la cabeza
  • Ciertos medicamentos, como los anestésicos generales
  • Un derrame cerebral
  • Exposición a toxinas
  • Fiebre o infección
  • Un desequilibrio de electrolitos o nivel bajo de azúcar en la sangre
  • Defectos de nacimiento que afectan el cerebro o el sistema nervioso

¿Cuáles son los signos y síntomas de una convulsión?

Su hijo puede presentar síntomas antes de la convulsión. Esto se llama aura. Por ejemplo, mareos, ansiedad o ver luces brillantes intermitentes. Su hijo puede presentar síntomas de un tipo de convulsión o de una combinación de diferentes tipos:

  • Una convulsión generalizada pueden afectar ambos lados del cerebro. Después de una convulsión generalizada, su hijo podría tener dolor de cabeza o sentirse irritable. Los siguientes son diferentes tipos de convulsiones generalizadas:
    • Una convulsión tónica, clónica o tónico-clónica usualmente involucra al cuerpo completo. Cuando se tiene convulsiones clónicas, el cuerpo se sacude con movimientos bruscos. Una convulsión tónica implica rigidez corporal. Las crisis convulsivas tónico-clónicas son una combinación de las convulsiones clónicas y tónicas. También se conoce como epilepsia mayor. Su hijo podría perder el conocimiento. Los ojos podrían ponérsele en blanco. También podría sudar por todo el cuerpo.
    • Con las crisis convulsivas miocrónicas todo el cuerpo o una parte se sacude bruscamente de forma repentina.
    • Las crisis convulsivas atónicas por lo general es breve y provoca pérdida repentina de la postura. Su niño podría caerse repentinamente al suelo.
    • Las crisis convulsivas de ausencia también se conoce como convulsión petit mal. Su hijo no será consciente de su entorno. Es posible que tenga la mirada perdida en el espacio. Su hijo no le prestará atención a lo que pase a su alrededor. Sus ojos podrían revolotear o parpadear repetidamente, y él podría golpear sus labios. Es posible que su hijo tenga varias crisis de ausencia en un día.
    • Las crisis convulsivas de ausencia atípicas parecen una crisis de ausencia, pero con comportamientos repetitivos. Estos comportamientos incluyen abrir y cerrar un ojo, ojos en blanco y rigidez corporal.
  • Una convulsión parcial puede afectar una parte del cerebro. Los síntomas podrían depender del área del cerebro en donde está sucediendo la actividad anormal. Esta podría ser simple o compleja. Es posible que una crisis convulsiva parcial simple no haga que su hijo esté menos despierto o alerta. Una crisis convulsiva parcial compleja puede hacer que su hijo esté menos despierto o alerta. Ambos tipos pueden causar movimientos musculares bruscos, confusión, alucinaciones, sudoración o comportamientos reiterativos.

¿Cómo se diagnostica una convulsión?

Cuéntele al médico de su hijo lo ocurrido durante su convulsión. Incluya cuánto duró y cómo actuó luego de finalizado el episodio. También infórmele acerca de cualquier antecedente familiar de convulsiones y de cualquier enfermedad reciente o trauma que su niño haya tenido. Él examinará a su niño y revisará sus signos neurológicos. Los signos neurológicos muestran a los médicos qué tan bien está funcionando el cerebro de su niño. Si sus revisiones neurológicas son anormales, es posible que su niño necesite más exámenes.

¿Cómo se trata una convulsión?

El tratamiento dependerá de la causa de la convulsión de su niño. Es posible que le administren medicamento para controlar o evitar una convulsión. También podrían administrarse medicamentos para tratar la causa de una convulsión, como antibióticos para las infecciones.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo a prevenir una convulsión?

  • Hable con su hijo sobre la convulsión. Su hijo puede estar asustado o confundido después de una convulsión. En función de la edad de su hijo, tal vez sea útil explicarle la convulsión. Si su hijo tiene epilepsia, ayúdelo a que comprenda la forma en que esta enfermedad lo afectará. Ayude a que su hijo aprenda las precauciones de seguridad que debe tomar. Pregúntele a su hijo sobre las auras que tuvo antes de la convulsión. Ayúdelo a que aprenda a reconocer un aura y a llegar a un lugar seguro antes del comienzo de la convulsión.
  • Ayude a su hijo a controlar el estrés. El estrés puede provocar una convulsión. La actividad física puede ayudar a su hijo a reducir el estrés. Pregúntele al médico de su hijo sobre la actividad física que es segura para el niño. Una enfermedad puede ser una forma de estrés. Haga que su hijo ingiera una variedad de alimentos saludables y que tome suficientes líquidos durante una enfermedad.
  • Establezca un horario y una rutina para ir a dormir. La falta de sueño puede provocar una convulsión. Anime a su hijo a acostarse y levantarse a la misma hora todos los días. Mantenga la habitación de su hijo en silencio y a oscuras. Hable con el médico de su hijo si tiene dificultad para dormir.
  • Pregunte sobre las precauciones de seguridad debe tener su niño. Pregúntele al médico si su hijo adolescente puede conducir. Es posible que su hijo adolescente no pueda conducir hasta tanto haya dejado de tener convulsiones durante un tiempo. Deberá revisar la ley de donde vive su hijo. Además, pregúntele al médico de su hijo si el niño puede nadar y bañarse. Su hijo puede ahogarse o tener daños cardíacos o pulmonares mortales si una crisis ocurre en el agua.
  • Informe a sus amistades, familiares y compañeros de trabajo que su hijo tuvo una convulsión. Deles instrucciones por escrito para que las sigan en caso de que su hijo tenga otra convulsión.

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) en cualquiera de los siguientes casos:

  • La convulsión de su hijo dura más de 5 minutos.
  • Su hijo tiene una segunda convulsión en el término de 24 horas después de la primera.
  • Su hijo deja de respirar, se pone de color azul o usted no siente su pulso.
  • Su hijo no puede despertar después de la convulsión.
  • Su hijo sufre más de 1 convulsión antes de estar totalmente despierto o consciente.
  • Su hijo tiene una convulsión en el agua, como en una piscina o una tina de hidromasaje.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

  • Su hijo no actúa normalmente después de una convulsión.
  • Su hijo está muy débil y cansado, tiene rigidez en el cuello o no puede dejar de vomitar.
  • Su hijo sufre una lesión durante una convulsión.
  • Su hijo tiene fiebre .
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Learn more about Convulsiones De Inicio Nuevas En Niños

Associated drugs

Hide