Skip to Content

Convulsiones De Inicio Nuevas En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una convulsión

significa que una zona en el cerebro de su hijo envía una ráfaga de actividad eléctrica. Una convulsión puede afectar uno o ambos lados del cerebro. La convulsión puede durar unos segundos o más de 5 minutos. Una nueva convulsión de inicio es una convulsión que sucede por primera vez. La causa de la convulsión de su niño podría ser desconocida. Una convulsión puede ser provocada por un medicamento, una herida en la cabeza o un derrame cerebral, o si el niño ha sido expuesto a toxinas. En los niños menores de 6 años, algunas veces la fiebre puede provocar convulsiones. A esto se le conoce como convulsión febril.

Síntomas de una convulsión:

Su hijo puede presentar síntomas antes de la convulsión. Esto se llama aura. Los ejemplos incluyen mareos, ansiedad o ver luces brillantes. Su hijo puede presentar síntomas de un tipo de convulsión o de una combinación de diferentes tipos:

  • Una convulsión generalizada pueden afectar ambos lados del cerebro. Después de una convulsión generalizada, su hijo podría tener dolor de cabeza o sentirse irritable. Los siguientes son diferentes tipos de convulsiones generalizadas:
    • Una convulsión tónica, clónica o tónico-clónica usualmente involucra al cuerpo completo. Cuando se tiene convulsiones clónicas, el cuerpo se sacude con movimientos bruscos. Una convulsión tónica implica rigidez corporal. Las crisis convulsivas tónico-clónicas son una combinación de las convulsiones clónicas y tónicas. También se conoce como epilepsia mayor. Su hijo podría perder el conocimiento. Los ojos podrían ponérsele en blanco. También podría sudar por todo el cuerpo.
    • Con las crisis convulsivas miocrónicas todo el cuerpo o una parte se sacude bruscamente de forma repentina.
    • Las crisis convulsivas atónicas por lo general es breve y provoca pérdida repentina de la postura. Su niño podría caerse repentinamente al suelo.
    • Las crisis convulsivas de ausencia también se conoce como convulsión petit mal. Su hijo no será consciente de su entorno. Es posible que tenga la mirada perdida en el espacio. Su hijo no le prestará atención a lo que pase a su alrededor. Sus ojos podrían revolotear o parpadear repetidamente, y él podría golpear sus labios. Es posible que su hijo tenga varias crisis de ausencia en un día.
    • Las crisis convulsivas de ausencia atípicas parecen una crisis de ausencia, pero con comportamientos repetitivos. Estos comportamientos incluyen abrir y cerrar un ojo, ojos en blanco y rigidez corporal.
  • Una convulsión parcial puede afectar una parte del cerebro. Los síntomas podrían depender del área del cerebro en donde está sucediendo la actividad anormal. Esto podría ser simple o complejo. Es posible que una crisis convulsiva parcial simple no haga que su hijo esté menos despierto o alerta. Una crisis convulsiva parcial compleja puede hacer que su hijo esté menos despierto o alerta. Ambos tipos pueden causar movimientos musculares bruscos, confusión, alucinaciones, sudoración o comportamientos reiterativos.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • La convulsión de su hijo dura más de 5 minutos.
  • Su hijo tiene una segunda convulsión en el plazo de las 24 horas de la primera.
  • Su hijo deja de respirar, se pone de color azul o usted no siente su pulso.
  • Su hijo no puede despertar después de la convulsión.
  • Su hijo sufre más de 1 convulsión antes de estar totalmente despierto o consciente.
  • Su hijo tiene una convulsión en el agua, como en una piscina o una tina de hidromasaje.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo no actúa normalmente después de una convulsión.
  • Su hijo está muy débil y cansado, tiene rigidez en el cuello o no puede dejar de vomitar.
  • Su hijo sufre una lesión durante una convulsión.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre .
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Tratamiento:

podría depender de la causa de la convulsión de su niño. Su hijo podría necesitar cualquiera de los siguientes:

  • El medicamento antiepiléptico podrían administrarse para controlar o evitar otra convulsión.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte qué cantidad debe darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que su hijo esté tomando para saber si también contienen acetaminofén, o consulte con su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • No les dé aspirina a niños menores de 18 años de edad. Su hijo podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede causar daños letales en el cerebro e hígado. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Qué puede hacer para ayudar a su hijo a manejar o evitar una convulsión:

  • Hable con su hijo sobre la convulsión. Es posible que se sienta asustado o confundido después de una convulsión. Según la edad de su hijo, podría resultar útil explicar la convulsión. Si su hijo tiene epilepsia, ayúdelo a entender cómo la epilepsia lo afectará. Enséñele las precauciones que debe tomar. Pregúntele acerca de las auras que tuvo antes de la convulsión. Enséñele a reconocer un aura y a encontrar un lugar seguro antes de la convulsión.
  • Ayude a su niño a controlar el estrés. El estrés puede provocar una convulsión. El ejercicio puede ayudar a su hijo a reducir el estrés. Consulte con el médico de su hijo acerca de los ejercicios que son seguros para él. Una enfermedad puede ser una forma de estrés. Haga que su hijo ingiera una variedad de alimentos saludables y que tome suficientes líquidos durante una enfermedad.
  • Establezca un horario y una rutina para ir a dormir. La falta de sueño puede provocar una convulsión. Anime a su hijo a acostarse y levantarse a la misma hora todos los días. Mantenga la habitación de su hijo en silencio y a oscuras. Consulte con el médico de su hijo si tiene problemas para dormir.
  • Pregunte sobre las precauciones de seguridad debe tener su niño. Hable con el médico de su hijo adolescente sobre la conducción. Es posible que su hijo no pueda conducir hasta que no tenga más convulsiones durante un plazo de tiempo. Deberá consultar la ley del lugar donde vive su hijo. Consulte con el médico de su hijo acerca de los baños en tina y la natación. Su hijo puede ahogarse, o provocar un daño cardíaco o pulmonar potencialmente mortal si tiene una convulsión en el agua.
  • Informe a sus amistades, familiares y compañeros de trabajo que su hijo tuvo una convulsión. Deles instrucciones por escrito para que las sigan en caso de que su hijo tenga otra convulsión.

Acuda a las consultas de control con el médico o neurólogo de su niño según se le indique:

Es posible que su hijo necesite más exámenes para determinar la causa de sus convulsiones. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide