Skip to main content

Reacción A Una Transfusión De Sangre

CUIDADO AMBULATORIO:

Una reacción a una transfusión de sangre

es una respuesta nociva del sistema inmunológico a la sangre de un donante. Las reacciones pueden presentarse de inmediato o más adelante, y varían de leves a graves.

Signos y síntomas de una reacción inmediata:

Los médicos suspenderán la transfusión si usted presenta cualquiera de las siguientes reacciones inmediatas a la transfusión:

  • Una sensación de temor o que algo no está bien
  • Desmayos o problemas respiratorios
  • Fiebre y escalofríos
  • Comezón, urticaria, o inflamación
  • Dolor o sensación de ardor en su abdomen, pecho, o espalda, o en el sitio de la transfusión
  • Inflamación y un moretón grande en el sitio de la transfusión
  • Sangre en la orina
  • Náuseas, vómitos, o diarrea

Signos y síntomas de una reacción tardía:

Una reacción tardía a una transfusión de sangre puede empezar dentro de 3 a 10 días. Usted también podría presentar una reacción la próxima vez que reciba una transfusión. Puede presentar cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Fiebre alta y escalofríos
  • Mareos o desmayos
  • Orinar poco o nada en absoluto
  • Dolor de cabeza, visión doble, o convulsiones
  • Piel u ojos amarillentos
  • Dolor en el pecho o falta de aire
  • Moretones, fatiga o debilidad

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Usted tiene salpullido, urticaria, inflamación o comezón en la piel.
  • Usted tiene dificultad para respirar, falta de aire, sibilancia o tos.
  • Su garganta se cierra o sus labios o lengua se inflaman.
  • Usted tiene dificultad para tragar o hablar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted sufre una convulsión.
  • Usted presenta dolor de cabeza o visión doble.
  • Usted está aturdido, confundido o siente que se va a desmayar.
  • Usted tiene náusea, diarrea o calambres abdominales, o está vomitando.
  • Usted nota puntos pequeños de color morada o manchas moradas en su cuerpo.
  • Usted se siente mareado y débil durante los 7 días siguientes a su transfusión.
  • Usted siente su piel sudorosa y fría.
  • Sus labios o uñas de las manos se ponen azules.
  • Su piel o la parte blanca de sus ojos se ven amarillas.

Comuníquese con su médico si:

  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de las transfusiones de sangre.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Los medicamentos para reducir la fiebre, disminuir la comezón y la inflamación debido a una reacción leve, o para evitar que regrese la inflamación.
  • Podrían administrarle líquidos a través de su vía intravenosa para evitar que su presión arterial baje demasiado. Los líquidos por vía intravenosa también ayudarán a sus riñones a eliminar los glóbulos rojos de un donante que su sistema inmunológico ha destruido.
  • El oxígeno adicional podría administrarse si usted tiene dificultad para respirar.

Evite otra reacción a una transfusión:

  • Proporcione una historial médico completo. Informe a sus médicos sobre su condición de salud, transfusiones y embarazos.
  • Alerte a sus médicos sobre cualquier problema. Avísele a sus médicos de inmediato si no se siente bien. Ellos suspenderán la transfusión y tratarán sus síntomas. Una buena razón para detener la transfusión es si usted presenta dolor, náuseas, comezón, o un moretón grande en el sitio de la transfusión.
  • Pregunte si usted puede usar su propia sangre. Es posible que usted pueda usar su propia sangre durante la cirugía. Será necesario extraerle su sangre y almacenarla unas semanas antes de la fecha programada para la cirugía.
  • Lleve una identificación de alerta médica. Use accesorios o lleve una tarjeta que diga que usted tuvo una reacción a una transfusión de sangre. Los médicos podrían administrarle medicamento antes de la transfusión para evitar una reacción alérgica.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Reacción A Una Transfusión De Sangre (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.