Skip to Content

Gota

CUIDADO AMBULATORIO:

Gota

es un tipo de artritis que causa un intenso dolor y rigidez en las articulaciones. El dolor de gota aguda empieza repentinamente, se empeora rápidamente y cesa por su cuenta. La gota aguda puede llegar a ser crónica y causar daño permanente en las articulaciones.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted tiene dolor intenso en una o más articulaciones que no puede tolerar.
  • Usted tiene fiebre o enrojecimiento que se propaga más allá del área de la articulación.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene síntomas nuevos, como sarpullido, después de comenzar el tratamiento para la gota.
  • El dolor e inflamación en su articulación no se desaparece, aún después del tratamiento.
  • Usted no está orinando tanto o con la frecuencia con que suele hacerlo.
  • Usted tiene problemas para tomar sus medicamentos para la gota.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Las etapas de la gota:

  • La hiperuricemia empieza con niveles altos de ácido úrico. La hiperuricemia no es gota, pero aumenta su riesgo de presentar gota. Puede que usted no tenga síntomas en esta etapa y usualmente no necesita tratamiento.
  • La artritis gotosa aguda empieza de repente con una ataque de inflamación y dolor, por lo general en una articulación. El ataque puede durar unos días hasta 2 semanas.
  • La gota intercrítica es el tiempo entre ataques. Puede que pasen meses o años sin que usted tenga otro ataque. Usted no tendrá dolor en las articulaciones o rigidez, pero esto no significa que se ha curado de gota. Usted aún necesitará tratamiento para prevenir gota crónica.
  • La gota tofácea crónica se desarrolla si la gota no recibe tratamiento. Grandes cantidades de cristales de ácido úrico, conocidos como tofos, se acumulan alrededor de las articulaciones. Los cristales pueden destruir o deformar las articulaciones. Ataques de gota ocurren más frecuentemente y pueden durar horas hasta semanas. Más de una articulación puede estar inflamada y dolorida. En esta etapa, los síntomas de gota no desaparecen por sí solos.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Puede administrarse podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura. Algunos medicamentos recetados para el dolor contienen acetaminofén. No tome otros medicamentos que contengan acetaminofén sin consultarlo con su médico. Demasiado acetaminofeno puede causar daño al hígado. Los medicamentos recetados para el dolor podrían causar estreñimiento. Pregunte a su médico como prevenir o tratar estreñimiento.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • El medicamento para la gota disminuye el dolor e inflamación en las articulaciones. También se puede administrar para prevenir nuevos ataques de gota.
  • Los esteroides reducen la inflamación y pueden ayudarlo con la rigidez y el dolor en sus articulaciones durante los ataques de gota.
  • El medicamento para ácido úrico puede administrarse para reducir la cantidad de ácido úrico que su cuerpo produce. Algunos medicamentos pueden ayudar a eliminar más ácido úrico al orinar.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

El manejo de sus síntomas:

Tratamiento R.I.C.E.
  • Descanse su articulación adolorida para que pueda recuperarse. Su médico podría recomendarle que use muletas o un caminador si la articulación afectada está en una pierna.
  • Aplique hielo a su articulación. El hielo disminuye el dolor y la inflamación. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cubra la bolsa o el paquete de hielo con una toalla antes de aplicarla en la articulación adolorida. Aplique hielo durante 15 a 20 minutos por hora o según indicaciones.
  • Eleve su articulación. Esto le ayudará a disminuir la inflamación y el dolor. Eleve su articulación por encima del nivel del corazón con la frecuencia que pueda. Apoye su articulación adolorida sobre almohadas para mantenerla cómodamente por encima del nivel del corazón.
  • Vaya a fisioterapia según le indicaron. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento.

Ayude a prevenir los ataques de gota:

  • No consuma alimentos altos en purinas. Estos alimentos incluyen carnes, mariscos, espárragos, espinacas, coliflor, y algunos tipos de legumbres. Puede que los médicos le indiquen que coma más productos lácteos bajos en grasa, como el yogur. Los productos lácteos pueden disminuir el riesgo de presentar ataques de gota. La vitamina C y el café también puedan ayudar. Su médico o un dietista pueden ayudarle a crear un plan de comidas.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Los líquidos como el agua ayudan a eliminar el ácido úrico del cuerpo. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Mantenga un peso saludable. Bajar de peso puede disminuir la cantidad de ácido úrico en su cuerpo. Pregúntele a su médico cuál es el peso ideal para usted. Pídale que lo ayude a crear un plan para bajar de peso si tiene sobrepeso.
  • Controle sus niveles de azúcar en la sangre si usted tiene diabetes. Mantenga el nivel de azúcar en su sangre en un margen normal. Esto puede ayudar a prevenir ataques de gota.
  • Limite o no consuma bebidas alcohólicas, según indicaciones. El alcohol puede provocar un ataque de gota. El alcohol también aumenta el riesgo de presentar deshidratación. Pregúntele a su médico si usted puede tomar alcohol.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Es posible que lo deriven a un reumatólogo o podólogo. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Gota (Ambulatory Care)

Associated drugs

Medicine.com Guides (External)

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.