Skip to main content

Diabetes Tipo 1 En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La diabetes tipo 1 es una enfermedad que afecta el modo en que el organismo de su hijo produce insulina y utiliza la glucosa (azúcar). Generalmente, cuando el nivel de azúcar en la sangre aumenta, el páncreas produce más insulina. La insulina ayuda al cuerpo a extraer el azúcar de la sangre con el fin de usarla como fuente de energía. La diabetes tipo 1 se desarrolla debido a que el sistema inmunológico destruye las células del páncreas que producen la insulina. El páncreas no puede producir suficiente insulina, lo que causa que el nivel de azúcar en la sangre continúe elevándose. La diabetes tipo 1 no tiene cura, pero sí puede manejarse.

Páncreas

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Su hijo tiene un nivel bajo de azúcar en sangre que no mejora con tratamiento.
  • El nivel de azúcar en la sangre de su niño está por encima de 240 mg/dL y no baja después de recibir una dosis de insulina.
  • Su hijo tiene cetonas en la sangre u orina.
  • Su hijo tiene fiebre.
  • Su hijo tiene náuseas o vomita y no puede retener los alimentos o líquidos en el estómago.
  • Su hijo tiene síntomas de nivel bajo de azúcar en la sangre, tales como dificultad para pensar, sudoración y latidos cardíacos fuertes.
  • Su hijo tiene visión borrosa o ve doble.
  • El aliento de su hijo tiene un olor dulce como a frutas o su respiración es profunda y difícil.
  • Los latidos del corazón de su niño son rápidos y débiles.

Llame al médico o al equipo de cuidado de la diabetes de su hijo si:

  • Los niveles de azúcar en la sangre de su hijo son superiores a las metas fijadas.
  • Su niño tiene bajos niveles de azúcar en sangre frecuentemente.
  • Su hijo tiene dolor abdominal, diarrea, o está vomitando.
  • Su hijo tiene los brazos o piernas entumecidos.
  • Su hijo tiene parches rojos y cálidos en la piel o una herida que no sana.
  • Su hijo se siente ansioso o deprimido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Medicamentos:

  • Su hijo necesitará insulina todos los días. La insulina puede ser administrada mediante una inyección o una bomba de insulina. Pregúntele al médico del equipo de cuidado de la diabetes de su hijo qué método es el más adecuado para su hijo. Su niño y usted recibirán entrenamiento en el método que sea más apropiado para él. Dele a su niño su insulina según indicaciones médicas. Demasiada insulina puede hacer que su nivel de azúcar en la sangre baje excesivamente. A usted también le enseñarán cómo ajustar cada dosis de insulina que su niño toma con sus comidas. Revise siempre el nivel de azúcar en la sangre de su niño antes de la comida. La dosis estará basada en su nivel de azúcar en la sangre, los carbohidratos que la comida contiene y la actividad después de la comida.
  • Dele el medicamento a su niño como se le indique. Comuníquese con el médico del niño si cree que el medicamento no le está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, vitaminas y hierbas que su niño toma. Incluya las cantidades, cuándo, cómo y por qué los toma. Traiga la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Tenga siempre a mano la lista de medicamentos de su niño en caso de alguna emergencia.

Educación sobre la diabetes:

La educación sobre la diabetes comenzará de inmediato y continuará durante toda la vida de su hijo. Los miembros del equipo de cuidados de salud de su hijo les enseñarán a usted y a su hijo lo siguiente:

  • Cómo comprobar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo: Usted y su hijo aprenderán lo que debe ser su nivel de azúcar en la sangre. Se le dará información sobre cuándo comprobar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. Le enseñarán qué hacer si el nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto o demasiado bajo. Es posible que el médico del equipo de cuidados de salud de su hijo le recomiende un monitor continuo de glucosa (MCG). Un monitor continuo de glucosa es un dispositivo que se lleva puesto en todo momento. El monitor continuo de glucosa revisa el nivel de azúcar en la sangre de su hijo cada 5 minutos. Envía los resultados a un dispositivo electrónico, como un teléfono inteligente.
  • Sobre la insulina y las bombas de insulina: El educador en diabetes de su hijo le enseñará a usted, a su hijo y a los miembros de su familia sobre la insulina. Se le enseñará cómo extraer la insulina con una jeringa y cómo inyectarla. También se le enseñarán los beneficios de una bomba de insulina. Una bomba de insulina es un dispositivo implantado que le da a su hijo insulina las 24 horas del día. Una bomba de insulina previene la necesidad de inyecciones múltiples de insulina en un día.
  • Acerca de la nutrición: Un dietista lo ayudará a armar un plan de alimentación que ayudará a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre de su hijo. El plan se hará según las necesidades de su hijo y de su familia. Usted y su hijo aprenderán cómo los alimentos afectan sus niveles de azúcar en la sangre. Usted y su hijo se reunirán con el dietista al menos una vez al año.
  • Sobre el ejercicio y la diabetes: Usted y su hijo aprenderán por qué la actividad física, como el ejercicio, es importante. Se hará un plan para la actividad de su hijo. El plan incluirá un objetivo de 60 minutos de actividad aeróbica moderada a intensa cada día. Su hijo puede elegir entre caminar a paso ligero, bailar, correr o saltar la cuerda. El médico también recomendará el entrenamiento de flexibilidad y resistencia, que puede incluir yoga y levantamiento de pesas. Es posible que su hijo necesite comer un bocadillo antes de la actividad para prevenir los niveles bajos de azúcar en la sangre. No permita el ejercicio si el nivel de azúcar en la sangre de su hijo es de 350 mg/dL o superior. Es posible que sea necesario comprobar el nivel de su hijo antes, durante y después del ejercicio.
    Caminata en familia para ejercitarse
  • Sobre las complicaciones de la diabetes: Usted y su hijo aprenderán sobre las complicaciones, como la cetoacidosis diabética (CAD), la neuropatía y la retinopatía. Aprenderá cómo prevenir y reconocer algunas de estas complicaciones. También aprenderá sobre las afecciones que pueden ocurrir con la diabetes, como la presión arterial alta y el colesterol alto.

Revise los niveles de azúcar en la sangre de su niño según las indicaciones:

Le enseñarán cómo revisar una pequeña gota de sangre en un monitor de glucosa (glucómetro). Usted tendrá que revisar el nivel de azúcar en la sangre de su niño al menos 3 veces al día. Pregúntele al médico del equipo de cuidados de salud de su hijo cuándo y con cuánta frecuencia debe revisarlo durante el día. Antes de las comidas , el nivel de azúcar en la sangre de su hijo debe estar entre 90 y 130 mg/dL. A la hora de acostarse , debe estar entre 90 y 150 mg/dL. Es posible que usted deba controlar las cetonas en la orina o sangre de su niño en caso de que sus niveles estén más altos que lo indicado. Anote sus resultados y muéstreselos al médico del equipo de cuidados de salud de su hijo. Puede que él utilice los resultados para realizar modificaciones en la medicación y la alimentación de su niño o los horarios en que su niño hace actividades.

Como revisar su nivel de azúcar en la sangre

Si el nivel de azúcar en la sangre de su niño está demasiado bajo:

Si el nivel es demasiado bajo, asegúrese de que su niño coma o beba 15 gramos de carbohidratos de acción rápida. Estos se encuentran naturalmente en las frutas y los productos lácteos. Los carbohidratos de acción rápida aumentarán el nivel de azúcar en la sangre de su hijo enseguida. Ejemplos de 15 gramos de carbohidrato de acción rápida:

  • 4 onzas (½ taza) de jugo de fruta o 4 onzas de gaseosa regular
  • 2 cucharadas de uvas pasas
  • Un tubo de gel de glucagón o de 3 a 4 tabletas de glucosa
  • Maneras de elevar el azúcar en la sangre de su hijo
Revise el nivel de azúcar en la sangre de su hijo 15 minutos más tarde. Si el nivel es todavía bajo (menos de 100 mg/dL), dele otros 15 gramos de carbohidratos. Cuando el nivel vuelva a 100 mg/dL, asegúrese de que su niño coma un refrigerio o alimento que contenga carbohidratos y proteínas. Esto ayudará a evitar otra caída de su nivel de azúcar en la sangre. Siga siempre cuidadosamente las instrucciones de su médico acerca de cómo tratar los niveles bajos de azúcar en la sangre.

Identificación de alerta médica:

Asegúrese de que su niño siempre use una identificación de alerta médica o lleve consigo una tarjeta que indique que tiene diabetes. Pregunte al médico del equipo de cuidados de salud de su hijo dónde puede conseguir estos productos.

Accesorios de alerta médica

Proporcione instrucciones a la escuela y a los cuidadores de su hijo:

Asegúrese de que los maestros y cuidadores de su hijo sepan que tiene diabetes. Proporcione instrucciones por escrito indicando lo que se debe hacer si su hijo presenta síntomas de niveles de azúcar en la sangre altos o bajos.

Siga el plan de alimentación de su niño:

Un dietista los ayudará a usted y a su hijo a crear un plan de alimentación. El plan ayudará a que el nivel de azúcar en la sangre de su hijo se mantenga estable. El plan puede cambiar a medida que su hijo crece y quiere diferentes alimentos. No permita que su niño se salte comidas. Su nivel de azúcar en sangre podría descender excesivamente si se administra insulina sin comer.

  • Mantenga un registro de los carbohidratos (alimentos dulces o de almidón). El nivel de azúcar en la sangre de su niño puede subir en exceso si come demasiados carbohidratos. Su dietista lo ayudará a planificar comidas y refrigerios que tengan la cantidad adecuada de carbohidratos.
  • Proporcione al niño alimentos con bajo contenido de grasas y sodio. Unos ejemplos de alimentos bajos en grasas son la carne magra, pescado, pollo o pavo sin piel y leche descremada. Limite alimentos altos en sodio, tales como papas de paquete y sopas. No añada sal a la comida que usted prepare. Limite el uso de sal de mesa para su niño.
  • Dele alimentos con alto contenido de fibra. Los alimentos que son una buena fuente de fibras incluyen las verduras, el pan integral y los frijoles.

Haga que le revisen los ojos a su hijo como se indica:

Su hijo necesitará un examen de la vista cada 1 o 2 años. El médico comprobará si su hijo tiene cambios en la visión. También comprobará si tiene retinopatía (daños en la retina). Su hijo corre el riesgo de sufrir retinopatía cuando comienza la pubertad y después de tener diabetes de tipo 1 de 5 a 10 años.

Traiga a su hijo para las pruebas de detección como se indica:

Su hijo deberá ser examinado para detectar complicaciones de la diabetes y otras condiciones que puedan desarrollarse. Los ejemplos incluyen problemas renales, colesterol alto, presión arterial alta, problemas vasculares, problemas oculares y trastornos alimenticios. Algunos exámenes pueden comenzar inmediatamente y otros pueden ocurrir dentro de los primeros 5 años del diagnóstico. Su hijo tendrá que continuar con las pruebas de detección durante toda su vida. Asista a las citas de seguimiento de su hijo con todos los médicos.

Pregunte sobre las vacunas:

Su hijo corre un mayor riesgo de tener una enfermedad grave si contrae la gripe o neumonía. Pregúntele al médico del equipo de cuidados de salud si su niño debe ser vacunado contra la gripe o neumonía y cuándo debe recibir la vacuna.

No fume cerca de su hijo:

No deje que otros fumen cerca de su niño. No permita que su hijo mayor fume. La nicotina y otros químicos contenidos en los cigarrillos y cigarros pueden causar daño a sus pulmones y el corazón. El humo del cigarrillo puede empeorar los problemas que ocurren con la diabetes. Pídale al médico del equipo de cuidados de salud de su hijo más información si usted o su niño fuman actualmente y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con el médico del equipo de cuidados de salud de su hijo antes de que usted o su niño usen estos productos.

Acuda a las consultas de control con los médicos del equipo de cuidados de salud de su hijo según le indicaron:

Es posible que su hijo deba regresar cada 3 meses. También puede necesitar que le revisen su presión arterial, colesterol ojos y pies. Anote cualquier pregunta que usted y su hijo tengan para que usted recuerde preguntar en las citas de su hijo.

Hable con el equipo de atención médica de su hijo si se siente estresado por el cuidado de la diabetes.

Aprender sobre el cuidado de la diabetes puede ser estresante. El estrés puede hacer que su hijo no quiera colaborar en su cuidado. El estrés también puede hacer que se sienta abrumado. El equipo de atención médica de su hijo puede ayudarlo con consejos sobre el autocuidado. El equipo de atención médica puede sugerir que usted y su hijo hablen con un profesional de la salud mental. El médico puede escucharlos y ofrecer ayuda con los problemas de autocuidado y la sensación de estar abrumado. Usted y su hijo pueden elegir ver al médico por separado. En cambio, usted y su hijo pueden optar por acudir juntos a la consulta.

Learn more about Diabetes Tipo 1 En Niños (Aftercare Instructions)

Associated drugs

Medicine.com Guides (External)

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.