Skip to Content

Conmoción Cerebral En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una conmoción?

Una concusión es una lesión leve en el cerebro. Por lo general es causada por un golpe en la cabeza de su niño que es el resultado de una caída, un accidente automovilístico o una lesión deportiva. Su hijo también podría sufrir una conmoción si lo agitan violentamente.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una conmoción?

Su niño podría presentar síntomas de inmediato o días después de su conmoción. Su niño podría presentar cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza leve a moderado
  • Somnolencia, mareos o pérdida del equilibrio
  • Náuseas o vómito
  • Un cambio de humor (desasosiego, tristeza o irritabilidad)
  • Dificultad para pensar, para recordar o para concentrarse
  • Tintineo en los oídos
  • Pérdida a corto plazo de las destrezas adquiridas en forma reciente, como el uso independiente del inodoro
  • Cambios en el patrón de sueño o fatiga

¿Cómo se diagnostica una concusión?

El médico de su niño le preguntará cómo se lastimó su niño y cuáles síntomas tiene. Su médico también lo examinará. Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes:

  • Un examen neurológico también llamado signos neurológicos, revisiones neurológicas o estado neurológico. El examen neurológico puede mostrarle a los médicos lo bien que está funcionando el cerebro del niño después de su lesión. Los médicos revisarán la reacción de las pupilas (puntos negros en el centro de los ojos) de su niño a la luz. Es posible que examinen su memoria y su facilidad para despertarse. Es posible también que examinen la fuerza de sus manos y su equilibrio.
  • Una tomografía computarizada (TC) o una imagen por resonancia magnética (IRM) de la cabeza de su hijo se puede llevar a cabo. Su niño podría recibir un medio de contraste para ayudar a que las imágenes de vean mejor. Informe al médico si su niño alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. Él no debe entrar al cuarto de resonancia magnética con nada de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si su niño tiene algo de metal ya sea puesto sobre su cuerpo o por dentro, incluyendo frenillos u otros aparatos de uso dental.

¿Cómo se maneja una conmoción?

Aunque es necesario que el niño se atienda con un médico, es común que no haga falta seguir ningún tratamiento. Los síntomas de una concusión generalmente desaparecen en aproximadamente 10 días. Lo siguiente podría recomendarse para controlar los síntomas de su niño:

  • Vigile a su niño cuidadosamente por las primeras 24 a 72 horas después de su lesión. Comuníquese con el médico de su niño si sus síntomas empeoran o si desarrolla síntomas nuevos.
  • su tobillo para que pueda sanar. de actividades físicas y mentales según indicaciones. Las actividades mentales son las que requieren de pensar, concentración y atención. Esto incluye ir a clases, hacer tarea, jugar video juegos, usar computadora y mirar la televisión. El descanso le ayudará a su niño a recuperarse de su conmoción. Pregúntele al médico cuándo su niño puede volver a su escuela y otras actividades diarias.
  • No permita que su niño participe en deportes y actividades físicas hasta que su médico lo autorice. Estas actividades podrían empeorar los síntomas de su niño o incluso conllevar a otra conmoción. El médico de su niño le dirá cuándo puede volver a practicar deportes o actividades físicas.
  • El acetaminofén ayuda a disminuir el dolor. Está disponible sin receta médica. Pregunte cuánto debería darle a su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) , como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación y el dolor. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.

¿Cómo puedo ayudarle a mi niño a evitar otra conmoción?

  • Haga de su casa un hogar seguro para su niño. Las medidas de seguridad para el hogar pueden ayudar a prevenir lesiones en la cabeza que podrían causar una conmoción. Instale portones de cierre automático en la parte de abajo de parte de arriba de las escaleras. Instale la puerta a la pared en la parte de arriba de las escaleras. Instale pasamanos en cada una de sus escaleras. Use protectores suaves para las puntas de los muebles y esquinas. Ancle a la pared los muebles, como los armarios y estantes, para que su niño no los jale y se le caigan encima.
  • Asegúrese de que su niño use un asiento para carro apropiado, silla para carro o cinturón de seguridad cada vez que viaja. Esto ayuda a disminuir el riesgo de su niño de sufrir una lesión en la cabeza si tienen un accidente de tránsito.
  • Asegúrese de que su niño use equipo protector para deportes y que le quede bien. Los cascos ayudan a disminuir el riesgo que su niño corre de sufrir una lesión cerebral grave. Hable con el médico sobre otras formas en las que usted puede disminuir el riesgo de su niño de sufrir una conmoción si juega deportes.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Despertar a su hijo es más difícil de lo usual, o usted no lo puede despertar.
  • Su hijo convulsiona, se siente más confundido o tiene un cambio en su personalidad.
  • El habla de su niño se pone lenta o tiene problemas nuevos con la vista.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su hijo tiene un dolor de cabeza que empeora o el niño desarrolla un dolor de cabeza severo.
  • Su hijo siente debilidad en los brazos o las piernas, pérdida de la sensación o tiene nuevos problemas con su coordinación.
  • El niño no deja de llorar o se niega a comer.
  • A su hijo le sale sangre o un líquido claro de los oídos o la nariz.
  • Su hijo es un bebé y tiene un abultamiento blando en la cabeza.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico de mi niño?

  • Su hijo tiene náuseas o vómitos.
  • Los síntomas de su hijo empeoran.
  • El niño tiene síntomas durante más de 6 semanas después de la lesión.
  • Su hijo tiene dificultad para concentrarse o se marea.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide