Skip to Content

Fiebre En Adultos

CUIDADO AMBULATORIO:

Fiebre

es un aumento en la temperatura corporal. La temperatura normal del cuerpo es de 98.6°F (37°C). La temperatura se considera una fiebre cuando alcanza más 100.4°F (38°C). Las causas frecuentes incluyen una infección, una lesión o una enfermedad, como la artritis.

Otros signos y síntomas podrían incluir alguno de los siguientes:

  • Escalofríos y estremecimientos
  • Rigidez muscular
  • Pérdida de peso
  • Sudoración nocturna
  • Fiebre que viene y va
  • Fiebre más alta por las mañanas

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su fiebre no desaparece, o empeora aún después del tratamiento.
  • Usted tiene el cuello rígido y mucho dolor de cabeza.
  • Usted está confundido. Es probable que no pueda pensar claramente o recordar cosas de la manera habitual.
  • Su corazón late más rápido de lo normal incluso después del tratamiento.
  • Usted tiene falta de aliento o tiene dolor de pecho cuando respira.
  • Usted orina pequeñas cantidades o no orina nada en absoluto.
  • Su piel, labios o uñas se ponen azules.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene dolor en el abdomen o siente su estómago inflamado.
  • Usted tiene náuseas o está vomitando.
  • Siente dolor o ardor cuando orina o tiene dolor en la espalda.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento para la fiebre

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones. No administre este medicamento a niños menores de 6 meses de vida sin antes obtener la autorización de su médico.
  • Acetaminofeno: alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Antibióticos se puede administrar si tiene una infección a causa de alguna bacteria.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Cuidados personales:

  • Tome más líquidos como se le indique. La fiebre lo hace sudar. Esto puede aumentar su riesgo de presentar deshidratación. Los líquidos pueden ayudar a evitar la deshidratación.
    • Beba por lo menos de 6 a 8 vasos de ocho onzas de líquidos claros cada día. Beba agua, jugo o caldo. No beba bebidas deportivas. Pueden contener cafeína.
    • Es posible que necesite una solución de sales de rehidratación oral (SRO o suero oral). Una SRO tiene las cantidades exactas de agua, sal y azúcar que usted necesita para reemplazar los líquidos corporales.
  • Vístase con ropa ligera y fresca. Los temblores podrían ser una señal de que la fiebre está aumentando. No ponga más cobijas encima de usted ni se abrigue más. Esto podría provocar que le suba la fiebre aún más. Vístase con ropa liviana y cómoda. Utilice una manta liviana o una sábana al dormir. Cambie su ropa, las cobijas o las sábanas si se mojan.
  • Refrésquese de manera segura. Báñese con agua tibia o fresca. Use una bolsa de hielo envuelta en una toalla pequeña o moje un paño con agua fría. Coloque la compresa de hielo o pañuelo húmedo sobre su frente o en la parte posterior del cuello.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide