Skip to Content

Depresión En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

La depresión

es un trastorno médico que causa que su niño se sienta triste o sin esperanzas. Estos sentimientos no desaparecen. La depresión puede llegar a provocar que su hijo pierda interés en las cosas que antes disfrutaba. Estos sentimientos pueden llegar a interferir con su vida diaria. Además podría sentirse enojado, desempeñar de forma deficiente en la escuela, alejarse de los demás o tener dolor.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

  • Cambios en el apetito, o aumento o pérdida de peso
  • Dificultad para ir a dormir o permanecer dormido, o dormir demasiado
  • Fatiga o falta de energía
  • Sensación de inquietud, irritabilidad o necesidad de alejarse de los demás
  • Sentirse inútil, desesperanzado, desanimado o culpable
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas, hacer tareas diarias o tomar decisiones
  • Pensamientos de daño propio o suicidio

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Su hijo ha hecho algo intencionalmente para hacerse daño.
  • Su hijo intenta suicidarse.
  • Su hijo dice que quiere suicidarse.

Llame al terapeuta o médico de su hijo si:

  • La depresión de su hijo empeora.
  • Usted cree que los antidepresivos de su hijo no están funcionando.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Los siguientes recursos están disponibles en cualquier momento, si es necesario:

  • National Suicide Prevention Lifeline (línea de prevención del suicidio): 1-800-273-8255 (1-800-273-TALK)
  • Teléfono directo para hablar de suicidio: 1-800-784-2433 (1-800-SUICIDE)
  • Para obtener una lista de números internacionales: https://save.org/find-help/international-resources/

Tratamiento:

El médico de su hijo los ayudará a usted y su hijo a desarrollar un plan de tratamiento. El médico le indicará a su hijo que haga planes para sobrellevar la condición en el hogar, la escuela y con los amigos. El plan puede incluir un contacto de emergencia en caso de que sienta que quiere lastimarse a sí mismo o a otros. También puede incluir ejercicio regular, buena nutrición y cualquiera de los siguientes:

  • Los medicamentos antidepresivos pueden administrarse según la edad de su hijo. Es posible que su hijo deba tomar estos medicamentos durante varias semanas antes de empezar a sentirse mejor. Dígale al médico de su hijo sobre cualquier problema que el niño tenga con su medicamento. A veces el tipo o cantidad del medicamento tiene que cambiarse. Algunos medicamentos utilizados para tratar la depresión pueden aumentar el riesgo de suicidio.
  • La terapia puede ayudar a su hijo a trabajar a través de situaciones que pueden estar causando la depresión o empeorándola. La terapia puede ser individual o grupal. También se puede hacer con miembros de la familia. La terapia y los medicamentos antidepresivos suelen usarse en conjunto para tratar la depresión o evitar que vuelva a aparecer más tarde. Los médicos pueden ayudar a su hijo a encontrar los tipos de medicamentos y terapias que mejor le funcionan.

Cómo ayudar y apoyar a su niño:

  • Escúchelo cuando quiera hablar. La depresión de su hijo puede estar relacionada con algo estresante en su vida. Por ejemplo, la pérdida de un importante miembro de la familia o el divorcio de sus padres. Tal vez su hijo sea intimidado en la escuela o tenga dificultad para hacer amigos. No desestime los problemas o sentimientos de su hijo. Tal vez a usted no le parezca que la situación es grave, pero para su hijo lo es.
  • Observe cuidadosamente a su niño por algún cambio en su comportamiento. Hable con el médico de su niño si usted tiene alguna preocupación o preguntas sobre su comportamiento. Los niños que padecen de depresión corren un riesgo más elevado de suicidio.
  • Fomente hábitos alimenticios sanos. Ofrézcale a su hijo una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, panes integrales, carnes magras, pescado, productos lácteos bajos en grasas y frijoles cocidos. Limite la cantidad de azúcar y cafeína que su niño consume.
  • Ayude a su niño a crear una rutina de sueño regular. Anime a su hijo a acostarse y levantarse a la misma hora todos los días. Siga un horario fijo para la hora de dormir para que su niño duerma lo suficiente. Es posible que su hijo duerma mejor si en su habitación hay tranquilidad y oscuridad.
  • Ayude a su hijo para que haga 1 hora de actividad física todos los días. Anime a su niño a jugar deportes o ser activo todos los días. La actividad física puede reducir los síntomas de depresión. Trate de ofrecerse a llevar a su hijo a algún lugar que disfruta. Esto puede ayudarlo estar más dispuesto a ser activo.
    Caminata en familia para ejercitarse

Acuda a sus consultas de control con el terapeuta o el médico de su hijo según le indicaron:

El terapeuta de su niño monitoreará el medicamento de su niño si es que toma antidepresivos. También le hará a su niño preguntas para averiguar si el medicamento le está ayudando. Dígale al terapeuta sobre cualquier problema que su niño tiene con su medicamento. Podría ser necesario cambiar el tipo o la cantidad de medicamento. Si su niño no puede ir a alguna de sus citas, asegúrese de programarla de nuevo y lo más pronto posible. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante las citas de su niña.

Learn more about Depresión En Niños (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.