Skip to Content

Púrpura De Henoch-schonlein

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la púrpura de Henoch-Schonlein?

La púrpura de Henoch-Schonlein (PHS) es una condición que provoca que su sistema inmunológico ataque y dañe a sus vasos sanguíneos. El daño a sus vasos sanguíneos provoca que se inflamen y sangren. Es más común que la PHS afecte a los vasos sanguíneos de su piel, articulaciones, intestinos y riñones. La PHS puede suceder a cualquier edad, pero es más común en los niños de 2 a 11 años de edad. La PHS eventualmente podría mejorar o volverse una condición crónica.

¿Qué aumenta mi riesgo de la PHS?

  • Las infecciones virales o bacterianas como el sarampión, la varicela, o la faringitis estreptocócica
  • Ciertas vacunas como la vacuna de la gripe
  • Ciertos medicamentos como los antibiótico o aspirina
  • Alergias o picaduras de insectos, chocolate, leche o trigo
  • Vivir en un clima frío
  • Un historial familiar de PHS

¿Cuáles son los signos y síntomas de la PHS?

Un salpullido morado (púrpura) es el signo más común de la PHS. El salpullido podría sentirse abultado. El salpullido primero podaría aparecer en sus piernas, brazos o glúteos. Podría propagarse a su pecho, espalda o cara. Usted también podría presentar alguno de los siguientes:

  • Fiebre o escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Náusea, vómito, diarrea o dolor abdominal
  • Sangre en la orina o en las evacuaciones intestinales
  • Dolor e inflamación en una o más articulaciones
  • Inflamación en los testículos en los niños varones

¿Cómo se diagnostica la PHS?

Su médico examinará su piel y le preguntará acerca de sus síntomas. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Exámenes de sangre y orina mostrarán la función de sus riñones y proporcionará información de su salud en general. Estos exámenes también podrían revisar si tiene una infección.
  • Una muestra de materia fecal podría ser analizada en busca de sangre o de una infección.
  • Una autopsia de la piel podría realizarse para examinar su piel en busca de anticuerpos.
  • Una biopsia de riñón podría realizarse para revisar su riñón en busca de anticuerpos o daño a los vasos sanguíneos.
  • Otros exámenes se puede hacer para revisar problemas de salud a causa de la PHS. Esto podría incluir un ultrasonido de su abdomen para revisar si hay obstrucciones en sus intestinos.

¿Cómo se trata la PHS?

No existe tratamiento para la PHS. La PHS podría desaparecer con el tiempo o volverse una condición crónica. Usted podría necesitar medicamento para controlar sus síntomas. Esto podría incluir medicamento para disminuir la inflamación, el dolor o la fiebre. También podría incluir medicamento para detener a su sistema inmunológico de seguir atacando a sus vasos sanguíneos.

¿Cuáles son los riesgos de la PHS?

Sus riñones podrían estar dañados si la PHS ataca los vasos sanguíneos de sus riñones. El daño podría mejorar con tratamiento o podría conllevar a insuficiencia renal. La PHS podría provocar que su intestino se doble en sí mismo y que se obstruya. Puede que necesite cirugía para resolver este problema. La PHS puede provocar sangrado en sus intestinos o cerebro que represente una amenaza para la vida. Las mujeres con un historial de PHS están en riesgo de presión arterial alta y problemas renales durante el embarazo.

¿Cómo puedo controlar los síntomas?

  • Aplique hielo en las articulaciones de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • La aplicación de calor en las articulaciones de 20 a 30 minutos cada 2 horas por todos los días que le indiquen. Esto ayuda a disminuir el dolor.
  • Eleve su articulación por encima del nivel de su corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye su articulación en almohadas o cobijas para mantenerla elevada cómodamente.
  • Tome bastantes líquidos según las indicaciones. Los líquidos ayudan a evitar la deshidratación debido al vómito y a la diarrea. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • Descanse como se le indique para ayudar a que su cuerpo sane. Pregunte a su médico cuándo puede retomar sus actividades habituales.

Llame al 911 o pídale a alguien más que llame en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted tiene alguno de los siguientes signos de derrame cerebral:
    • Adormecimiento o caída de un lado de su cara
    • Debilidad en un brazo o una pierna
    • Confusión o debilidad para hablar
    • Mareos o dolor de cabeza intenso, o pérdida de la visión.
  • Usted sufre una convulsión.
  • Usted tiene dificultad para respirar.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted está confundido.
  • Usted tiene un moretón que repentinamente se vuelve más grande.
  • Usted se siente mareado o débil.
  • Su abdomen se ve más grande de lo normal y siente mucho dolor.
  • Usted vomita sangre o líquido que se ve como café molido.
  • Usted deja de orinar u orina menos de lo habitual.
  • Usted tiene inflamación en su cara, brazos o piernas.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene sangre en sus evacuaciones intestinales o en su orina.
  • Usted no puede dejar de vomitar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide