Skip to Content

Púrpura De Henoch-schonlein

CUIDADO AMBULATORIO:

La púrpura de Henoch-Schonlein (PHS)

es una afección que provoca que su sistema inmunológico ataque y dañe sus vasos sanguíneos. El daño a sus vasos sanguíneos provoca que se inflamen y sangren. Es más común que la PHS afecte a los vasos sanguíneos de su piel, articulaciones, intestinos y riñones. La PHS puede suceder a cualquier edad, pero es más común en los niños de 2 a 11 años de edad. La PHS eventualmente podría mejorar o volverse una condición crónica.

Los síntomas más comunes incluyen los siguientes:

Un salpullido morado (púrpura) es el signo más común de la PHS. El salpullido podría sentirse abultado. El salpullido primero podaría aparecer en sus piernas, brazos o glúteos. Podría propagarse a su pecho, espalda o cara. Usted también podría presentar alguno de los siguientes:

  • Fiebre o escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Náusea, vómito, diarrea o dolor abdominal
  • Sangre en la orina o en las evacuaciones intestinales
  • Dolor e inflamación en una o más articulaciones
  • Inflamación en los testículos en los niños varones

Llame al 911 o pídale a alguien más que llame en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted sufre una convulsión.
  • Usted tiene dificultad para respirar.

Busque atención médica de inmediato si:

  • Usted está confundido.
  • Usted tiene un moretón que repentinamente se vuelve más grande.
  • Usted se siente mareado o débil.
  • Su abdomen se ve más grande de lo normal y siente mucho dolor.
  • Usted vomita sangre o líquido que se ve como café molido.
  • Usted deja de orinar u orina menos de lo habitual.
  • Usted tiene inflamación en su cara, brazos o piernas.

Comuníquese con su médico si:

  • Tiene fiebre.
  • Usted tiene sangre en sus evacuaciones intestinales o en su orina.
  • Usted no puede dejar de vomitar.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Riesgos de la PHS:

Sus riñones podrían estar dañados si la PHS ataca los vasos sanguíneos de sus riñones. El daño podría mejorar con tratamiento o podría conllevar a insuficiencia renal. La PHS podría provocar que su intestino se doble en sí mismo y que se obstruya. Puede que necesite cirugía para resolver este problema. La PHS puede provocar sangrado en sus intestinos o cerebro que represente una amenaza para la vida. Las mujeres con un historial de PHS están en riesgo de presión arterial alta y problemas renales durante el embarazo.

El tratamiento para la PHS

podría incluir medicamentos para controlar sus síntomas. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Medicamentos pueden ser administrados para disminuir la inflamación. Es posible que también le den medicamento para evitar que su sistema inmunológico siga atacando a sus vasos sanguíneos.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

El manejo de sus síntomas:

  • Aplique hielo en las articulaciones de 15 a 20 minutos cada hora o como se le indique. Use una compresa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla. El hielo ayuda a evitar daño al tejido y a disminuir la inflamación y el dolor.
  • La aplicación de calor en las articulaciones de 20 a 30 minutos cada 2 horas por todos los días que le indiquen. Esto ayuda a disminuir el dolor.
  • Eleve su articulación por encima del nivel de su corazón con la mayor frecuencia posible. Esto va a disminuir inflamación y el dolor. Apoye su articulación en almohadas o cobijas para mantenerla elevada cómodamente.
  • Tome bastantes líquidos según las indicaciones. Los líquidos ayudan a evitar la deshidratación debido al vómito y a la diarrea. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted.
  • El descanso como se le indique para ayudar a que su cuerpo sane. Pregunte a su médico cuándo puede retomar sus actividades habituales.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Usted necesitará regresar a que le realicen exámenes de sangre u orina. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Púrpura De Henoch-schonlein (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.