Skip to Content

Neumonía Viral

CUIDADO AMBULATORIO:

La neumonía viral

es una infección pulmonar provocada por un virus. Existen muchos tipos de virus que pueden provocar la neumonía viral, como por ejemplo el virus de la influenza. Usted también puede contraer un virus al respirarlo o tocar algo con el virus. También es posible desarrollar neumonía viral cuando un virus que se encuentra dentro de su cuerpo se traslada hasta sus pulmones.

Los siguientes son los síntomas más comunes:

  • Tos, con o sin flema
  • Fiebre por encima de 100.4°F (38°C) o escalofríos
  • Falta de aire, respiración acelerada o resuello
  • Dolor muscular y cansancio
  • Dolor de pecho
  • Náusea o vómito
  • Dolor de cabeza

Busque atención médica inmediatamente si:

  • Usted se siente confundido y no puede pensar con claridad.
  • Usted tiene aún más dificultad para respirar, o su respiración parece ser más rápida de lo normal.
  • Usted tiene dolor de pecho.

Comuníquese con su proveedor de salud si:

  • Sus síntomas no mejoran o más bien empeoran, aún después del tratamiento.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre su condición o cuidado.

Tratamiento para la neumonía viral

podría incluir cualquiera de lo siguiente:

  • Los medicamentos antivirales se administran para evitar o tratar infecciones a causa de un virus. Estos medicamentos actúan mejor si se toman dentro de las 72 horas de que comenzó la infección. Después de 72 horas, el medicamento todavía puede ayudar a acortar la cantidad de tiempo que tenga el virus, o a reducir sus síntomas.
  • Los esteroides se usan para reducir la inflamación.
  • El acetaminofeno o ibuprofeno podrían reducir su dolor o fiebre. Estos medicamentos están disponibles sin receta médica. Consulte con su proveedor de salud cuáles medicamentos son seguros para usted, y qué cantidad tomar. Siga las indicaciones cuidadosamente. Estos medicamentos pueden provocar sangrado estomacal. El acetaminofeno puede provocar daño al hígado. El ibuprofeno puede provocar daño al riñón.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Respiración profundo y toser:

La respiración profunda ayuda a abrir las vías aéreas en sus pulmones. La tos ayuda a subir las flemas de sus pulmones. Respire profundo y contenga la respiración por el mayor tiempo posible. Después expulse el aire de sus pulmones con una tos profunda y fuerte. Expulse la flema que haya tosido. Tome 10 respiros profundos seguidos cada hora que esté despierto. Recuerde toser después de cada respiro profundo.

No fume ni permita que otros fumen a su alrededor:

La nicotina y otros químicos en los cigarrillos y cigarros pueden provocar daño a los pulmones. Pida más información a su proveedor de salud si usted fuma actualmente y necesita ayuda para dejar de hacerlo. Los cigarrillos electrónicos y el tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su proveedor de salud antes de usar estos productos.

Cuidado personal:

  • Descanse lo suficiente. Descanse con frecuencia mientras se recupera. Poco a poco empiece a aumentar su actividad física cada día.
  • Use a humidificador en la habitación. Es posible que usted pueda expulsar más flema después de respirar aire húmedo.
  • Tome líquidos como se le indique. Los líquidos pueden evitar la deshidratación si usted está vomitando. Pregunte a su proveedor de salud cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos tomar. Los líquidos adelgazan la flema y de esa manera es más fácil que el cuerpo la expulse.

Evite una neumonía viral:

  • Lave sus manos frecuentemente con jabón y agua. Lleve consigo gel antibacterial. Usted puede usar el gel para limpiar sus manos cuando no haya jabón y agua disponibles. No se toque sus ojos, nariz o boca a menos que se haya lavado las manos primero.
  • Limpie las superficies con frecuencia. Limpie las perillas de las puertas, los muebles de la cocina, teléfonos celulares y otras superficies que la gente toca con frecuencia.
  • Siempre cúbrase la boca cuando tosa. Tosa en un pañuelo o en las mangas de su ropa para evitar que se propaguen los gérmenes de su mano.
  • Trate de evitar a las personas que tienen un resfriado o la gripe. Si usted está enfermo, permanezca lejos de otras personas lo más posible.
  • Reciba la vacuna de la influenza cada año para evitar la gripe. El virus que provoca la gripe también puede provocar una neumonía viral. Si usted tiene una tarjeta de vacunas, muéstresela a su proveedor de salud. También podría necesitar otras vacunas o refuerzos para evitar la neumonía y otras infecciones.

Programe una cita con su proveedor de salud como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide