Skip to Content

La Amiloidosis

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la amiloidosis?

La amiloidosis es una enfermedad que produce la acumulación de amiloide en sus órganos. El amiloide es una proteína que se acumula en los tejidos y órganos. Puede afectar el sistema nervioso, el cerebro, el corazón o el sistema digestivo. La amiloidosis puede ser local (en un área del cuerpo) o sistémica (en todo el cuerpo). Los signos y síntomas pueden variar de leves a severos. Las formas severas de la amiloidosis pueden conducir a insuficiencia orgánica y ser mortal.

¿Qué aumenta mi riesgo de tener amiloidosis?

  • Ser mayor de 50 años
  • Ser masculino
  • Una infección como la tuberculosis (TB) que no se trata
  • Una enfermedad infecciosa o inflamatoria crónica
  • Antecedentes familiares de amiloidosis
  • Diálisis durante varios años

¿Cuáles son los signos y síntomas de la amiloidosis?

Es posible que usted no tenga ningún signo o síntoma de inmediato. Podría tener cualquiera de los siguientes, dependiendo de los órganos o tejidos afectados:

  • Latidos cardíacos irregulares, agrandamiento del corazón o insuficiencia cardíaca
  • Insuficiencia renal
  • Problemas de memoria o problemas para pensar claramente
  • Piernas y tobillos hinchados
  • Sensación de cansancio y debilidad
  • Entumecimiento, hormigueo o dolor en las manos o pies
  • Articulaciones hinchadas o dolorosas
  • Moretones que aparecen con facilidad, manchas púrpura alrededor de los ojos
  • Dificultad para respirar
  • Cambios en las uñas o caída parcial del cabello
  • Dificultad para tragar, diarrea que puede ser sanguinolenta o estreñimiento
  • Una lengua grande, sensación de saciedad al comer o pérdida de peso sin proponérselo

¿Cómo se diagnostica la amiloidosis?

La amiloidosis puede ser difícil de diagnosticar porque los signos y síntomas son similares a los de otras condiciones. Su médico lo examinará y le hará preguntas acerca de sus síntomas. Infórmele cuándo empezaron sus signos y síntomas. Su médico revisará si tiene sarpullido en la piel o hinchazón en las articulaciones. Usted también podría necesitar alguna de las siguientes pruebas según sus signos y síntomas:

  • Muestras de sangre y orina para detectar la presencia de la proteína. Estos análisis también podrían mostrar signos de daño en los órganos. Podrían revisar su hígado y tiroides para revisar si están funcionando adecuadamente.
  • Una biopsia es un procedimiento que se usa para tomar una muestra de tejido para examinarlo. Primero se analizará una muestra de la grasa del abdomen. Si esta prueba no muestra claros signos de amiloidosis, se pueden tomar muestras de otras zonas. Por ejemplo, órganos como el riñón o hígado o la médula ósea.
  • Pueden realizarse una ecocardiografía o imágenes por resonancia magnética para controlar el funcionamiento de su corazón.
  • Pueden tomarse imágenes de ultrasonido para ver si los riñones, el hígado o el bazo están agrandados.
  • Una endoscopia es un procedimiento utilizado para revisar su estómago y los intestinos para detectar si tiene sangrado. El médico utilizará un endoscopio (tubo flexible con una luz y una cámara).

¿Cómo se trata la amiloidosis?

La amiloidosis no tiene cura. El tratamiento está orientado a controlar los síntomas y reducir la cantidad de amiloide que produce su cuerpo. Podría necesitar un tratamiento para otra condición médica que esté causando la amiloidosis. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Medicamentos, pueden utilizarse para disminuir la inflamación que causa dolor o hinchazón en las articulaciones. También podría necesitar medicamentos para controlar el dolor en los nervios. También podrían administrarle medicamentos para que elimine el líquido adicional de su cuerpo. También podría necesitar anticoagulantes. Se pueden usar quimioterapia o determinados anticuerpos para tratar algunos tipos de amiloidosis.
  • Un transplante de médula ósea podría ser necesaria. Este es un procedimiento usado para reemplazar su médula ósea con la médula de un donante. Esto se realiza generalmente en personas que también tienen mieloma múltiple. En cambio, se puede realizar un trasplante de células madre para tratar otros tipos de amiloidosis.
  • Diálisis podría ser necesaria si tiene insuficiencia renal. La diálisis es un procedimiento utilizado para limpiar la sangre.
  • Cirugía podría usarse en el caso de amiloidosis severa o si otros tratamientos no funcionan. La cirugía podría usarse para remover su bazo. Tal vez necesite un trasplante de riñón, hígado, corazón o médula ósea. Podrían colocarle un marcapasos para controlar los latidos cardíacos si el corazón está afectado.

¿Qué puedo hacer para manejar mi amiloidosis?

  • Consuma alimentos saludables y variados. Los alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa, pescado, panes integrales, frijoles cocidos y carnes magras limitadas. Los alimentos saludables pueden ayudar a que los órganos funcionen correctamente y a aumentar su energía. Su médico le indicará si debe seguir una dieta especial. Por ejemplo, una dieta baja en proteínas o baja en sodio (sal). Usted necesitará limitar la cantidad de carne que come si necesita hacer una dieta baja en proteínas. Esto es porque algunas proteínas en la carne pueden aumentar la cantidad de amiloide que produce su cuerpo.
  • Beba líquidos como se le haya indicado para equilibrar sus niveles de líquido. Usted necesitará beber suficiente líquido para prevenir la deshidratación y ayudar a que sus órganos funcionan bien. Puede que necesite limitar los líquidos dependiendo del tipo de amiloidosis que tenga, o si está recibiendo diálisis. Coopere con sus médicos para encontrar el equilibrio de líquidos adecuado para usted. Sus médicos le indicarán cuánto líquido debería beber a diario y qué líquidos son los mejores para usted.
  • Ejercítese según indicaciones. El ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor y la rigidez en las articulaciones. El ejercicio también ayuda a que sus órganos funcionen bien. Si usted siente falta de aliento, pare y descanse. Tal vez se sienta más cansado mientras hace sus actividades cotidianas. Descanse tanto como sea necesario.
  • Pregunte por los suplementos que pueden ayudar a aliviar los síntomas. Los suplementos de aceite de pescado pueden ayudar a reducir la inflamación. Esto podría ayudar con el dolor y la rigidez en las articulaciones. Consulte sobre otras vitaminas, minerales o suplementos que pueden ayudarlo a controlar los síntomas. No tome ningún medicamento sin antes consultar con su médico.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Tiene falta el aliento repentina al estar en reposo.
  • Su corazón está latiendo rápido o fuerte.
  • Mareos o desmayos al ponerse de pie rápidamente.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • Tiene nuevos signos y síntomas, o estos empeoran.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2017 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide