Skip to Content

Fractura De Pierna En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

Una fractura de pierna es un quiebre en uno de los 3 huesos largos de la pierna del niño. El fémur es el hueso más largo y va desde las caderas hasta la rodilla. La fíbula y la tibia son los 2 huesos en la parte inferior de la pierna del niño que van de la rodilla al tobillo. El niño podría sufrir una fractura tipo Salter-Harris, que significa que un hueso se ha quebrado a través de una placa de crecimiento.


INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Medicamentos para el dolor: Podrían recetarle al niño un medicamento para quitar o disminuir el dolor. No espere a que el dolor sea severo para darle a su niño sus medicamentos.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Llame al proveedor de salud de su niño si piensa que el medicamento no esta funcionando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, o hierbas que toma su niño. Incluya la cantidad que toma, la forma y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visita de seguimiento. Mantenga la lista con usted en caso de emergencia.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años de edad: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño de peligro mortal al cerebro e hígado. Revise las etiquetas del medicamento de su niño para aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Programe una cita de seguimiento con el médico de cabecera o especialista en huesos del niño tal como se le indica:

Es probable que su niño necesite regresar a cita para que le quiten la abrazadera o puntos de la cirugía. Además podría necesitar de rayos x para revisar si el hueso ha sanado correctamente. Anote cualquier pregunta que tenga para que no se le olvide durante sus citas de seguimiento.

Descanso:

Su niño debe descansar tanto como sea posible y dormir lo suficiente.

Hielo:

El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor y podría también ayudar a prevenir el daño a los tejidos. Use una compresa con hielo o ponga hielo picado en una bolsa de plástico. Cubra la bolsa con una toalla y colóquela sobre la pierna de su niño por 15 a 20 minutos cada hora según instrucciones indicadas.

Cuidado de la férula o abrazadera:

Su hijo podría necesitar de una férula o una abrazadera. Estos dispositivos ayudarán a disminuir el dolor y a mantener los huesos de la pierna en su lugar mientras sanan.

  • Su niño podría tomar un baño cuando se le indique. No permita que la férula o la abrazadera se mojen. Antes de bañar al niño, cubra la férula o la abrazadera con 2 bolsas de basura plásticas. Adhiera las bolsas a la piel de su niño por encima de la abrazadera usando cinta adhesiva para impedir que entre el agua. Haga que su niño mantenga la pierna fuera del agua en caso que las bolsas se rompan.
  • Revise diariamente la piel alrededor de la férula o la abrazadera. Usted podría aplicar loción en cualquier área que esté enrojecida o irritada.
  • Por favor no permita que su niño presione hacia abajo o se apoye sobre la férula o la abrazadera porque podría romperlos.
  • Por favor no permita que su niño se rasque la piel debajo de la abrazadera introduciendo un objeto cortante o puntiagudo dentro del yeso.

Uso de muletas o bastón:

Puede ser necesario que su niño use muletas o un bastón como apoyo para caminar. Use las muletas y el bastón tal como se le indica.

Terapia física:

Es posible que su niño necesite terapia física. Un fisioterapeuta ayudará a su niño con ejercicios para fortalecer sus huesos y músculos.

Comuníquese con el médico de cabecera o especialista en huesos del niño si:

  • Su niño tiene fiebre.
  • La abrazadera o férula de su niño está muy ajustada.
  • Hay manchas nuevas de sangre o un mal olor que sale de por debajo de la abrazadera o férula.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o cuidados de su niño.

Regrese al departamento de emergencias si:

  • Su niño siente más dolor en su pierna lesionada y el dolor no se le quita.
  • La férula o abrazadera del niño se quiebra o está dañada.
  • La pierna o dedos del pie de su niño están adormecidos.
  • La piel o uñas de los pies de su niño por debajo de la parte lesionada se inflaman, se ponen frías, blancas o azules.
  • La sangre le empapa las vendas al niño.
  • Su niño tiene dolor de pecho o falta de aliento severos.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide