Skip to Content

Dolor En Puntos Desencadenantes

CUIDADO AMBULATORIO:

Un punto desencadenante

también se llama nudo muscular. Se trata de un bulto apretado en un área del músculo que puede causar dolor. Los puntos desencadenantes pueden formarse después de una lesión muscular, sobrecarga, estrés o tensión. El estrés muscular puede deberse a una mala postura o a una posición incómoda al dormir. El estrés emocional puede hacer que se tensen ciertos músculos, como en el cuello.

Los signos y síntomas comunes son:

  • Dolor que puede ser constante o solo durante el movimiento o cuando se presiona el punto desencadenante
  • Dolor que se extiende o que ocurre en otra área (llamado dolor referido)
  • Problemas para mover una articulación hasta donde pueda llegar porque el punto desencadenante acortó un músculo cercano
  • Debilidad muscular
  • Mareos o escuchar un zumbido en los oídos
  • Piel de color rojo sobre el punto desencadenante
  • Piel con hormigueo o dolorosa al tacto
  • Más saliva o lágrimas de lo habitual

Llame a su médico o especialista en dolor si:

  • Tiene un dolor nuevo o que empeora alrededor del punto desencadenante.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

El tratamiento

podría incluir cualquiera de los siguientes:

  • Una sustancia que enfría se rocía sobre su piel sobre el punto desencadenante. Esto ayuda a relajar el músculo, que luego se estira suavemente.
  • El masaje puede ayudar a relajar el punto. Su médico podría masajear el músculo que contiene el punto desencadenante. También podría hacer terapia de compresión. Para esto, presiona sobre el punto desencadenante hasta que el músculo se relaja. Luego estirará el músculo.
  • La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET) usa señales para ayudar a aliviar el dolor. Se colocan almohadillas en el punto desencadenante y a su alrededor. También se podrían colocar donde usted tiene dolor referido. Las almohadillas están conectadas a un dispositivo que envía señales eléctricas para reducir el dolor.
  • La terapia física puede ayudar a aliviar y prevenir los puntos desencadenantes. Un fisioterapeuta le enseñará ejercicios para estirar los músculos y aliviar el dolor. Su terapeuta también podría ayudarle a encontrar las causas de sus puntos desencadenantes, como una mala postura. Puede ayudarlo a hacer cambios para prevenir más puntos desencadenantes.
  • Los medicamentos pueden ayudar con el dolor. El médico puede sugerirle medicamentos como el ibuprofeno. También puede recetarle relajantes musculares.
  • Una inyección en el punto desencadenante ayuda a relajarlo. Se coloca una aguja a través de su piel y en el punto desencadenante. Los calmantes con salina (solución de sal) u otros medicamentos podrían ser puestos a través de la aguja en el punto desencadenante. Se puede utilizar una aguja seca (sin medicamentos). Cuando se retira la aguja, el área del músculo se estira suavemente.

Controle o evite el dolor en los puntos desencadenantes:

  • Haga estiramientos regulares del músculo con puntos desencadenantes. Coloque una suave presión sobre el punto desencadenante, y luego estire el músculo. Pídale más información a su médico acerca de cómo estirar y aplicar presión.
  • Aplique calor en los puntos desencadenantes. El calor ayuda a relajar los músculos y alivia el dolor en el punto desencadenante. Use una compresa caliente o una almohadilla eléctrica de baja temperatura. Aplique calor durante 15 minutos cada hora o como se lo indicaron.

Acuda a sus consultas de control con su médico o especialista en el dolor según le indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.