Skip to Content

Síndrome Urémico Hemolítico

LO QUE NECESITA SABER:

El síndrome urémico hemolítico (SUH) ocurre cuando una sustancia tóxica penetra en el flujo sanguíneo y destruye los glóbulos rojos. Esto causa hemorragia, coágulos de sangre y daño a los riñones.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

Es posible que necesite medicamentos para el tratamiento de otras condiciones de salud que resulten del síndrome urémico hemolítico. Tómese sus medicamentos como se le indique. Comuníquese con su médico si usted cree que su medicamento no lo está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Programe una consulta de seguimiento con su médico o nefrólogo como se lo indicaron:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Cambios en la nutrición:

Es posible que deba hacer cambios en su dieta. Mantenga una lista de los alimentos que puede comer. Puede que deba tomar suplementos vitamínicos y minerales, como calcio. Tome líquidos como se le haya indicado. Es posible que tenga que anotar cuánto líquido toma y cuánto orina. Su médico le dirá qué cantidades diarias puede ingerir de:

  • Proteína: Tendrá que limitar la cantidad de proteína que ingiere a diario para ayudar a que sus riñones funcionen mejor. Algunos de los alimentos que tienen un alto contenido proteico son la carne de res, pollo, pescado, los huevos y productos lácteos (leche, queso y yogur).
  • Fósforo: Tendrá que limitar la cantidad de fósforo que consume a diario. Cuando los riñones están dañados, no pueden deshacerse del fósforo adicional que se acumula, como resultado de lo cual baja el nivel de calcio y se producen fracturas óseas. Algunos alimentos ricos en fósforo son los productos lácteos, los frijoles, los guisantes o chícharos y las nueces. También contienen fósforo el chocolate líquido, la cerveza y las gaseosas.
  • Sodio: Es posible que tenga que limitar la cantidad de sodio (sal) que consume a diario. El sodio puede contribuir a la acumulación de líquido en sus tejidos y puede dañar el corazón. Cuando los riñones están dañados, no pueden deshacerse del líquido adicional. Los alimentos enlatados, las carnes procesadas, como los fiambres y las salchichas, las sopas enlatadas y los bocadillos salados tienen un alto contenido de sodio.
  • Potasio: Es posible que deba limitar el consumo de alimentos que contienen potasio, como frutas y verduras. Sus riñones no podrían deshacerse del potasio adicional. Esto puede causar que el potasio se acumule en su sangre. Un nivel alto de potasio puede causar problemas cardíacos.

Prevenga las enfermedades transmitidas por los alimentos:

Asegúrese de que todos en su casa sigan estas reglas:

  • Lávese las manos: Lávese antes y después de usar el baño, cambiar un pañal, toser o estornudar. Lávese después de atender a una persona enferma o tocar un animal.
  • Mantenga limpias las superficies y los utensilios: Limpie las superficies antes y después de preparar los alimentos. Lave las tablas de cortar y los utensilios después de cada uso y antes de preparar la siguiente comida.
  • Cocine bien los alimentos: Es seguro comer los alimentos después que han alcanzado una temperatura lo suficientemente alta como para eliminar las bacterias. Solicite más información a su médico acerca de cómo cocinar los alimentos de manera segura.
  • Guarde los alimentos en el refrigerador: Ponga en el refrigerador los restos de comida lo más pronto posible. De este modo puede evitar que la comida se eche a perder y cause una enfermedad.

Comuníquese con su médico o nefrólogo si:

  • Usted tiene fiebre.
  • Le sangran las encías, los labios o la nariz.
  • Sus evacuaciones intestinales tienen sangre o son de color oscuro.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • Usted está orinando menos que de costumbre, o nada en absoluto.
  • Tiene diarrea y vómitos.
  • Usted tiene dolor abdominal intenso.
  • Tiene dolor de cabeza muy fuerte, dificultad para pensar y se siente confundido.
  • Tiene dificultad para ver.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide