Skip to Content

Porfiria Cutánea Tardía

CUIDADO AMBULATORIO:

La porfiria cutánea tardía (PCT)

es un trastorno que provoca que se formen ampollas o lesiones en la piel cuando es expuesta a la luz solar. La PCT es una forma de porfiria, un trastorno que afecta la manera en que el cuerpo produce glóbulos rojos (GR). Una sustancia química llamada porfirina se acumula en la piel. Las proteínas liberadas causan que la piel llegue a ser demasiado sensible a la luz solar. Las lesiones o ampollas de la piel se forman donde la piel se expuso a la luz del sol. La PCT puede ser genética o causada por la exposición a ciertos químicos o infecciones.

Lo que desencadena un ataque de PCT:

  • Fumar cigarrillos y tomar alcohol
  • Infecciones causadas por virus, como hepatitis C o VIH
  • Enfermedades relacionadas con el hierro, como la hemocromatosis, la cual causa la acumulación excesiva de hierro en los tejidos del cuerpo.
  • La hemodiálisis que filtra la sangre por la insuficiencia renal a largo plazo
  • Exposición a químicos tóxicos
  • Las píldoras anticonceptivas y la terapia hormonal con estrógenos para el tratamiento de cáncer de próstata

Los signos y síntomas de la PCT

se observan mayormente en la piel y empeoran durante el verano. Puede presentar cualquiera de los siguientes signos o síntomas:

  • Ampollas en la piel expuesta que pueden formar costras, cicatrices y tardan mucho tiempo en cicatrizar
  • Piel delicada que se daña fácilmente por pequeñas heridas, como rasguños o quemaduras
  • Color de piel que es demasiado claro o demasiado oscuro
  • Más crecimiento de vello en la cara, o ausencia de crecimiento de cabello en el cuero cabelludo

Tratamiento:

Los médicos pueden sugerirle que evite las condiciones y sustancias que provocan la PCT. Es posible que también necesite alguno de los siguientes tratamientos:

  • Los medicamentos antipalúdicos eliminan el exceso de porfirinas del hígado.
  • La flebotomía es un procedimiento usado para extraer sangre de una vena. Esto disminuye los niveles de porfirina en su hígado y en la sangre.

Prevenir un ataque de PCT:

  • No fume cigarrillos ni tome bebidas alcohólicas. Los cigarrillos y el alcohol dañan el hígado y empeoran aún más la PCT. Hable con su médico si tiene dificultad para dejar de fumar o tomar.
  • Tenga cuidado con los medicamentos. Pregunte a su médico si cualquiera de los medicamentos que está tomando podría provocar un ataque de PCT.
  • Proteja su piel. Mantenga su piel protegida del sol y de rasguños. Vista ropa suelta, liviana y de colores claros. Proteja su cabeza y cuello con un sombrero o sombrilla cuando esté afuera. Use un protector solar con factor de protección solar (FPS) aprobado por su médico. Siga las instrucciones en la etiqueta del producto cuando utilice bloqueador solar.

Cuidado de la herida:

Las ampollas en la piel pueden infectarse y tomar mucho tiempo para curarse. Pregunte a su médico cómo debe cuidar las ampollas de su piel en casa.

  • Lávese las manos antes y después de curarse la herida.
    Lavado de manos
  • Limpie las ampollas con jabón y agua y una toallita seca. Haga esto con la frecuencia que le indique su médico. Si usted no puede alcanzar la herida, pida a alguien que le ayude.
  • Revise con cuidado la ampolla y el área alrededor de ella. Esté atento a cualquier inflamación, enrojecimiento o líquido que salga de ella. Aplique una presión suave para detener cualquier sangrado.
  • Cubra su herida con una capa de gasas de venda estéril (limpia). Si la venda debe enredarse alrededor del brazo o la pierna, envuélvalo cómodamente pero no demasiado apretado. Si usted siente hormigueo o pierde sensibilidad en el área, significa que está demasiado apretada.
  • Mantenga las vendas limpias y secas.

Acuda a sus consultas de control con su médico o hematólogo según le indicaron:

Si usted tiene una enfermedad en el hígado o el riñón, es especialmente importante que asista a todas sus citas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Porfiria Cutánea Tardía (Ambulatory Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.