Skip to Content

Neumonía

LO QUE NECESITA SABER:

La neumonía es una infección en sus pulmones causada por bacterias, virus, hongos o parásitos. Usted puede contagiarse al entrar en contacto con una persona enferma. Puede contraer pulmonía si recientemente se sometió a una cirugía o necesitó un respirador para ayudarlo a respirar. La neumonía también puede ser causada al inhalar accidentalmente saliva o pequeños trozos de comida. La neumonía puede causar síntomas leves o puede ser severa y de peligro mortal.

Los pulmones

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Usted expectora sangre.
  • Su corazón late a más de 100 latidos por 1 minuto.
  • Usted está muy cansado, confundido y no puede pensar con claridad.
  • Usted tiene dolor torácico y dificultad para respirar.
  • Sus labios o uñas de las manos se tornan grises o azules.

Llame a su médico si:

  • Sus síntomas siguen igual o empeoran en las 48 horas después de empezar con los antibióticos.
  • Su fiebre no está por debajo de los 99 °F (37.2 °C) en las 48 horas después de empezar los antibióticos.
  • Usted tiene fiebre que supera los 101°F (38.3°C).
  • Usted no puede comer o tiene pérdida del apetito, náuseas o vómitos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los antibióticos para tratar la neumonía causada por una bacteria.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
  • Los AINE, como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Usted necesitará regresar para que le realicen más exámenes. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

El manejo de sus síntomas:

  • Descanse tanto como sea necesario. Descanse con frecuencia en el transcurso del día. Alterne las horas de actividad con horas de descanso.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Los líquidos ayudan a disolver la mucosidad, lo cual le facilita la expectoración de secreciones.
  • No fume. Evite el humo del cigarrillo cuando alguien más está fumando. El tabaquismo aumenta su riesgo de contraer neumonía. El fumar impide la pronta recuperación después que usted ha tenido neumonía. Solicite a su médico más información si usted necesita ayuda para dejar de fumar.
  • Limite el consumo de alcohol. Las mujeres deberían limitar el consumo de alcohol a 1 bebida por día. Los hombres deberían limitar el consumo de alcohol a 2 tragos al día. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.
  • Use un humidificador de vapor frío. El humidificador le ayudará a aumentar la humedad del aire en su hogar. Esto podría ayudarle a respirar más fácilmente y al mismo tiempo disminuir la tos.
  • Mantenga su cabeza elevada. Podría respirar mejor si se acuesta con la cabecera de su cama para arriba.

Prevenga la neumonía:

  • Lávese las manos frecuentemente. Use agua y jabón cada vez que se lave las manos. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos. No se pare cerca de nadie que esté estornudando o tosiendo.
  • Manténgase alejado de los demás hasta que esté bien. No vaya a trabajar ni a otras actividades. Espere hasta que los síntomas desaparezcan o hasta que su médico le diga que puede volver.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Es posible que usted necesite recibir una vacuna que sirve para prevenir la neumonía. Vacúnese contra la influenza (gripe) todos los años tan pronto como se recomiende, normalmente en septiembre u octubre. Los virus de la gripe cambian, por lo que es importante vacunarse contra la gripe cada año.

Learn more about Neumonía (Aftercare Instructions)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.