Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Mastoiditis En Niños

LO QUE USTED DEBE SABER:

La mastoiditis es una infección del hueso mastoideo en el cráneo de su niño. El hueso mastoideo se encuentra detrás de la oreja de su niño. La mastoiditis es más común en niños menores de 4 años con un historial de infecciones de oído. La mastoiditis generalmente se debe a una infección en el oído que se propaga. El canal auditivo de su niño se inflama y acumula líquido dentro del oído. El líquido que se acumula provoca que se desarrolle bacteria y se propague hasta el hueso mastoideo.


DESPUÉS DE SER DADO DE ALTA:

Medicamentos:

  • Los antibióticos ayudan a tratar o a evitar una infección bacteriana.
  • Podrían recetarle medicamento para el dolor. Pregunte al médico de cabecera de su niño cómo administrar este medicamento con precaución.
  • Los AINEs , como el ibuprofeno, ayudan a reducir inflamación y dolor o fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINEs podrían causar sangrado estomacal o problemas en los riñones en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Antes de usar el medicamento, lea siempre la etiqueta de información y siga sus indicaciones. No administre éstos medicamentos a niños menores de 6 meses de edad sin el consentimiento de su médico.
  • El acetaminofeno disminuye el dolor y la fiebre. Está disponible con o sin receta médica. Pregunte cuánto debería tomar su niño y con qué frecuencia. Siga las indicaciones. El acetaminofeno puede provocar daño al hígado si no se toma correctamente.
  • Dele a su niño el medicamento como se le indique. Comuníquese con el médico de cabecera de su niño si usted piensa que su medicamento no lo está funcionando como se esperaba. Infórmele si su niño es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista de los medicamentos, vitaminas y hierbas que toma su niño. Incluya las cantidades, así como cuándo y por qué los toma. Traiga con usted la lista o los medicamentos en sus envases a las citas de seguimiento. Lleve consigo la lista del medicamento de su niño en caso de una emergencia. Deseche la lista de medicamento anterior.
  • No le de aspirina a niños menores de 18 años. Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye puede provocar daños al cerebro y el hígado que representan una amenaza para la vida. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilatos o aceite de gaulteria.

Programe una cita con el médico de cabecera del niño o especialista en oídos, nariz y garganta como se le indique:

Pregunte si su niño va a necesitar algunos exámenes de oído. Estos exámenes ayudan a encontrar cualquier problema de audición permanente después de haberse recuperado de la mastoiditis. Escriba las preguntas que tenga para que recuerde hacerlas durante sus citas.

Ayude a evitar infecciones en los oídos que podrían conllevar a la mastoiditis:

  • Mantenga a su niño alejado del humo del cigarrillo o áreas que huelen a humo de cigarrillo.
  • Mantenga a su niño alejado de otros niños que están enfermos. Haga otros arreglos para el cuidado de su niño si es necesario.
  • Continúe amamantando al niño si ya lo está haciendo. Esto podría reducir el riesgo de infecciones en el oído y la mastoiditis.
  • Las vacunas podrían ayudar a evitar infecciones en el oído y la mastoiditis. Pregunte al médico de cabecera de su niño cuáles vacunas son las correctas para su niño.

Cuidado de la herida:

Consulte con el médico de cabecera de su niño sobre cómo cuidar cualquier herida que su niño podría tener después de la cirugía. Si su niño tiene tubos en los oídos, pregunte sobre cómo debe cuidarlos.

Comuníquese con el médico de cabecera o especialista de su niño si:

  • Usted piensa que el medicamento del niño no le está funcionando.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o cuidado de su niño.

Busque atención médica inmediatamente o llame al 911 si:

  • Los síntomas del niño, como el dolor, enrojecimiento, inflamación, secreción del oído o pérdida de la audición empeoran.
  • La fiebre del niño empeora o no se le quita con el tratamiento.
  • Su niño tiene dolor de cabeza que no se le quita con el tratamiento.
  • Su niño siente debilidad en el rostro.
  • Su niño tiene un bulto rojo e inflamado por detrás de la oreja.
  • Su niño tiene dificultad para escuchar.
  • Su niño tiene una convulsión o pierde la consciencia.
  • Su niño tiene dolor de cabeza, fiebre y rigidez en el cuello.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide