Skip to Content
Vaccines aren’t just for kids. Is your teen protected?

Hepatitis C, Cuidados Ambulatorios

INFORMACIÓN GENERAL:

La hepatitis C

es la inflamación del hígado causada por la infección del virus de la hepatitis C (VHC).


Los siguientes son los síntomas más comunes:

  • Fatiga
  • Orina de color oscura o evacuaciones claras
  • Fiebre
  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y lo blanco de los ojos ) y comezón en la piel
  • Dolor en las articulaciones, cuerpo adolorido o debilidad
  • Falta de apetito, náuseas o vómito
  • Dolor en la parte superior derecha de su abdomen

Busque atención médica inmediata al presentar los siguientes síntomas:

  • Mareo tan severo que no puede ponerse de pie
  • Usted tiene un fuerte dolor en el abdomen.
  • Evacuaciones intestinales rojizas o negras y pegajosas
  • Confusión o somnolencia
  • Vómito que contiene sangre o un material que se parece al café molido o al cuncho de café

El tratamiento para la hepatitis C

puede constar de un medicamento antiviral para ayudar a combatir el virus que causa la hepatitis C y evitar que se siga propagando en su cuerpo. Los medicamentos también pueden prevenir o disminuir la inflamación y el daño al hígado. En caso de presentar enfermedad del hígado severa o insuficiencia hepática se puede necesitar de cirugía para realizarle un trasplante de hígado.

Lidiar con la hepatitis C:

  • No consuma alcohol ni use drogas ilícitas. El alcohol y las drogas pueden aumentar el daño al hígado. Pregunte a su proveedor de salud por mayor información si necesita ayuda para dejar el vicio.
  • No fume. La nicotina puede dañar los vasos sanguíneos e impedir el control de la hepatitis C. No use cigarrillos electrónicos ni tabaco sin humo en lugar de cigarrillos regulares con el fin de dejar de fumar. Estos dispositivos todavía contienen nicotina. Pregunte a su proveedor de salud por mayor información si usted en la actualidad fuma y necesita ayuda para dejar de fumar.
  • Consuma una variedad de alimentos saludables. Alimentos saludables incluyen frutas, verduras, productos lácteos descremados, frijoles, carne magra y pescado. Pregunte si necesita seguir una dieta especial.
  • Descanse más. Poco a poco reanude sus actividades cotidianas a medida que empieza a sentirse mejor.

Evite la propagación de la hepatitis C:

El virus de la hepatitis C se lleva en la sangre y otros líquidos corporales, como el semen o flujo vaginal. Las siguientes pautas pueden ayudar a prevenir la propagación del virus de la hepatitis C:

  • Cubra cualquier herida en carne viva o rasguños. Si la sangre de su herida entra en contacto con una superficie, limpie la superficie con cloro inmediatamente. Póngase guantes antes de limpiar. Debe desechar cualquier artículo que contenga sangre o fluidos del cuerpo, como le indicó su proveedor de salud.
  • No comparta artículos personales. Estos artículos incluyen cepillos de dientes, cortauñas y rasuradora. No comparta agujas.
  • Infórmele a las personas que conviven en su hogar y a sus parejas de sexo que usted tiene el virus de la hepatitis C (VHC). Ellos deben ser examinados para el VHC. No tenga relaciones sexuales, incluyendo sexo oral y anal, hasta que su proveedor de salud le indique que está bien. Si usted lleva a cabo una relación sexual, asegúrese que su pareja del género masculino use un condón de látex.
  • Proteja a su bebé. Pregunte a su proveedor de salud si no hay peligro de alimentar a su bebé con leche materna. Si está embarazada, solicite a su proveedor de salud más información para evitar que su bebé contraiga el virus de la hepatitis C.
  • No done sangre, ni órganos ni semen ni tampoco ningún otro tejido corporal. Las donaciones son analizadas por la presencia del virus de la hepatitis C, pero es mejor no donar.

Acuda a la consulta de control con su proveedor de salud como le indicaron:

Es posible que necesite exámenes o tratamientos con regularidad. Escriba las preguntas que tenga para que recuerde hacerlas durante sus consultas médicas.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide