Skip to Content

Fractura Cervical

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es una fractura cervical?

Una fractura cervical es la rotura de 1 o más de las 7 vértebras cervicales (huesos) en su cuello. Las 7 vértebras cervicales se conocen como C1 a C7. Las vértebras cervicales sostienen su cabeza y permiten que su cuello se doble y gire. Las vértebras encierran y protegen la médula espinal, que controla la capacidad de moverse.


¿Qué causa una fractura cervical?

Una fractura cervical es causada generalmente por un impacto repentino y fuerte. Las siguientes son las causas más comunes:

  • Accidentes automovilísticos
  • Caídas
  • Clavados en aguas poco profundas
  • Lesiones ocasionadas durante la práctica de deportes de contacto
  • Lesiones ocasionadas mientras monta una patineta

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura cervical?

  • Dolor, sensibilidad, inflamación, o espasmos musculares en el cuello
  • Dificultad para mover el cuello
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida de la sensación o pinchazos en sus brazos o piernas
  • Entumecimiento, dolor, u hormigueo en la base de su cabeza
  • Visión doble o pérdida del conocimiento

¿Cuáles son los tipos comunes de fracturas cervicales?

  • Fractura del proceso odontoideo: El proceso odontoideo es una parte de la vértebra C2, también conocida como el eje. Cuando se rompe la odontoides, no se puede girar y torcer el cuello libremente. Las fracturas del proceso odontoideo son comunes en los niños.
  • Fractura del ahorcado: Una fractura del ahorcado es otro tipo de ruptura en el eje.
  • Fractura de Jefferson: Una fractura de Jefferson es 3 o 4 roturas en la vértebra C1, también conocida como el atlas. Los huesos en el eje pueden estar rotos también.
  • Fractura en lágrima: Las fracturas en lágrima son roturas grandes, en forma de triángulos en 1 o más de las vértebras cervicales inferiores. También pueden afectar los ligamentos y los discos cercanos.

¿Cómo se diagnostica una fractura cervical?

Su médico le preguntará cómo ocurrió su lesión. Le preguntará sobre sus signos y síntomas y palpará su cuello para sentir áreas adoloridas. Además lo revisará para ver si hay problemas con sus músculos, reflejos y sentido del tacto. Es posible que usted necesite los siguientes exámenes:

  • Rayos X: Estas son imágenes de su columna cervical. Los médicos observan y buscan huesos rotos u otros problemas en el cuello.
  • Una tomografía computarizada (TC) o TAC, toma imágenes de su cráneo y cerebro. Es posible que le administren un líquido de contraste antes del examen. Informe a su médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Esta prueba utiliza imanes poderosos y una computadora para tomar imágenes de su cuello. Las imágenes muestran si hay presión en o daño en su columna vertebral. Se le podría administrar un tinte, conocido también como contraste, antes de realizarle la prueba. Informe a sus médicos si usted es alérgico al medio de contraste, al yodo o a los mariscos. Quítese las joyas e infórmele a sus médicos si tiene algún metal en o sobre su cuerpo. El metal puede causar lesiones serias. Infórmele a su médico si no puede quedarse quieto o si está ansioso o tiene miedo en lugares cerrados.

¿Cómo se trata una fractura cervical?

  • Analgésicos: Los médicos podrían darle medicamentos para eliminar o disminuir el dolor.
    • No espere hasta que el dolor sea intenso para pedir mas. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor. Es posible que el medicamento no funcione como debería para controlar su dolor si espera demasiado tiempo para tomarlo.
    • Los analgésicos pueden causarle mareos o somnolencia. Para evitar las caídas, llame a un médico cuando desee levantarse o si necesita ayuda.
  • Tracción: La tracción utiliza pesas para colocar a los huesos de vuelta en su lugar y enderezar la columna cervical.
  • Inmovilización: Este es un método usado para mantener a su cabeza y cuello sin movimiento a medida que sana su fractura cervical. La inmovilización limitará su movimiento por meses mientras sana su lesión. Usted podría necesitar lo siguiente:
    • Halo cervical: Un halo y chaleco impiden la mayoría de los movimientos de cabeza y cuello. El halo se une a la cabeza con clavos colocados en su cráneo. No se puede quitar durante el tratamiento. Pídale más información a su médico acerca de la colocación del halo y su cuidado.
    • Collarín cervical semi rígido: Los collarines semi rígidos usan placas de plástico para evitar los movimientos de su cuello de lado a lado o de arriba hacia abajo.
    • Collarín cervical blando: Un collarín blando es un soporte flexible colocado alrededor del cuello. A menudo se utiliza después de que un collar más rígido se ha usado.
  • Cirugía: Usted podría necesitar cirugía para reparar su fractura cervical. Usted también podría tener que someterse a una operación después de la inmovilización si la fractura no ha sanado. Durante la cirugía, los médicos reparan la fractura mediante una incisión en la parte anterior o posterior del cuello. Pídale más información a su médico sobre las cirugías para el tratamiento de una fractura cervical.
  • Terapia: Un fisioterapeuta y un terapeuta ocupacional pueden ejercitar sus brazos, piernas y manos. También pueden enseñarle nuevos modos de hacer cosas alrededor la casa. Un terapeuta del lenguaje trabajará con usted para ayudarle a hablar y tragar.

¿Cuáles son los riesgos de una fractura cervical?

  • El uso de un collarín cervical puede provocar erupciones cutáneas, llagas e infecciones. Usted puede tener problemas para tragar mientras usa un halo cervical. Los clavos del halo cervical pueden causar cicatrices. Los clavos pueden punzar la cubierta del cerebro. Los clavos y las varillas se pueden aflojar o romper, dañando su vértebra y otras partes a su alrededor. La tracción podría mover sus huesos y sacarlos de lugar. Durante la cirugía, puede sangrar excesivamente. Su cerebro y espina dorsal podrían dañarse. Esto puede causar parálisis y puede ser mortal.
  • Después del tratamiento, usted aún podría tener dolor o problemas al girar la cabeza. Es posible que su fractura cervical no sane por completo. Usted podría contraer una infección. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna o el brazo. Esto puede causar dolor e inflamación, y puede detener el flujo sanguíneo en su cuerpo. El coágulo puede desprenderse y viajar a los pulmones. Un coágulo sanguíneo en sus pulmones puede causar dolor de pecho y dificultad para respirar. Estos problemas pueden ser mortales.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene fiebre.
  • Ve una erupción cutánea, enrojecimiento o lesiones debajo de su halo cervical.
  • Tiene dificultad para tragar mientras tiene puesto su halo cervical.
  • Su dolor en el cuello no está mejorando aún con tratamiento.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de su fractura cervical, su medicación o cuidado.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata o llamar al 911?

  • Tiene un dolor de cabeza grave y súbito acompañado de náuseas y vómitos.
  • Ve doble o solo ve de 1 ojo.
  • No puede permanecer despierto.
  • Los clavos en su halo cervical se han soltado o se ven más profundos dentro de su piel que anteriormente.
  • Siente debilidad o entumecimiento nuevos en sus manos o dedos.
  • A usted le hace falta el aire.
  • No puede sentir o mover sus brazos o piernas.
  • Usted expectora sangre.
  • Usted se siente mareado, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho. Usted expectora sangre.
  • Usted se siente mareado, le hace falta el aire y tiene dolor de pecho.
  • Su brazo o pierna se siente caliente, sensible y adolorida. Se podría ver inflamado y rojo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide