Skip to Content

Dolor Crónico

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el dolor crónico?

El dolor crónico es un dolor que no mejora durante 3 meses o más. El dolor crónico podría doler todo el tiempo, o ir y venir.

¿Cómo se diagnostica el dolor crónico?

Su médico le preguntará dónde siente el dolor, cómo se siente y cuando comenzó. Él le preguntará cómo le afecta el dolor en su vida diaria, en su estado de ánimo y en la forma como duerme. Informe a su médico si hay algo que le ayude con su dolor o que lo empeore. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Las escalas del dolor usan números o rostros que le ayudarán a describir la gravedad de su dolor. Su médico puede pedirle que califique su dolor en una escala de 0 a 10.
    Escala de dolor
  • Una radiografía, un ultrasonido, una tomografía computarizada o una imagen por resonancia magnética (IRM) podría mostrar la causa de su dolor crónico. Es posible que a usted le administren líquido de contraste para ayudar a que el área se vea mejor en las imágenes. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste. No entre a la sala donde se realiza la resonancia magnética con algo de metal. El metal puede causar lesiones serias. Dígale al médico si usted tiene algo de metal por dentro o sobre su cuerpo.
  • Las pruebas de estímulo podrían ayudar a encontrar cuáles nervios o músculos están siendo afectados por el dolor. Estas pruebas podrían incluir estudios de la conducción del nervio o de la función muscular.

¿Cómo se trata el dolor crónico?

  • Medicamentos:
    • El acetaminofén alivia el dolor. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta. No use más de 4 gramos (4000 miligramos) en total de acetaminofeno en un día.
    • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
    • Un medicamento con receta para el dolor conocidos como narcóticos u opioides, podrían administrarse. Pregunte al médico cómo debe tomar este medicamento de forma segura.
    • Los anestésicos se pueden frotar sobre la piel o se inyectan en un nervio o músculo para entumecer el área.
    • Otros medicamentos podrían reducir el dolor, la ansiedad, la tensión muscular, o la inflamación.
  • La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET) le da señales eléctricas suaves y seguras a través de un pequeño dispositivo conectado a su piel.
  • Cirugía podría realizarse para implantar un dispositivo que libera medicamento para el dolor en su cuerpo. Otros dispositivos estimulan sus nervios con señales eléctricas seguras.

¿Qué más puedo hacer para controlar el dolor crónico?

  • La aplicación de calor sobre el área dolorida durante 20 a 30 minutos cada 2 horas por tantos días como se le haya indicado. El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares.
  • Aplique hielo sobre la parte del cuerpo que le duele durante 15 a 20 minutos cada hora o según las indicaciones. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido dentro de una bolsa plástica. Cúbrala con una toalla. El hielo disminuye el dolor y la inflamación y ayuda a evitar daño a los tejidos.
  • Vaya a terapia física según indicaciones. Un fisioterapeuta le puede enseñar ejercicios para ayudarle a mejorar el movimiento y la fuerza, y para disminuir el dolor.
  • Haga ejercicio por 30 minutos, 3 veces a la semana. La actividad física regular puede ayudar a disminuir el dolor y mejorar su calidad de vida. Consulte con su médico acerca del mejor plan de ejercicios para su tipo de dolor.
  • Duerma lo suficiente. Tenga una rutina relajante para la hora de dormir. Vaya a dormirse y levántese a la misma hora todos los días. Evite la cafeína en la tarde.
  • Hable con un consejero o terapeuta. Un tipo de terapia llamada terapia cognitivo conductual (TCC) puede ayudar a su dolor crónico, cambiando su forma de pensar al respecto. La TCC también puede mejorar su estado de ánimo, el sueño y la capacidad de movimiento.

¿Qué necesito saber si tomo medicamentos prescritos para el dolor?

  • Es posible que usted necesite tomar un suavizante de evacuaciones intestinales. El efecto secundario más común de los medicamentos prescritos para el dolor es el estreñimiento. Los suavizantes de evacuaciones intestinales están disponibles sin receta médica.
  • No mezcle los medicamentos prescritos para el dolor. Estos pueden provocar una sobredosis de medicamento, lo que puede llegar a ser mortal. Lea las etiquetas. Asegúrese de conocer los ingredientes de todos sus medicamentos.
  • No consuma alcohol cuando tome medicamentos para el dolor de venta bajo receta. Es peligroso mezclar narcóticos u opioides con alcohol o con drogas ilegales.
  • Los medicamentos prescritos para el dolor podrían afectar su capacidad para conducir o trabajar con seguridad. También podrían provocar mareos y aumentar su riesgo de caídas.
  • Guarde los medicamentos prescritos para el dolor en un lugar seguro en su casa. Mantenga su medicamento alejado de los niños y de otras personas. Nunca comparta sus medicamentos con otras personas.

Llame al 911 o haga que alguien llame al 911 en cualquiera de los siguientes casos:

  • Usted está respirando más lento de lo normal, o tiene dificultad para respirar.
  • No lo pueden despertar.
  • Usted sufre una convulsión.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su corazón late más lento de lo normal.
  • Usted siente que su corazón se le va a salir del pecho o siente palpitaciones.
  • No puede pensar con claridad.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Usted tiene efectos secundarios debido al medicamento prescrito para el dolor, como comezón, náusea o vómito.
  • Usted tiene dificultad para dormir.
  • Su dolor empeora, incluso después de tomar el medicamento.
  • Usted no cree que el medicamento esté funcionando.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide