Skip to Content

Toracoscopía

LO QUE NECESITA SABER:

Una toracoscopía es un procedimiento para ver adentro de la cavidad del pecho con un endoscopio. Un endoscopio es un tubo delgado y flexible que tiene luz y una cámara en el extremo. Este se introduce adentro del pecho a través de incisiones pequeñas en la pared torácica. La toracoscopía podría realizarse para diagnosticar o tratar condiciones de los pulmones y de la pleura (revestimiento delgado que cubre los pulmones).

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes del procedimiento:

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Una cánula intravenosa es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos.
  • La anestesia general lo mantendrá dormido y sin dolor durante la cirugía. Es posible que le administren la anestesia por vía intravenosa. O también la puede inhalar a través de una máscara o de un tubo que se coloca en su garganta. El tubo puede causar que sienta la garganta irritada cuando se despierte.

Durante el procedimiento:

La anestesia general lo mantendrá dormido y sin dolor durante la cirugía. Se realizarán incisiones pequeñas entre las costillas. El cirujano introducirá un endoscopio y otros instrumentos a través de estas incisiones pequeñas. Si hay una lesión, se puede hacer una biopsia o se puede extirpar la lesión. Se puede colocar un tubo en una de las incisiones. Esto le permitirá al cirujano insertar medicamentos directamente en los pulmones. También se puede necesitar un tubo para permitir que drenen los líquidos adicionales. Este tubo ayudará a que los pulmones se llenen de aire otra vez después del procedimiento. El resto de las incisiones se cerrarán con puntadas.

Después del procedimiento:

  • Lo llevarán a una habitación donde podrá descansar. Los médicos lo controlarán atentamente. Cuando vean que se encuentra bien, se le podría permitir que regrese a su casa. Si usted permanecerá en el hospital, lo transferirán a su habitación de hospital. No se levante de la cama hasta que su médico lo autorice. Se utilizará un vendaje para cubrir las puntadas o grapas. Este vendaje mantiene el área limpia y seca para ayudar a evitar una infección. Un médico podría quitar los vendajes justo después del procedimiento para revisar el área.
  • Es posible que usted necesite oxígeno adicional si el nivel de oxígeno en su sangre esta más bajo de lo que debería estar. Es posible que le administren oxígeno a través de una mascarilla colocada sobre la nariz y la boca o a través de pequeños tubos colocados en las fosas nasales. Pregúntele a su médico antes de quitarse la mascarilla o los tubos del oxígeno.
  • Respire profundo y tosa 10 veces cada hora. Esto ayudará disminuir el riesgo de contraer una infección pulmonar. Respire profundo y sostenga el aire lo más que pueda. Expulse todo el aire y luego tosa con fuerza. La respiración profunda ayuda a abrir las vías respiratorias. Es posible que le proporcionen un espirómetro de incentivo para ayudarlo a respirar hondo. Coloque la boquilla plástica en la boca y respire lento y profundo, a continuación, exhale el aire y tosa. Repita estos pasos 10 veces por hora.
  • Podrían colocarle uno o más tubos de drenaje drenarán la sangre y el líquido adicionales de sus incisiones. Se quitarán cuando las incisiones dejen de drenar.
  • Lo ayudarán a caminar después de la cirugía. El movimiento ayudará a evitar la formación de coágulos de sangre. Es posible que también le den ejercicios para hacer en la cama. No se levante de la cama por su cuenta hasta que su médico le indique que puede hacerlo. Hable con sus médicos antes de levantarse por primera vez. Es posible que usted necesite ayuda para levantarse de forma segura. Cuando usted pueda levantase por su cuenta, siéntese o acuéstese de inmediato si se siente débil o mareado. Entonces oprima el botón de llamada para que los médicos sepan que necesita ayuda.
  • Los medicamentos pueden administrarse para prevenir o tratar el dolor, las náuseas o una infección causada por bacterias.

RIESGOS:

Usted podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Podría tener dificultad para respirar o contraer neumonía. Se podrían dañar otros órganos o tejidos cerca de sus pulmones. Usted podría sentir dolor y esto podría causarle dificultad para respirar bien. Podría escaparse aire y líquido del pulmón que operaron. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la extremidad. Esto podría poner en peligro su vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.