Skip to Content

Síndrome Compartimental En Niños

LO QUE USTED NECESITA SABER:

¿Qué es el síndrome compartimental?

El síndrome compartimental es una condición en la que hay un aumento de la presión en una parte reducida en el cuerpo del niño, debido a inflamación o hemorragia. La mayoría de las veces ocurre en el brazo o en la pierna.

¿Qué provoca el síndrome compartimental?

  • Presión directa: Es posible que el niño tenga un vendaje o un yeso que está muy ajustado.
  • Lesión: Cualquier lesión que provoque inflamación o sangrado puede conllevar al síndrome compartimental. Esto incluye huesos rotos, quemaduras, heridas, reacciones alérgicas o mordeduras de insecto o serpiente.
  • Medicamentos: Ciertos medicamentos, como los anticoagulantes, pueden aumentar el sangrado o la presión en una parte del cuerpo del niño. Los medicamentos que se inyectan por las venas también pueden provocar esto.
  • Cirugía: Es posible que el niño haya tenido una cirugía en dónde le elevaron la pierna arriba del nivel del corazón por un periodo de tiempo largo.

¿Cuáles son los signos y síntomas del síndrome compartimental?

  • Dolor que usualmente aumenta cuando el niño estira o dobla alguna área.
  • Inflamación, tensión o endurecimiento de la piel en el área que sufrió la lesión.
  • Piel pálida o brillante cerca de la lesión del niño.
  • Entumecimiento o dificultad para mover el brazo o pierna que sufrió la lesión.

¿Cómo se diagnostica el síndrome compartimental?

  • Exámenes de sangre y orina: El niño podría necesitar exámenes de sangre u orina para revisar el daño a los músculos o riñones.
  • Ultrasonido Doppler: Este examen revisa el flujo sanguíneo en los músculos del niño. El flujo sanguíneo del brazo o pierna del niño podría disminuir con el síndrome compartimental.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM): Este examen usa imanes de poder y una computadora para tomar imágenes de la lesión del niño. A él le podrían dar tinte para ayudar a que las imágenes se vean mejor. Informe al médico del niño si él es alérgico al yodo o a los mariscos. Es posible que también sea alérgico al tinte. No deje que el niño entre a una habitación de IRM con metal. El metal puede provocar lesiones serias. Informe al médico del niño si él tiene cualquier objeto metálico adentro o sobre el cuerpo.
  • Escintigrafía: Este examen ayuda a los médicos a ver cómo la sangre fluye a través del brazo o pierna del niño. A él le administran una pequeña cantidad de tinte por medio de una vía IV. Se toman imágenes de los vasos sanguíneos, músculos o huesos.
  • Medición de la presión compartimental: Este examen usa una aguja que se sujeta a una máquina para revisar la presión en el área en dónde el niño tiene dolor.

¿Cómo se trata el síndrome compartimental?

Si el niño tiene un yeso o vendaje, es posible que necesite que se los aflojen o se los quiten para disminuir la presión en los músculos. También es posible que él necesite uno o más de los siguientes:

  • Medicamento para el dolor: Es posible que el niño necesite medicamento para disminuir el dolor y la inflamación. El podría necesitar una receta médica para éste medicamento. Pregunte cuánto medicamento es seguro darle al niño y la frecuencia. No espere hasta que el dolor se intensifique para darle el medicamento al niño.
  • Terapia con oxígeno hiperbárico: La terapia con oxígeno hiperbárico se utiliza para administrar mas oxígeno al cuerpo del niño. El oxígeno se administra bajo presión para que la sangre y el tejido lo reciban más rápidamente. Es posible que lo coloquen en una cámara parecida a un tubo que se le conoce como cámara hiperbárica o de presión. El niño podrá verlo a usted y a los médicos, así como hablar a través de un altavoz.
  • Fasciotomía: Este es un procedimiento en dónde se realiza una incisión en el brazo o pierna con la lesión para disminuir el dolor, la presión y la inflamación.

¿Cuáles son los riesgos del síndrome compartimental?

Es posible que el niño tenga sangrado o que contraiga una infección después de la cirugía. El niño podría tener daño permanente si el tratamiento se retrasa. El podría tener debilidad o dificultad para mover el brazo o la pierna. El niño podría necesitar cirugía para quitar todo o parte del brazo o pierna. El podría desarrollar problemas cardíacos o daño en los riñones como resultado del síndrome compartimental.

¿Cómo se puede evitar el síndrome compartimental?

  • Ayude al niño a elevar el brazo o pierna con la lesión: Eleve el brazo o pierna del niño al nivel del corazón tanto tiempo como se le indique. Esto ayudará a disminuir la inflamación y el dolor. No eleve el brazo o pierna del niño más alto que el nivel del corazón. Apóyelos en almohadas o sábanas para mantenerlos elevados.
  • Revise que le queden bien: Asegúrese que el yeso, la abrazadera o el vendaje del niño no estén muy ajustados.
  • Pida al niño que descanse cuando lo necesite: Pida al niño que descanse inmediatamente si siente dolor mientras se ejercita.
  • Haga que el niño use zapatos cómodos: Asegúrese de que el niño use zapatos con plantilla suave y suela flexible. No le permita que corra en superficies duras.
  • Incite al niño a hacer ejercicios de calentamiento antes de ejercitarse: El niño debería hacer ejercicios de calentamiento para los brazos y piernas antes de que se ejercite o haga algún deporte. Consulte con el médico acerca de las mejores actividades para el niño.

¿Cómo puedo controlar los síntomas del niño?

  • Abrazadera o muletas: Es posible que el niño necesite usar muletas o una abrazadera para corregir, apoyar y protegerse el brazo o la pierna.
  • Rehabilitación: Es posible que el niño necesite ver a un fisioterapeuta para enseñarle ejercicios especiales. Estos ejercicios ayudan a mejorar el movimiento y la fuerza. La fisioterapia también puede ayudar a disminuir el dolor o pérdida de función. Un terapista ocupacional podría ayudar al niño a encontrar maneras de hacer las actividades diarias y cuidarse a él mismo.

¿Cuándo debería comunicarme con el médico de mi niño?

Comuníquese con el médico de su niño si:

  • El niño tiene fiebre.
  • El niño tiene más inflamación de la que tenía antes de que le colocaran el yeso, la abrazadera o el vendaje.
  • El niño siente comezón en la piel o tiene inflamación o sarpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la condición o cuidado del niño.

¿Cuándo debería buscar cuidado inmediato?

Busque cuidado inmediato o llame al 911 si:

  • El yeso, abrazadera o férula del niño se daña o se quiebra.
  • El niño tiene más dolor que no desaparece o que empeora, aún después de tomar medicamento.
  • El niño le dice que el brazo o la pierna con la lesión se sienten entumecidos.
  • La lesión del brazo o pierna del niño se vuelve azul o blanca, o se siente fría.
  • La sangre escurre a través del vendaje o yeso del niño.
  • La herida del niño drena pus o huele mal.
  • El niño tiene dolor en el pecho, falta de aliento o no puede pensar claramente.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su niño. Informarse acerca del estado de salud del niño y sobre la forma como puede tratarse. Discuta con los médicos de su niño las opciones de tratamiento para decidir el cuidado que se usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide