Skip to Content

Síndrome Compartimental En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

El síndrome compartimental es una afección que causa daño en músculos y nervios. La inflamación y el sangrado aumentan la presión intra e intermuscular. Esto impide que la sangre fluya al área. El síndrome compartimental ocurre normalmente en un brazo o una pierna. Los síntomas pueden empezar de repente y empeorar rápidamente. Sin tratamiento inmediato, el daño puede volverse severo y permanente.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Consentimiento informado

es un documento legal que explica las pruebas, tratamientos, o procedimientos que su hijo podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender el cuidado médico de su hijo en términos y palabras que usted entienda. Antes de firmar el formulario de autorización, entienda los riesgos y beneficios de lo que le realizarán al niño. Asegúrese que todas sus preguntas hayan sido contestadas.

Apoyo emocional:

Permanezca con su niño para confortarlo y apoyarlo tan frecuente como le se posible mientras esta en el hospital. Solicite que algún otro miembro de familia o persona cercana a su niño se quede con él cuando usted no pueda. Lleve al hospital objetos de su casa que usted sabe que ayudarán a consolar a su bebé, como una cobija o juguete favorito.

Actividad:

Al principio, podría ser necesario que el niño permanezca en cama. Los proveedores de atención médica pueden ayudar a su niño a elevar su brazo o pierna al nivel del corazón. El médico del niño le indicará cuándo su niño se puede levantar de la cama. Llame al médico de su niño antes de levantar a su niño por primera vez. Si el niño se siente débil o mareado, siéntelo o acuéstelo inmediatamente.

Análisis de sangre:

Su hijo podría necesitar exámenes de sangre para proveer a sus médicos información sobre la función de su cuerpo. La sangre puede ser extraída del brazo, mano, dedo, pies, o talón de su hijo, y también a través de un IV.

Una cánula intravenosa

es una sonda pequeña que se introduce en la vena de su niño y se usa para administrarle medicamentos o líquidos.

Medicamentos:

  • Los diuréticos ayudarán a disminuir la inflamación y el edema (exceso de líquido). Se le conocen como píldoras de agua. Es posible que su niño orine con más frecuencia cuando toma este medicamento.
  • Los analgésicos podrían administrarse. No espere hasta que el dolor de su niño sea severo para pedir más medicamento.

Exámenes:

  • La medición de la presión compartimental se utiliza para verificar la presión en el área donde su hijo está teniendo dolor.
  • Ultrasonido Doppler comprueba qué tan bien fluye la sangre en el área lesionada.
  • Las imágenes por resonancia magnética se utilizan para verificar si hay lesión a los tejidos más profundos. Es posible que le administren líquido de contraste a su niño para ayudar a que su médico aprecie mejor la lesión en las imágenes. Informe al médico si su hijo alguna vez ha tenido una reacción alérgica al medio de contraste. No permita que su hijo entre a la sala de la resonancia magnética con ningún objeto de metal. El metal puede causar lesiones serias. Informe al médico si su niño tiene cualquier metal en su cuerpo o sobre éste.
  • La gammagrafía se utiliza para comprobar cómo fluye la sangre por el brazo o la pierna de su hijo. A su hijo le administrarán una pequeña cantidad de líquido de contraste por una vía IV. Se toman imágenes de los vasos sanguíneos, músculos o huesos.

Tratamiento:

  • Fisioterapia puede ayudar a su hijo a recuperarse. Un fisioterapeuta le enseñará ejercicios para mejorar su fuerza y movimientos. La fisioterapia también puede ayudar a disminuir el dolor o pérdida de función.
  • La cirugía puede ser necesaria para reducir el dolor, la presión y la inflamación.
  • La terapia de oxígeno hiperbárico se usa para que el cuerpo de su niño obtenga más oxígeno. Se realiza después de la cirugía para disminuir la presión. El oxígeno se administra bajo presión para ayudar a que éste penetre en los tejidos y en la sangre. Es posible que necesite recibir esta terapia más de una vez.

RIESGOS:

El niño podría tener daño permanente si el tratamiento se retrasa. Podría tener debilidad o dificultad para mover el brazo o la pierna. El niño podría tener que someterse a una cirugía para que le amputen toda la pierna o el brazo o una parte de éstos. Su niño podría presentar problemas cardíacos o daño en los riñones como resultado del síndrome compartimental.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta las opciones de tratamiento con los médicos de su niño para decidir el cuidado que usted desea para él.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Hide