Skip to Content
Are you living with NSCLC? Learn your prognosis here >>

Neumonía Bacterial

LO QUE NECESITA SABER:

La neumonía bacterial es una infección pulmonar causada por bacterias. Sus pulmones se hinchan, lo cual afecta su funcionamiento. Los gérmenes de la neumonía bacterial se propagan fácilmente cuando una persona infectada tose o estornuda o por medio de contacto físico cercano.


INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Sus síntomas no mejoran o empeoran.
  • Usted está confundido y no puede pensar con claridad.
  • Usted tiene más dificultad para respirar o su respiración parece más rápida de lo normal.
  • Sus labios o uñas de las manos se tornan grises o azules.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre o escalofríos.
  • La tos regresa o no desaparece, o empieza a expectorar sangre.
  • Usted se siente muy cansado o débil, o está durmiento más de lo normal.
  • Usted no puede comer o tiene pérdida del apetito, náuseas o vómitos.
  • Usted está orinando menos o no orina.
  • Su corazón o su pulso palpita más de 100 veces en 1 minuto.
  • Tiene alguna pregunta acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Medicamentos se administran para ayudar a combatir una infección bacteriana, disminuir la inflamación o la fiebre o aliviar el dolor. Es posible que también necesite medicamentos que ayuden a abrir sus vías respiratorias para ayudarlo a respirar. Los medicamentos también podrían administrarse para ayudarle a expulsar las flemas de sus pulmones por medio de la tos.
  • Inhaladores y nebulizadores: Su médico puede suministrarle uno o más inhaladores para ayudarle a respirar con más facilidad, y a expulsar la mucosidad (flemas) al toser. El inhalador le administra el medicamento en forma de vapor para que usted lo pueda inhalar. Este tipo de medicamento también puede administrarse mediante un nebulizador o “dispositivo para tratamiento respiratorio”. Para usar correctamente los inhaladores y nebulizadores se requiere práctica. Solicítele a su médico más información relacionada con la forma de usar correctamente los inhaladores y nebulizadores.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Tratamientos respiratorios y apoyo:

  • Respire profundo y tosa según indicaciones. La respiración profunda ayuda a abrir las vía aéreas de sus pulmones. La tos ayuda a expulsar la mucosidad de sus pulmones. Para recuperarse más rápido y sentirse mejor, necesita sentarse o salirse de la cama frecuentemente.
  • Oxígeno: Usted puede necesitar oxígeno adicional para ayudarlo a respirar más fácilmente. Puede que se le administre a través de una máscara plástica que cubre su boca y su nariz. También podrían administrárselo por una cánula nasal o sondas nasales en lugar de una máscara. Una cánula nasal es un par de sondas delgadas y cortas que se asientan justo dentro de su nariz. Si el oxígeno le reseca su nariz, o si tiene enrojecimiento o llagas en su piel, dígale al médico. Nunca fume ni permita que otras personas fumen en la misma habitación mientras esté prendido el oxígeno. Esto podría provocar un incendio.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas de seguimiento.

Cuidados personales:

  • Evite la propagación de gérmenes. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Use un gel desinfectante si no tiene agua y jabón. No se toque los ojos, la nariz o la boca a menos que se haya lavado las manos primero. Cúbrase la boca al toser. Tosa en un pañuelo desechable o en la manga de su camisa para no contagiar los gérmenes con sus manos. Si usted está enfermo, manténgase alejado de otras personas lo más que pueda.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Los líquidos ayudan a disolver la mucosidad, lo cual le facilita la expectoración de secreciones. No tome alcohol mientras esté enfermo.
  • Pregunte sobre las vacunas. Es posible que usted necesite recibir una vacuna que sirve para prevenir la neumonía. Acuda a que le apliquen la vacuna de la influenza (gripe) cada año tan pronto como esté disponible.
  • No fume y no permita que otras personas fumen a su alrededor. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden dañar los pulmones. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o tabaco sin humo todavía contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide