Skip to main content

Neumonía Bacterial

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Dec 2, 2022.

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es la neumonía bacteriana?

La neumonía bacterial es una infección pulmonar causada por bacterias. Sus pulmones se inflaman y no pueden funcionar de la manera adecuada. Los gérmenes de la neumonía bacterial se propagan fácilmente cuando una persona infectada tose o estornuda o por medio de contacto físico cercano.

Los pulmones

¿Qué aumenta mi riesgo de adquirir neumonía bacteriana?

  • Un resfriado o gripe
  • Una hospitalización reciente
  • Uso de una máquina respiradora para ayudarle a respirar
  • Edad avanzada
  • Fumar
  • Grandes cantidades de alcohol
  • Condiciones de salud, como enfermedades del corazón o los pulmones
  • Un sistema inmunológico débil causado por el VIH, cáncer, o el uso de esteroides

¿Cuáles son los signos y síntomas de la neumonía bacterial?

  • Una tos seca o tos con flemas, la cual podría contener sangre.
  • Fiebre o escalofríos
  • Falta de aliento, sibilancia o dolor en el pecho
  • Sentirse cansado con facilidad
  • Latidos cardíacos rápidos
  • Dolor de cabeza, dolor muscular, dolor o malestar estomacal

¿Cómo se diagnostica la neumonía bacterial?

Su médico le preguntará sobre sus signos y síntomas y lo examinará. Es posible que usted necesite hacerse alguno de los siguientes estudios:

  • La oximetría de pulso mide la cantidad de oxígeno en su sangre.
    Oxímetro del pulso
  • Los análisis de sangre se usan para revisar si hay infección.
  • Una radiografía de tórax puede mostrar signos de una infección en sus pulmones.
  • Una muestra de mucosidad se colecta y analiza para la presencia de gérmenes que estén causando su enfermedad. Le sirve a su médico para escoger el mejor medicamento para tratar la infección.

¿Cómo se trata la neumonía bacterial?

El tratamiento depende de lo que causó su neumonía bacterial y de la severidad de sus síntomas. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:

  • Los antibióticos ayudan a tratar una infección bacteriana.
  • Acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. Lea las etiquetas de todos los demás medicamentos que esté usando para saber si también contienen acetaminofén, o pregunte a su médico o farmacéutico. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • AINE como el ibuprofeno, ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Las técnicas para despejar las vías aéreas son ejercicios que ayudan a aflojar la mucosidad para que pueda respirar mejor. Su médico le enseñará cómo hacer los ejercicios. Estos ejercicios pueden usarse junto con aparatos o dispositivos que ayudan a disminuir sus síntomas.
  • El soporte respiratorio se administra para ayudar con la respiración. Es posible que reciba oxígeno para aumentar el nivel de oxígeno en su sangre. También podría necesitar una máquina que lo ayude a respirar.

¿Cómo puedo controlar la neumonía bacteriana?

  • Descanse tanto como sea necesario. Descanse con frecuencia mientras se recupera. Empiece a hacer un poco más día a día.
  • Mantenga su cabeza elevada. Es posible que pueda respirar mejor si mantiene la cabeza y la parte superior del cuerpo elevadas.
    Elevación de la cabeza (adulto)
  • No fume. El tabaquismo aumenta su riesgo de contraer neumonía. El fumar impide la pronta recuperación después que usted ha tenido neumonía. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos. Evite el humo del cigarrillo cuando alguien más está fumando.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Los líquidos ayudan a disolver la mucosidad, lo cual le facilita la expectoración de secreciones.
  • Use un humidificador de rocío frío para aumentar el nivel de humedad en el aire de su hogar. Esto podría ayudarle a respirar más fácilmente y al mismo tiempo disminuir la tos.

¿Qué puedo hacer para evitar la neumonía bacteriana?

  • Evite la propagación de gérmenes. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Use un gel desinfectante para las manos cuando no hay jabón ni agua disponible. No se toque los ojos, la nariz o la boca a menos que se haya lavado las manos primero. Cúbrase la boca al toser. Tosa en un pañuelo desechable o en la manga de su camisa para no contagiar los gérmenes con sus manos. Si usted está enfermo, manténgase alejado de otras personas lo más que pueda.

  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. La vacuna contra la neumonía puede ayudar a reducir el riesgo de padecerla. La vacuna puede recomendarse cada 5 años, a partir de los 65 años. Otras vacunas ayudan a reducir el riesgo de infecciones que pueden llegar a ser graves para una persona con neumonía. Vacúnese contra la gripe todos los años tan pronto como se recomiende, generalmente en septiembre u octubre. Reciba la vacuna contra la COVID-19 y las dosis de refuerzo según las indicaciones. Su médico puede indicarle si también debe recibir otras vacunas, y cuándo aplicárselas.
  • Limite o no consuma bebidas alcohólicas. Las grandes cantidades pueden provocar neumonía. El alcohol también puede provocar o agravar la deshidratación. Las mujeres deberían limitar el consumo de alcohol a 1 bebida por día. Los hombres deberían limitar el consumo de alcohol a 2 tragos al día. Un trago equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1 onza y ½ de licor.

Llame al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) o pídale a alguien que llame si:

  • Usted está confundido o no puede pensar con claridad.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted orina menos o no orina.
  • Usted expectora sangre.
  • Usted tiene más dificultad para respirar o su respiración parece más rápida de lo normal.
  • Su corazón o su pulso palpitan más de 100 veces en 1 minuto.
  • Sus labios o uñas de los dedos se ponen azules.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • Sus síntomas siguen igual o empeoran en las 48 horas después de empezar con los antibióticos.
  • Usted no puede comer o tiene náuseas o vómitos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.