Skip to main content

Neumonía Adquirida En El Hospital

LO QUE NECESITA SABER:

La neumonía adquirida en el hospital (NAH) es una infección que usted contrae mientras está en el hospital. La NAH ocurre después de 48 horas o más de ser ingresado al hospital. Sus pulmones se inflaman y no pueden funcionar bien. La NAH usualmente es provocada por una bacteria. Puede representar una amenaza para la vida.

Los pulmones

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted expectora sangre.
  • Usted tiene más dificultad para respirar o su respiración parece más rápida de lo normal.

Busque atención inmediata si:

  • Sus síntomas regresan.
  • Usted está confundido y no puede pensar con claridad.
  • Sus labios o uñas de los dedos se ponen azules.

Llame a su médico si:

  • Usted tiene fiebre y escalofríos.
  • Su tos regresa o no desaparece.
  • Usted se siente muy cansado o débil, o está durmiendo más de lo normal.
  • Usted no puede comer o tiene pérdida del apetito, náuseas o vómitos.
  • Usted está orinando menos o no orina.
  • Su corazón o su pulso palpitan más de 100 veces en 1 minuto.
  • Tiene alguna pregunta acerca de su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Los medicamentos se administrarán para ayudar a combatir una infección bacteriana. También podrían darle medicamentos para disminuir la inflamación y para ayudarlo a expectorar la mucosidad.
  • Inhaladores y nebulizadores le ayudan a respirar más fácilmente y a toser las flemas. Los inhaladores y nebulizadores le administran medicamento en forma de vapor para que pueda inhalarlo hasta sus pulmones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de las píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Tratamientos respiratorios y apoyo:

  • Respire profundo y tosa como le indique su médico. Esto disminuirá su riesgo de sufrir de otra infección pulmonar. Respire profundo y sostenga el aire lo más que pueda. Expulse todo el aire y luego tosa con fuerza. La respiración profunda ayuda a abrir las vías respiratorias. Es posible que le proporcionen un espirómetro de incentivo para ayudarlo a respirar hondo. Coloque la boquilla plástica en la boca y respire lento y profundo, a continuación, exhale el aire y tosa. Repita estos pasos según indicaciones.
  • Es posible que usted necesite oxígeno adicional si el nivel de oxígeno en su sangre esta más bajo de lo que debería estar. Es posible que le administren oxígeno a través de una mascarilla colocada sobre la nariz y la boca o a través de pequeños tubos colocados en las fosas nasales. Pregúntele a su médico antes de quitarse la mascarilla o los tubos del oxígeno.

Cuidados personales:

  • No fume ni permita que otras personas fumen a su alrededor. La nicotina y otras sustancias químicas que contienen los cigarrillos y cigarros pueden dañar los pulmones. Pida información a su médico si usted actualmente fuma y necesita ayuda para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos o el tabaco sin humo igualmente contienen nicotina. Consulte con su médico antes de utilizar estos productos.
  • Respire aire cálido y húmedo. Esto ayuda a aflojar la flema. Un humidificador de ambiente también puede poner humedad en el aire.
  • Tome líquidos como se le haya indicado. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles líquidos son los más adecuados para usted. Los líquidos ayudan a disolver la mucosidad, lo cual le facilita la expectoración de secreciones. No tome alcohol mientras esté enfermo.

Prevenga la propagación de gérmenes:


  • Lávese las manos frecuentemente. Lávese las manos varias veces al día. Lávese después de usar el baño, después de cambiar pañales y antes de preparar la comida o comer. Use siempre agua y jabón. Frótese las manos enjabonadas, entrelazando los dedos. Lávese el frente y el dorso de las manos, y entre los dedos. Use los dedos de una mano para restregar debajo de las uñas de la otra mano. Lávese durante al menos 20 segundos. Enjuague con agua corriente caliente durante varios segundos. Luego séquese las manos con una toalla limpia o una toalla de papel. Puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol, si no hay agua y jabón disponibles. No se toque los ojos, la nariz o la boca sin antes lavarse las manos.
    Lavado de manos
  • Cúbrase al toser o estornudar. Use un pañuelo que cubra la boca y la nariz. Arroje el pañuelo a la basura de inmediato. Use el ángulo del brazo si no tiene un pañuelo disponible. Lávese las manos con agua y jabón o use un desinfectante de manos.
  • Manténgase alejado de los demás mientras esté enfermo. Evite las multitudes lo más que pueda.
  • Pregunte sobre las vacunas que pudiera necesitar. Hable con su médico sobre su historial de vacunación. Su médico le indicará qué vacunas necesita y cuándo recibirlas.
    • Vacúnese contra la influenza (gripe) tan pronto como se recomiende cada año. La vacuna antigripal se ofrece a partir de septiembre u octubre. Los virus de la gripe cambian, por lo que es importante vacunarse contra la gripe cada año.
    • Vacúnese contra la neumonía si se recomienda. Esta vacuna generalmente se recomienda cada 5 años. Su médico le indicará cuándo recibir esta vacuna, de ser necesaria.

Acuda a la consulta de control con su médico según las indicaciones:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Learn more about Neumonía Adquirida En El Hospital (Discharge Care)

Associated drugs

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.