Skip to Content

Metástasis ósea

LO QUE NECESITA SABER:

La metástasis ósea es un cáncer que empieza en un área y luego se propaga a un hueso. Algunos ejemplos son el cáncer de pulmón, seno, tiroides, próstata y riñón. La metástasis ósea sucede con frecuencia en la columna, parte superior del brazo o la pierna, costillas, cadera o cráneo. Su riesgo de sufrir metástasis en los huesos es mayor si usted ha tenido cáncer por mucho tiempo. El cáncer que se propaga a un hueso puede debilitar el hueso y aumentar el riesgo de presentar fracturas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Regrese a la sala de emergencias sí:

  • Usted se fractura un hueso.
  • Usted tiene un dolor fuerte y repentino o el dolor se propaga a otras áreas del cuerpo.
  • Usted tiene un dolor nuevo o no se mejora con el medicamento.
  • Usted no puede mover una parte de su cuerpo o está entumecido.
  • Usted tiene falta de apetito, náuseas o está vomitando o tiene sed extrema.
  • Usted está orinando más de lo usual o se siente cansado, débil o con sueño.
  • Usted tiene dolor de espalda o cuello, estreñimiento y dificultad para orinar.

Consulte con su proveedor de salud sí:

  • Usted tiene debilidad muscular o cansancio inusual.
  • Usted tiene un dolor nuevo que parece que viene del hueso.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre su condición o cuidado.

Medicamentos:

  • Se podría recetar un analgésico con receta médica. Pregunte cómo debe tomar este medicamento de una forma segura.
  • Los AINEs , como el ibuprofeno, ayudan a reducir inflamación y dolor o fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs podrían causar sangrado estomacal o problemas en los riñones en ciertas personas. Si usted esta tomando un anticoágulante, siempre pregunte a su proveedor de salud si los AINEs son seguros para usted. Antes de usar el medicamento, siempre lea la etiqueta de información y siga sus indicaciones.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Llame a su proveedor de salud si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Acuda a su cita de control con su proveedor de salud o el oncólogo según le indicaron:

Es posible que necesite exámenes, gammagrafías o tratamientos en curso. Escriba las preguntas para que no olvide hacerlas durante sus citas médicas.

No fume:

El fumar aumenta su riesgo de presentar un cáncer nuevo o que reaparezca y puede causar pérdida ósea. El fumar también demora el tiempo de recuperación después del tratamiento. Pregunte a su proveedor de salud por información si usted está fumando y necesita ayuda para dejar de fumar.

Limite o no consuma alcohol según le indicaron:

El alcohol puede disminuir en el hueso la densidad mineral y debilitar los huesos. Los hombres no deben tomar más de 2 bebidas alcohólicas al día. Las mujeres no deben tomar más de 1 bebida alcohólica al día. Una bebida equivale a 12 onzas (355 ml) de cerveza, 5 onzas (150 ml) de vino o 1½ onza (45 ml) de licor.

Sobrellevar su metástasis ósea:

  • Prevenga las caídas. Use zapatos que le queden bien y que tengan una suela con agarre. Use zapatos tanto dentro como afuera de la casa. Retire los objetos de los pasillos o escaleras para que no se enrede o tropiece con ellos y se caiga. Coloque los cables del teléfono y las lámparas fuera de su camino para que no tenga que caminar sobre ellos. Retire los tapetes pequeños o asegúrelos al piso con cinta de doble faz. Instale una luz que alumbre bien su casa. Use luces de noche para ayudar a iluminar los pasillos al baño o a la cocina.
  • Consuma una variedad de alimentos saludables. Los alimentos saludables incluyen las frutas, verduras, carnes magras, legumbres y productos lácteos bajos en grasa. Su proveedor de salud le puede recomendar que consuma más calcio y vitamina D. El calcio y la vitamina D funcionan juntas para proteger y fortalecer los huesos. Una buena fuente de calcio son los productos lácteos, el brócoli, tofu, almendras y sardinas. La vitamina D se encuentre en el aceite de pescado, algunas verduras y leche, cereales y pan fortificados con vitamina D. La vitamina D también se forma en la piel al exponerse al sol. Pregunte a su proveedor de salud cuál es la cantidad de rayos solares que son seguros para usted.
  • Acuda a rehabilitación o terapia ocupacional. Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios que son seguros para fortalecer sus huesos y músculos. Los músculos fuertes pueden proteger a los huesos. Un terapeuta ocupacional puede enseñarle a cómo realizar sus actividades cotidianas de una forma segura.
  • Mantenga un registro escrito del dolor. Incluya en dónde siente el dolor y sí algo alivia el dolor. Lleve su registro del dolor a las citas de control con su proveedor de salud.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide